xalapa
22
Search
Miércoles, 21 de Febrero de 2018
  • :
  • :

Escenarios

 LUIS_VELAZQUEZ

  • Si el pueblo vota, PRI perderá

  • Si pueblo se abstiene, PRI ganará

  • Consejeros electorales a modo


I

Los mismos priistas lo dicen:

Si el día de la elección de los diputados federales, la población sale a votar en las urnas, la derrota del PRI está anunciada, a partir del hartazgo social y económico, y de seguridad, en Veracuz.

Pero si el PRI, digamos, efectúa la campaña del miedo y la población se abstiene de votar, entonces, el tricolor ganará.

Si el PRI se impone, solo podrá quedarse con unos once distritos electorales, en tanto perdería diez.

Pero si el PRI es derrotado, con que gane tres distritos puede darse por satisfecho.

Incluso, el dueño del consorcio industrial de la Bimbo, Lorenzo Servitje, lo ha dicho:

“El gobierno de Peña Nieto está en su peor momento”.

También los gobernadores priistas.

Y a partir de Ayotzinapa, Tlataya, las Casitas Blancas de “La gaviota” y Luis Videgaray, y de que las reformas sustanciales del peñismo tardan demasiado en aterrizar en el bolsillo de las familias, el priismo con sus candidatos navegará con vientos desfavorables.

Además, la inseguridad, donde (y como en el caso de Medellín, Veracruz, con el asesinato del reportero Moisés Sánchez) ha aflorado que el pueblo es trasiego de drogas disputado por un par de carteles, más los cartelitos.

II

Una cosita es perder en las urnas y otra ganar en las urnas, donde por regla general el priismo arrebata.

Fue el caso de Fidel Herrera en el año 2004 derrotado por el panista Gerardo Buganza Salmerón.

Y no obstante su inconformidad ante el tribunal electoral, de cualquier manera se impuso.

Por eso tantos premios al pastor evangélico, Emeterio López Márquez, presidente del Instituto Electoral de Veracruz, nombrado, desde entonces, procurador de Justicia, director jurídico de la secretaría General de Gobierno, notario público, y de nuevo asesor jurídico del titular de la SEGOB y luego de la SIOP con Gerardo Buganza.

Y ni se diga la permanencia en el IEV de Carolina Viveros, condiscípula del góber fogoso y gozoso en la facultad de Leyes de la Universidad Veracruzana.

III

La fama pública pone bajo sospecha a la autoridad electoral en la tierra jarocha.

Por ejemplo, un Consejo Distrital está formado de un presidente, seis consejeros electorales con voz y voto y los representantes de los partidos políticos solo en uso de la palabra.

Así, suele ocurrir que en las sesiones, los representantes partidistas se agarran del chongo, pero luego, van a la cantina y ahí todos se arreglan en corto.

Según versiones de quienes han formado parte de tales consejos distritales, del lado priista siempre parte la aplanadora, pues ellos disponen de un elevado recurso, incluso oficial, para cooptar.

Y, por tanto, maicean a los representantes de los partidos políticos para componer el resultado electoral a modo, como traje a la medida.

Por ejemplo, en el Consejo Distrital en el puerto jarocho siempre recuerdan la integridad del licenciado Miguel Ángel Montoya, quien alguna vez denunció por malos manejos al ahora regidor del PRD, Montes de Oca, y hasta lo quiso encarcelar.

Pero la barredora priista se le fue encima y perdió en la votación.

IV

Todavía más, concurre otra circunstancia desfavorable para la limpieza electoral, como es la situación salarial de algunos consejeros y representantes partidistas, siempre jodidos, a la quinta pregunta.

Y ante el cabildeo de los mapaches electorales se prestan a los trastupijes, entre ellos, el cambio de casillas en un lugar adverso al partido tricolor, por ejemplo, a un espacio ideal, a cambio de un billetito.

Y es que si la cúpula electoral se ha enquistado en el poder, dueños de las plazas y las prebendas, peor tantito en la base.

Ahora mismo, por ejemplo, la mayoría de aspirantes priistas a una curul se lanzaron a una precampaña con mucho, demasiado tiempo de anticipación, ofertando despensas alimenticias y escolares, entre otras cositas, sin que ningún partido de oposición interpusiera una demanda ante la autoridad electoral.

Y se abstuvieron porque a cambio extienden la mano y se benefician, negocian, acuerdan, pactan.

Por eso el desaseo electoral. Y por eso en Veracruz el tricolor sigue ganando los comicios.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *