xalapa
18
Search
Miércoles, 14 de Noviembre de 2018
  • :
  • :

Escenarios

: Ocurrencias del candidato azul

LUIS_VELAZQUEZ

 

Simple venta de espejitos 
•Soñar nada cuesta… 

Luis Velázquez
10 de mayo de 2018
UNO. “Palos de ciego”

Mal anda el candidato del PAN, PRD y MC a gobernador en la política de seguridad pública.
Por ejemplo, en ninguna parte del planeta los jóvenes “se mantienen alejados de la delincuencia” con el deporte, el arte y la cultura.
Los científicos sociales, todos, sin excepción (sociólogos, economistas, sicólogos, politólogos, expertos, etcétera) han llegado a una sola conclusión, incluso en los países huracanados:
El punto de partida para disminuir la participación de jóvenes en la delincuencia organizada es la creación de empleos.
Además, de empleos pagados con justicia laboral y con decoro y el respeto inalterable a la dignidad humana, lejos, muy lejos de los salarios de hambre como les llamaba Ricardo Flores Magón, salarios mezquinos como los definía Carlos Marx, que ahora prevalecen de norte a sur y de este a oeste del país y de Veracruz.
Simple y llanamente, si los jóvenes y la población adulta se han metido de narcos se debe a que “el hambre suele causar muchas cornadas”.
Y más en el caso de los padres de familia que percibiendo salarios bajos prefieren andar con los malosos, conscientes y seguros de una vida en riesgo constante, pero mientras dure, el desahogo económico en casa.
Claro, la educación es otro factor, y el desarrollo cultural otro y la terapia ocupacional otro más.
Pero la punta del iceberg para enfrentar con decoro el grave pendiente social de la inseguridad es una política económica que aliente la creación de empleos.
Y de empleos, cierto, en la zona urbana, hacia donde ha migrado parte de la población indígena y campesina, pero de igual manera, en las regiones pauperizadas como el campo, donde vive una parte sustancial de la población.

DOS. Venta de espejitos

El candidato del PAN dice que “incrementará a 50 mil el número de becas de capacitación para el trabajo enfocadas en particular a los jóvenes con el objetivo de mantenerles alejados de la delincuencia”.
Ok.
Pero omite precisar la cantidad mensual de la beca, pues si se trata de las bequitas que suelen otorgar los presidentes municipales y la secretaría de Educación a los niños en edad escolar resulta ofensivo.
Además, también omite el tiempo de duración de la beca.
Y el tipo de capacitación.
Hay becas, por ejemplo, que los alcaldes y el gobierno de Veracruz otorgan de apenas, apenitas, 500 pesos cada dos y tres meses y que constituyen, más que un apoyo, una ofensa y una bofetada social.
Por eso mismo cuando los ediles alardean de becas a los estudiantes jamás se detienen en la cantidad.
El palabrerío hueco les gana.
La venta electoral de espejitos.
Bastaría un dato:
En la montaña negra de Zongolica, el jornal cumplido “al pie de la letra” desde antes de la salida del sol hasta que la luna alumbra el surco es de 70 pesos diarios.
Es decir, 420 pesos a la semana.
1,680 al mes.
Y si los empleos que, digamos, pudiera alentar el candidato del PAN si ganara la gubenatura serán así, entonces, estamos perdidos, y los 6 millones de habitantes de Veracruz en la pobreza, la miseria, la jodidez, el desempleo, el subempleo y los salarios de hambre, están condenados a la podredumbre económica y social.
Y, desde luego, a que las tentaciones o presiones o represiones de los carteles y cartelitos para alistarse en sus filas florezcan a plenitud.

TRES. Ocurrencias del candidato 

El candidato azul se echa un chorizo social cuando expone que para diluir, dice, en los niños y jóvenes “la intención de dedicarse a la delincuencia” fomentará.
Dice:
”La inseguridad también se combate regenerando el tejido social, especialmente entre los niños y jóvenes para que ‘puedan crecer de manera adecuada, tener una vida limpia, con educación y con actividades positivas'”.
A: Los padres sólo pueden dar “una vida limpia” a sus hijos cuando tienen garantizado el sueldo digno, bien pagado, estable, con expectativas de crecimiento económico y desarrollo social.
Así, para documentar el optimismo en la cancha polícroma azul, amarilla y café, bastaría citar el último reporte del INEGI de que en Veracruz, como en el resto del país, en el sentido de que uno de cada tres jefes de familia se ganan el itacate y la torta con el changarro en la vía pública en la venta generalizada de tacos, gordas, picadas y garnachas, y de paso, jugando en las tandas.
Todavía más grave:
Hacia 1800, Alejandro de Humboldt entró a México por el puerto jarocho y aquí permaneció un ratito estudiando y sorprendido con la terrible y espantosa desigualdad social y económica, la más grave del continente que todavía, y por desgracia, prevalece.
Y si por el trono imperial y faraónico de Xalapa han pasado 75 gobernadores, incluido el último, y los barones de la droga continúan seduciendo a los jóvenes y mayores para chambear con ellos significa el rotundo fracaso de la política económica.

CUATRO. El candidato desconoce la realidad avasallante

El candidato también dice que con la educación se achicará en los niños y jóvenes “la intención de dedicarse a la delincuencia”.
Datos oficiales:
A: 600 mil personas de 14 años de edad en adelante son analfabetas en Veracruz.
B: Un millón de habitantes de Veracruz tienen inconclusa la educación primaria.
C: Otro millón están con la educación secundaria incompleta.
D: 600 mil habitantes cursaron el bachillerato a medias.
E: De cada cien niños egresados de la escuela primaria únicamente diez llegan a la universidad y sólo uno se titula.
F: La deserción escolar se recrudece más, mucho más, en las regiones indígenas, pues cada año los padres sacan a los hijos de la escuela para llevarlos al corte de caña, de café y de cítricos.
G: Los niños indígenas, anémicos y desnutridos, se quedan dormidos en el pupitre en el salón de clases.
H: Los maestros llegan a trabajar el martes y se retiran el jueves y sólo imparten clases de 9 a 12 horas, incluida media hora de recreo en las zonas indígenas y la SEV callada.
I: Veracruz está en el sótano de la calidad educativa nacional.
Por eso, el candidato va por un lado en su jornada electoral con su programa de gobierno y la realidad avasallante, bárbara y cruel por otro.
Y por eso mismo, sigue vendiendo espejitos.

CINCO. El Veracruz sombrío y sórdido 

Habla el candidato de la creación de parques en los pueblos.
Y de “un esquema intenso de actividad deportiva”.
Y de “actividades artísticas y culturales”, como en Boca del Río, el municipio exitoso, para sacar a los jóvenes de la delincuencia organizada.
Y del “amor a México y a Veracruz”, como si fuera, por ejemplo, su república amorosa.
Y de “redes ciudadanas de seguridad mediante el Facebook y el WhatsApp” (y que, por cierto, ya funcionan en el estado de Veracruz, sin necesidad de calenturas sexenales).
Y de “llamadas de emergencia para la denuncia anónima” que prevenga, digamos, el Veracruz sombrío, sórdido y siniestro que ahora se vive y padece.
Etcétera.
Pero elude lo fundamental, el punto de partida, son los empleos dignos, simple y llanamente dignos, en un Veracruz donde la mayoría de patrones pagan salarios de hambre.
Y tan mal andamos que a la secretaría de Desarrollo Económico de la yunicidad le llaman club de tomadores de café viviendo en gerundio, es decir, planeando y planeando.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *