xalapa
22
Search
Sabado, 17 de Febrero de 2018
  • :
  • :

Escenarios

  • LUIS_VELAZQUEZCarvallo, Judas de Duarte
  • Derrota anunciada 
  • Priistas a favor del PAN 

 

I

En los días que corren, llenos de rumorología, versiones encontradas, gabinetitis y cada día nuevos candidatos priistas al gabinete legal del cierre del gobierno de Veracruz y a diputados federales, hay un datito que permea la humedad política:

Hacia finales de diciembre, el jefe máximo tuvo su comelitona con el gabinete en la Casa Veracruz, y según unos malquerientes, allí quedaría claro que ni Érick Lagos Hernández ni tampoco Alberto Silva Ramos eran candidatos oficiales a la curul federal por los distritos de Acayucan y Tuxpan.

El dato, que suena inverosímil, sorprendió a la elite tricolor, pues se ha dado como un hecho consumado que figuran en la lista de los amarrados y más porque cada uno de los dos se siente, está seguro, convencido, de que el buen karma llega hasta la mini gubernatura de dos años.

En contraparte, oh raro y extraño que es el mundo, también fue establecido que si Jorge Alejandro Carvallo Delfín dejara la Secretaría de Desarrollo Social y brincara a diputado federal y ganara y estuviera listo para la mini, sería el primero en traicionar al jefe máximo.

Pero antes, claro, quedó establecido que Carvallo junior enfrenta el mundo en contra en el distrito de Los Tuxtlas y, por tanto, necesita “echar toda la carne al asador”.

Así, y según las versiones, que desde aquí se duda; pero, bueno, citemos sin aceptar la rumorología, se habla que Carvallo junior brincó ante tales escenarios y juró que, por ejemplo, el alcalde de San Andrés Tuxtla, Manuel Rosendo Pelayo, estaba de su lado, cuando el mundo político tuxtleco sabe que el presidente municipal lo odia y le guarda un resentimiento multiplicado.

Incluso, hubo quien, lleno de confianza institucional en el círculo rojo del jefe máximo, expresó que, en efecto, Rosendo Pelayo se ha quejado de manera amarga de Carvallo por el desmadre político que trae en el distrito.

II 

Es más, en el cónclave de la Casa Veracruz habría trascendido que una parte del núcleo central priista alista maletas para integrar un frente en contra de Carvallo junior, si es que el CDE del PRI lo lanzara de candidato.

Entre ellos, y por ejemplo, el bloque Jorge González Azamar y Manuel Rosendo, alcaldes de Catemaco y San Andrés, Nemesio Domínguez Domínguez, subsecretario de Educación, y Vicente Benítez, Oficial Mayor de la SEV y “El hombre de las maletas voladoras”.

Y tal bloqueo será, además, para inclinar la balanza electoral en las urnas a favor del candidato del PAN sea quien sea, aun cuando, en rara y extraña paradoja, sopesarían si en un momento determinado el padre de Jorge Carvallo, del mismo nombre, fuera lanzado por Morena, entonces, el topo electoral de los priistas operaría a su favor.

Así, hasta repetirían con gusto la contraofensiva que en el año 2009 armara Fidel Herrera en contra de Jorge Carvallo para descarrillarlo en la contienda por la curul.

El mismo operativo, por cierto, que en el chirinismo formaron un montón de priistas en contra de Miguel Ángel Yunes Linares cuando en la contienda municipal el tricolor perdió 107 Ayuntamientos en la peor derrota de su vida institucional en la tierra jarocha.

III

De ser tal cual, sobrevendría el cobro de facturas de algunos presidentes municipales cuando en el año 2012 jugara las contras a los siguientes ediles:

Rosendo Pelayo, a quien Carvallo torpedeó con su candidato a la alcaldía.

Jorge González Azamar, de Catemaco, a quien, incluso, Carvallo quiso meter a la cárcel, pero fue salvado a tiempo por el senador Pepe Yunes, en virtud de lo que ahora trabaja a su favor por la candidatura a gobernador.

Y, por supuesto, también se vengarían los diputados, federal, Marina Garay, y local, Octavio Pérez Garay, antiguos socios y aliados de Carvallo; a quienes reprochó haber participado en una comelitona a favor de Pepe Yunes; pero también el buen karma con Vicente Benítez, a quien el titular de la SEDESOL odia y guarda resentimiento con todo su furor toluquense.

La venganza también habría llegado para Nemesio Domínguez, cuyas derrotas en su pueblo, Santiago Tuxtla, llevan el nombre de Carvallo junior.

Es decir, a todas luces resulta inverosímil entender las razones por las cuales Elizabeth Morales García, Elmoga, habría palomeado a Carvallo para candidato a diputado federal, cuando tiene el distrito en contra.

Nadie dudaría que el titular de la SEDESOL se habría brincado la barda y buscado el apoyo en el altiplano.

Pero aun así se antoja insólita la osadía electoral de su lanzamiento que, bueno, ni siquiera su equipo político en la secretaría (Brenda Abigal Reyes, Isaac González, Gustavo Moreno, Tomás Montoya, Moisés Hernández y Karime Aguilera, con tanta experiencia) lo podrán salvar de la hecatombe electoral.

IV 

Faltaría determinar el complot de Vicente Benítez contra Carvallo, pues en Radio Pasillo hablan que primero lo descarriló como aspirante a la curul federal por el distrito de Cosoleacaque, y luego, cuando de igual manera soñaba con la nominación por Los Tuxtlas.

Y más porque Benítez es un duartista químicamente puro, mientras Carvallo es fidelista cien por ciento y desde hace rato entre ambos hay un cortocircuito.

En fin, si Carvallo sale nominado para Los Tuxtlas enfrentará un abracadabrante escenario que ni siquiera el experto electoral, Ranulfo Márquez, lo redimiría.

Y más porque lo ha dejado morir solo, no obstante que fuera su primer maestro cuando operaba en el IFE en el tiempo del Salinismo.

Claro, si Carvallo perdiera sería como arrancar un pelo al gato, pues con la fama pública de su riqueza deslumbrante (residencia en el Club de Golf de Xalapa, motonetas acuáticas, avión en el aeropuerto de El Lencero y su rancho en la sierra de Papantla, a la altura de Coyutla) y su club de barbies con cargo al erario público, las penas son menos…

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *