xalapa
18
Search
Lunes, 18 de Febrero de 2019
  • :
  • :

Escenarios •Regañiza a LXV Legislatura

LUIS_VELAZQUEZ
•Desaparecidos, en el limbo
•Cada quien con su lista

Luis Velázquez
30 de enero de 2019


UNO. Derechos humanos revolcados

El tema de los desaparecidos y los derechos humanos en Veracruz echa chispas.
Tan álgido que el subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas, lo dijo a los 50 diputados de la LXV Legislatura, vaya regañiza:
“En derechos humanos… no hay negociación posible”.
Lo malo del asunto es que nadie lleva la estadística de los desaparecidos, entre ellos, feminicidios e infanticidios, y con frecuencia, a cada rato, se cae en la confusión.
Por ejemplo:
El año anterior, 2018, el Solecito decía que el número de desaparecidos en Veracruz era de treinta mil.
La diputada panista, Marijose Gamboa Torales, aseguraba que eran quince mil.
La Fiscalía de Jorge Wínckler Ortiz la reducía a 3 mil 500.
Una, dos semanas anteriores, la vocera del Solecito, Lucía Díaz Genao, dijo que en el bienio de Miguel Ángel Yunes Linares desaparecieron más de dos mil personas.
Ahora, el Observatorio Ciudadano de Violencia contra las Mujeres de la Universidad Veracruzana dice que en el año anterior fueron cometidos 380 homicidios de mujeres de acuerdo con el Secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.
Así, resulta difícil una visión de la realidad, pues con tanta información encontrada y hasta disparatada en un pendiente social tan grave resulta inverosímil la estadística del horror y el terror.

DOS. Desdén por la vida en Veracruz

La Cuitlamanía, por ejemplo, lleva 30 homicidios de mujeres.
En el primer mes, diciembre 2018, 18 feminicidios dice la maestra Estela Casados, con todo, claro, y las dos Alertas de Género.
Hacia el año 2011, de Miguel Alemán a Fidel Herrera, 728 asesinatos de mujeres.
En el año 2016, Javier Duarte, 137 crímenes de mujeres.
Veracruz, en el segundo lugar nacional de feminicidios luego del Estado de México.
Por eso, el subsecretario Alejandro Encinas regañó al Congreso local (quizá la anterior Legislatura) por hacerse tonta con las reformas legislativas sobre la Alerta por Violencia Feminicida.
Y más cuando los diputados dijeron que “nadie podría obligarles a legislador de manera determinada”.
Dijo:
“Las cifras sobre la violencia contra mujeres en Veracruz (desde partos de niñas y desaparecidas y víctimas de feminicidios) son alarmantes”.
Entonces, fue contundente:
Aquí en Veracruz, “apenas se ha disimulado el desdén por la vida de las mujeres”.
A través de Encinas, AMLO envió un mensaje directo, sin rodeos, a su gobernador en Veracruz.

Expediente 2019
MORENA exhibida
Luis Velázquez

30 de enero de 2019

MORENA “hace agua” en Veracruz. La honestidad valiente, vale. La Cartilla Moral de Alfonso Reyes, vale. La austeridad republicana, vale. El nepotismo, “arriba y adelante”, como decía Luis Echeverría.
El imperio y el emporio de AMLO, el presidente, en la tierra jarocha, igual, igualito que en la novela “El arlequín”, de Morris West, destruyéndose, solito, desde adentro.
La historia del priismo se reproduce. La historia del panismo, también.
El barco hundiéndose en Coatzacoalcos. El presidente municipal contra la síndica. La síndica contra el presidente municipal. Los dos, jalándose las cobijas y mostrando a la mitad del mundo y a la otra mitad que ellos también, en cursito intensivo por Internet de la Academia Pitman, aprendieron pronto, rápidos y furiosos, que el poder político solo puede entenderse cuando se ejerce con sentido patrimonialista.
La síndica Jazmín Martínez Irigoyen fue la primera en  jalar la cobija y trascendió la lista de los familiares y cuates (el cuatismo, una las filosofías más elevadas del priismo) del alcalde Víctor Carranza, en la nómina.
Entonces, el alcalde, irritado, “ojo por ojo y diente por diente”, todo indio se venga dice el proverbio ranchero, soltó los demonios y publicitó la lista del nepotismo de la síndica.
Y ni hablar, MORENA, la MORENA de AMLO, exhibida.
Todavía peor:
Primero, la síndica filtró que el alcalde se compró una bicicleta en 60 mil pesos con cargo al erario, pues le gusta el ciclismo en la montaña.
Entonces, el alcalde soltó que la síndica tiene, de entrada, a su esposo en la nómina.
Peor todavía:
Que, además, tiene amistades peligrosas en la delincuencia organizada.
Y exigió su renuncia a MORENA, la Morenita del Tepeyac en cuyo honor AMLO, el presidente, creó su Movimiento de Regeneración Nacional.
Según la leyenda bíblica, cuando Luzbel quiso parecerse a Dios, Dios lo lanzó del paraíso.
El alcalde, lanzando de su paraíso MORENA en Coatzacoalcos, a la síndica.
¡Vaya circo ramplón de la izquierda!
¡Oh, Cuauhtémoc Cárdenas, oh Heberto Castillo, oh Gloria Sánchez, oh Demetrio Vallejo, perdón por tantos apóstatas!

NEPOTISMO Y CUATISMO AL DETALLE

El reportero Ignacio Carvajal García publicó la exclusiva del nepotismo en el tiempo de MORENA y AMLO en Veracruz. AMLO, veracruzano, hijo de padre cuenqueño nacido en el Papaloapan. AMLO, su señora madre fallecida en un hospital de Isla. AMLO, algunos de sus padres viviendo en Veracruz.
Nepotismo auspiciado y permitido y tolerado y favorecido por el alcalde:
“El tesorero municipal, Mario Humberto Pintos Guillén, tiene en nómina a su hermano, Miguel Guillermo, quien es el Secretario del Municipio.
El primero gana mil 833 pesos diarios, y el segundo, mil 666 pesos.
En la coordinación Jurídica está el matrimonio entre Eva Ruth González Aguilar y el Coordinador general, es decir, su jefe, Agustín Jiménez Hernández.
La primera con salario de 666 pesos diarios, y él, con mil 500.
La directora de Recursos Humanos, Susana Morales Castro, tiene a su hermana, Gabriela, en Panteones.
Una con mil 500 y la otra con 600 pesos a la quincena.
Los hermanos Roberto y Ofelia de Jesús Sanlucar Alanís, en Servicios Generales y en Regiduría Primera, con 400 y 443 pesos diarios de emolumentos.
En Comercio, Miguelina Mejía Colmenares, y su hijo, Armando Mejía Vázquez, con 400 y 150 pesos.
La directora de Educación, Raquel Díaz Páez, metió a su hija al departamento de museos. Es Maritza Mijares Díaz, con 416 pesos diarios, hasta antes de este empleo, era una nini.
Florentino Bautista Pinto, director de Patrimonio Municipal, tiene a su hermano, Jesús del Carmen Bautista Pinto en Comercio.
El primero, como buen jefe, percibe mil 100  pesos, y su hermano, 600.
José Espinoza Antonio, director de Adquisiciones, con su hija, Rosa Martha Espinoza, a quien le pagan 600 pesos diarios; él percibe mil 500.
El secretario de Turismo, Francisco Javier Pulido Biosca, con mil pesos  diarios, y en el DIF, como Directora, su esposa, María Asunción Alcántara de la Cruz”.
El cochinero, pues. El lodazal. El estercolero. “La honestidad valiente”, caray. ¡Aleluya, aleluya, y que sirvan las otras por cuenta, claro, de la casa!

“AL DIABLO LAS INSTITUCIONES”

El presidente municipal, sin embargo, es ampliamente generoso, y ningún priista antes que él, ni siquiera, vaya, Marcelo Montiel Montiel, Marcos Theurel Cotero y Joaquín Caballero Rosiñol, alcanzó su aplicación política para el nepotismo.
Más cuatismo de Víctor Carranza:
“El secretario Particular del alcalde, José Ángel Echavarría Escamilla, gana mil pesos diarios, y por andar todo el día de mandadero del Presidente, se ganó el privilegio de ingresar a su hermana, Marina.
Y con uno de los sueldos más bajos (600 pesos diarios) dada su poca relevancia al inferior de la Presidencia municipal, Rafael Olaf López Blanco,  quien le rogó y realizó berrinches al alcalde para poder meter a su hermano, Oscar Alberto, con salario de 366 pesos diarios.
En el departamento de Comunicación Social, el segundo al mando, Yair Vidal Cayetano, con 466 pesos diarios, salario bajo, pero tuvo capacidad para lograr un espacio para su hermana, Érika de los Ángeles Vidal Cayetano, con 400 pesos.
Yair Vidal Cayetano opera en Comunicación social resolviendo todo el desastre que deja a su paso su jefe, Joel Arellano, y ha resultado más conciliador y eficiente, pues el otro está más concentrado en cuidar los intereses de su madrina política, Mary Vázquez Guízar.
En la dirección de Atención Ciudadana, las hermanas Lidia y Carmen de Jesús López Ramos, 200 pesos al día de salario”.
Toda una camarilla.
Ahora sí, como dijo el tabasqueño, “al diablo las instituciones”.
Y los principios.
Y los valores.
Y la Cartilla Moral de Alfonso Reyes.
Y la honestidad valiente, un estorbo demagógico para vivir, declarada enemiga de los amigos y los cuates.
¡Vaya cuentito aquel de que si el presidente de la república es honesto, y también su gobernador, el resto del equipo gobernante también lo será!
La Comisión de Vigilancia de la LXV Legislatura, integrada por quince diputados, pero con el presidente (Éric Domínguez Vázquez) y la secretaria (Mónica Robles Barajas) de MORENA, en el silencio cómplice.
Al momento, varios días después de trascendida la lista del nepotismo del alcalde de Coatzacoalcos, ni fu ni fa.
Lo dijo Carlos Salinas de Gortari:
“Ni los veo ni los oigo”.
¡Vaya desfachatez!
¡Acaso estarán sospesando la estrategia para sacar jugo del niño ahogado!

ESTERCOLERO DE LA IZQUIERDA

Entonces, el presidente municipal “tiró su espada en prenda” y también entró a la denuncia política, social y mediática en contra de la síndica, con quien trae pleito casado, y a ver quién se raja primero.
Según Víctor Carranza, el nepotismo de la síndica Jazmín Martínez Irigoyen, los dos, claro, claro, claro, de MORENA, es el siguiente:
Cuenta el cronista Ignacio Carvajal:
“El hermano de la síndica, Elmer Orlando Martínez Irigoyen, impuso en la nómina a su esposa, Marlene Patricia Alonso Ruiz, así como al novio de su hija, Axel Alberto Borrego Rodríguez”.
Y fue todo.
Y aun cuando por ahí señaló a otros más, la síndica le reviró y le exigió pruebitas.
En contraparte, lanzó ditirambos a la síndica asegurando que es corrupta.
Y ambiciosa.
En fin, el estercolero.
En un round más, pareciera, digamos, que la síndica va ganando, pues ella documentó más, mucho más, los nombres y los cargos públicos del nepotismo del presidente municipal.
Y, bueno, si MORENA de Coatzacoalcos y MORENA del estado de Veracruz y la Comisión de Vigilancia de la LXV Legislatura con mayoría simple de MORENA y el jefe nato de MORENA en Veracruz, como es el gobernador, y el jefe máximo del gabinete político, el secretario General de Gobierno, “dejan hacer y dejan pasar” el tendedero del descrédito y el desprestigio, allá ellos.
Hay solución con manotazo, o por el contrario, y más con la ola de violencia fuera de control, descarrilada, las expectativas sociales y económicas levantadas por AMLO el año anterior en la tierra jarocha se hundirán en el precipicio sin final.

 

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *