xalapa
18
Search
Lunes, 19 de Noviembre de 2018
  • :
  • :

En la irregularidad fosa común de El Chico

Foto: Carlos Hernández

Foto: Carlos Hernández

Carlos Saldaña Grajales, integrante del Colectivo Familias Enlaces Xalapa, exige la exhumación de 29 cadáveres que están en la fosa común del panteón de El Chico, municipio de Emiliano Zapata.

Saldaña Grajales, motivado por la corrupción que ha opacado a la Fiscalía General de Veracruz en las inhumaciones de cadáveres en fosas comunes, desde hace tres años ha investigado por su cuenta las irregularidades.

Entre ellas se encuentra el panteón de El Chico, municipio de Emiliano Zapata, donde la Fiscalía General de Veracruz reconoce tener 19 cadáveres inhumados en ese sitio.

Sin embargo, en respuesta a un oficio -en propiedad de Crónica de Xalapa- de la Procuraduría General de la República (PGR), precisa que son 29 los cadáveres inhumados en la fosa común de El Chico.

Saldaña Grajales presume que los restos no cuentan con los exámenes de ADN que la Fiscalía General de Veracruz debió realizar por simple protocolo antes de inhumarlos en la fosa común.

Inclusive, la misma Fiscalía desconoce si a los cadáveres se realizaron los exámenes de ADN, esto a decir de Carlos Saldaña tras una plática con el director de Servicios Periciales, Mario Valencia quien desconoce esta situación.

Ante esta irregularidad, don Carlos ha solicitado insistentemente la exhumación de los cuerpos, sin que hasta el momento la Fiscalía General de Veracruz dé respuesta positiva a su petición.

Foto: Carlos Hernández

Foto: Carlos Hernández

El documento detalla que once cuerpos están inhumados sin tener algún “número de cadáver” para poder identificarlos y fueron sepultados en el período del 4 de marzo del 2011 al 23 de marzo de 2016.

Aunque el documento no precisa la causa de muerte, los once cuerpos fueron localizados en la vía pública en diferentes lugares del municipio: en la Bocana, Pacho Nuevo, Pasó Hondo, Rinconada, Laguna de Miradores, Pinoltepec, Dos Ríos, Buena Vista y en la carretera Xalapa-Veracruz.

Desde el 23 de marzo al 22 de mayo de 2016, fueron inhumados 18 cuerpos que sí cuentan con número de identificación, entre ellos el cadáver de una mujer localizada muerta en La Tinaja, además de restos óseos, ambos hallazgos fueron en el municipio de Emiliano Zapata.

En el exilio la fosa común

Tras un recorrido por el panteón, se logró constatar que la fosa común se encuentra a más de cien metros de los límites con el campo santo, en un exilio con total abandonó por parte de las autoridades ministeriales y municipales, situación que está enterado el director de Servicios Periciales Mario Valencia.

“Él mismo me confirmó que se extrañaba mucho de la distancia del panteón a dónde se encuentra la fosa común”, explicó en entrevista Carlos Saldaña.

Los restos se encuentra sepultados en medio de algunos árboles, matorrales y en los alrededores de una finca de café y cítricos.

Para llegar a la fosa común se tiene que ingresar al panteón de El Chico, caminar entre las tumbas y capillas y llegar hasta la parte trasera del panteón.

Después se caminan 110 metros lineales, en medio de árboles, plantas e insectos, hasta llegar donde yacen en las entrañas de la tierra los 29 cuerpos.

Para identificar las fosas, los cadáveres están marcados con cruces de madera y metal dañados por el paso e inclemencias, sin nombre, apellido o número, sepultados bajo una fina capa de hojas secas, adornadas con coronas florales.

Hallan prendas de vestir enterradas

Caminando por la zona, se localizó un canal de aguas negras, ubicado cerca de un terreno plano cubierto por hojas secas y algunas plantas de cítricos.

En el lugar, fueron localizadas sepultadas superficialmente prendas de vestir de mujer: una blusa color café y un suéter negro.

“Las prendas están extrañamente en esa zona, solicitaré a la Fiscalía hacer una búsqueda en esa zona”, expuso don Carlos Saldaña, quien auguró que con la actual administración poco o nada van avanzar en esas diligencias.

Para llegar a este terreno, se tiene que caminar por un estrecho camino, que está metros antes de llegar a la fosa común, hasta llegar a unos bambús. Aunque el terreno es plano, esta escondido entre fincas de café y limón.

Ni en la enfermedad dejaré las búsquedas

“El único dolor que me daría, es no dar con mis hijos”, expresó Carlos Saldaña Grajales, quien busca a sus hijos desde el pasado mes de noviembre de 2011.

Para don Carlos el enfrentar la desaparición de dos de sus hijos, Karla Nallely y Jesús Alberto, ha golpeado fuertemente su estado de salud, pero eso no ha impedido mantener el mismo ánimo en cada búsqueda.

Sus hijos desaparecieron la noche del 29 de octubre del 2011 en Xalapa, cuando iban a bordo de un vehículo Peugeot azul marino propiedad de su hija.

Foto: Carlos Hernández

Foto: Carlos Hernández

Karla daba clases de folclor en una escuela primaria de la Capital y estudiaba Ciencias de la Educación en la Universidad Veracruzana. Jesús, estudiaba en el Tecnológico de Xalapa.

Diez días después de la desaparición, el vehículo de su hija fue localizado manejado por un ex policía intermunicipal de Xalapa, quien fue detenido e interrogado por las autoridades ministeriales sobre la procedencia del automóvil. Posteriormente, impunemente y seguramente a complacencia de las autoridades, salió libre.

Carlos Saldaña padece pancreatitis biliar, una enfermedad que de no ser tratada rigurosamente lleva a la muerte, “desafortunadamente me detectaron  hace tres años y no tiene remedio, solo control”.

“Casi siempre en las búsquedas estamos con los nervios, estresados, dolores de cabeza y eso y llegamos a recurrir a medicamentos que a la larga te van haciendo daño (…) gracias a los médicos que me atendieron, después de estar internado 20 días en el seguro social, lo estoy contando”, cuenta don Carlos.

Saldaña Grajales dijo que Dios y su familia le han dado fortaleza para seguir en las búsquedas.

No somos 16, somos todos

En Veracruz, existen 16 colectivos de busqueda de personas desaparecidas, entre ellos Colectivo Familias Enlaces Xalapa al que pertenece Carlos Saldaña y quince familias más.

“No somos 16 familias, somos todos, porque ya somos 16 Colectivos a nivel estatal, pero todos estamos sobre la misma causa y la misma lucha, todos somos uno”.

La búsqueda en las fosas comunes de los panteones municipales, han llevado a la tranquilidad de una familia, quien encontró los restos de su hija desaparecida en Cosautlán.

“Hace un año tuvimos la oportunidad de entregar el cuerpo de una joven que estaba desaparecida desde el 2012 en la zona de Cosautlan, afortunadamente pudimos darle la tranquilidad a esa familia y seguimos en la lucha, continuaremos hasta encontrarlos”.

Señaló que a partir que confirmaron el Colectivo, “todas las familias estamos unidad nos hemos hecho una familia, si Dios me permitiera encontrar a mis hijos o a los que buscamos y me da salud todavía para poder continuar, continuaremos, porque tenemos que darle tranquilidad a muchas familias”.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *