xalapa
18
Search
Lunes, 19 de Noviembre de 2018
  • :
  • :

Escenarios: Alfonso Velásquez, al IVAI

  • LUIS_VELAZQUEZAlfonso Velásquez, al IVAI
  • Gran académico de la UV
  • Reñida competencia

UNO. Alfonso Velásquez, al IVAI

El doctor Alfonso Velásquez Trejo, académico de la Universidad Veracruzana, es el nuevo titular del Órgano de Control Interno del Instituto Veracruzano de Transparencia y Acceso a la Información, IVAI, tan importante en el tiempo de la rendición de cuentas y del combate a la corrupción política tan cacareada por AMLO, el virtual presidente, luego de que el país ocupa el primer lugar en corrupción en América Latina y uno de los primeros en el mundo.
Llegó al cargo luego de una reñida competencia con más de veinticinco participantes examinados por un conjunto de diputados locales quienes los sometieron a una revisión crítica tanto de su biografía profesional como de su filosofía social.
Originario de Xalapa, nacido en 1960, economista de la UV, candidato a maestro en Economía por la UNAM, maestro en Administración Pública, doctor en Finanzas Públicas, ha prestado sus servicios en algunas dependencias oficiales, sin ninguna liga con un partido político, y por el contrario, con un ejercicio crítico sobre la realidad, lejos de los grupos, las hordas y las tribus partidistas.
Investigador de TC en la UV, en el rectorado del doctor en Economía, Raúl Arias Lovillo estuvo  a cargo del Sistema de Enseñanza Abierta y que tanto enalteciera con su celo académico y entrega social.
Hijo de la inteligencia y del talento, entrenado en el ejercicio de los hechos y los datos, su vida ha girado alrededor del laboratorio de análisis sociales y económicos.
Su más cercana experiencia, digamos, política electoral es su peluquero, de nombre Aristóteles, quien en cada corte de pelo suele darle, más que clases, conferencias magistrales sobre el acontecer cotidiano, además, acertando siempre.
Desde hace unos quince años, dice, Aristóteles siempre ha profetizado el desenlace en las urnas sin tener una casa encuestadora y lo más importante, sin nunca equivocarse.

DOS. Apostolado meritocrático

Una comisión de la LXIV Legislatura entrevistó a los aspirantes y el maestro Velásquez Trejo fue elegido.
Ahora, solo falta oficializar el hecho con su publicación en la Gaceta Oficial del gobierno de Veracruz para de inmediato asumir una lista interminable de funciones que rebasa, parece, los más de treinta cometidos.
Y, desde luego, alternará la función pública en el IVAI con el salón de clases en la UV, pues es un maestro de Tiempo Completo en el Sistema Abierto, asignado en el campus de Orizaba, donde cada fin de semana, y desde hace muchos años, viaja para su apostolado magisterial.
Incluso, con su familia, pues en Orizaba residen sus suegros, y la experiencia educativa se vuelve una recreación familiar.
El profe es una vida transparente, pues se ha desempeñado en puestos tales como Subdirector de Normatividad Pecuaria y Jefe del Departamento de Promoción de la Subsecretaria de Ganadería de la Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos.
Jefe del Departamento de Vinculación Académica dentro de la Gerencia de Capacitación del Instituto Mexicano del Café.
Jefe del Departamento de Comercio Interior de la Delegación Federal en el Estado de Veracruz, en la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial.
En la Subsecretaría de Ingresos de la Secretaría de Finanzas y Planeación fue Subdirector de Recaudación y Administración de Oficinas de Hacienda y Subdirector de Programación de la Fiscalización y Contribuyentes Especiales.
Coordinador del Programa de Apoyo a la Capacitación en la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.
Como se advierte, ha alcanzado tales posiciones a partir de la meritocracia y que le han significado varios posgrados.
Además, es un profesional especializado en la industria de la caña de azúcar, que conoce al derecho y al revés, y que representa un sostén de la economía en Veracruz alternando con la industria del café y citrícola y las remesas enviadas por los paisanos migrantes (y sin papeles) en Estados Unidos.

TRES. El mundo ideal

De acuerdo con la ley, Alfonso Velázquez tendrá tantos desafíos como su experiencia probada y comprobada y como su voluntad de un mundo ideal, un mundo soñado, se lo permite.
Por ejemplo:
“Desde inspeccionar el ejercicio del gasto público e ingresos y su congruencia con el presupuesto de egresos” hasta “vigilar que las normas, procedimientos administrativos y contables se apliquen eficientemente”.
Desde “vigilar que los recursos asignados al IVAI se utilicen exclusivamente para los fines a que estén destinados” hasta “dictar las políticas en materia de control interno necesarias para el funcionamiento del Instituto”.
Es decir, los próximos cinco años que durará su mandato, parece, el artículo 115 de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública de Veracruz espera de su trabajo una honradez “a prueba de bomba”, donde más allá de una Constitución Moral y de un combate inflexivo contra la corrupción política y más allá de secretarías de la Función Pública, Contralorías, Órganos de Fiscalización Superiores y Comisiones de Vigilancia del Congreso local, la vida pública quede cien por ciento aireada y ventilada y purificada.
Desde luego será para Velásquez Trejo un viaje trepidante y fascinante, pues por más y más que él mismo se despedace atrás del objetivo, en las instituciones suelen existir compañeros de viaje y de trabajo frágiles para escuchar las tentaciones del poder.
Bastaría referir que entre otras de sus facultades estará “aplicar las sanciones a los proveedores o licitantes que infrinjan la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos, Administración y Enajenación de Bienes Muebles del Estado”, cuando, caray, apenas, apenitas en el sexenio anterior, Javier Duarte creó por sus pistolas cuatrocientas empresas fantasmas para saquear el erario a través de prestanombres, sus operadores.
Tal es el tamaño del desafío para el investigador de Tiempo Completo de la Universidad Veracruzana y quizá las horas de cada día serán pocas cuando, todos sabemos, la fama pública de corrupción de los políticos y sus redes de aliados, socios y cómplices son inimaginables.
Ninguna aventura tan fascinante como la que vivirá el maestro quien ha alternado su vida con el salón de clases y la oficina pública.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *