xalapa
18
Search
Viernes, 18 de Enero de 2019
  • :
  • :

Escenarios : AMLO, el polémico

LUIS_VELAZQUEZ

  • Pasiones astilladas
  • Esperemos con prudencia

 

Luis Velázquez

28 de diciembre de 2018

 

UNO. AMLO, el controvertido

 

Ningún presidente de la república ha salido en tan poco tiempo tan polémico como AMLO.

La mitad del país, quizá, está en contra, y la otra mitad, a favor.

Apenas lleva 28 días en el trono imperial y faraónico que busca reducir a la honestidad y a la austeridad republicana y las pasiones están astilladas a su alrededor.

Incluso, hay familias, hermanos, tíos, amigos, que han roto o interrumpido un ratito su afecto y amistad diciendo, por ejemplo, que en casi un mes ningún resultado concreto y específico.

Pocos le creen, por ejemplo, “la honestidad valiente” que ha preconizado desde siempre y con hechos ni tampoco la austeridad republicana.

Hay ciudadanos encabritados con el despido, por ejemplo, de burócratas, cuando, caray, en cada sexenio panista y priista, los más, siempre ha ocurrido.

Pudiera sentirse que el país está incendiado, y por tanto, y lo más importante, nadie permanece indiferente, multiplicándose lo que los teóricos llaman la democracia participativa.

De entrada, todo mundo opinando y tomando partido.

Ni cuando Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón, Vicente Fox, Ernesto Zedillo o Carlos Salinas, por ejemplo, tomaron posesión, tanta controversia social.

Una parte, claro, la pasión priista y panista y perredista y anexos y conexos en la ruleta rusa de la opinión pública porque les ganó todas, desde la presidencia de la república y el Congreso federal hasta diecisiete Congresos locales y 5 gubernaturas.

Y más, porque con MORENA en tan solo cuatro años palomeado en el Instituto Nacional Electoral, INE, se impuso en las urnas.

Nunca antes treinta millones de mexicanos sufragando en las urnas su nombre.

Pero, bueno, y como decía Renato Leduc, demos “tiempo al tiempo” para ver resultados, pues cuando transcurra, digamos, un semestre, un año, dos años, sin que la política económica y social, educativa y de salud, de seguridad y procuración de justicia de AMLO deje de aterrizar en la vida cotidiana de la población, entonces, ya se sabrá el tamaño del desencanto.

Y de la sublevación social.

 

DOS. AMLO, honesto y austero

 

Hay dos vasos comunicantes en AMLO. Uno, la honestidad, y otro, la austeridad.

Desde aquí, se tiene confianza total y absoluta en la rectitud de Andrés Manuel López Obrador.

Pero aun cuando él mismo sostiene que si el presidente de la república es honesto, por añadidura, el resto del gabinete, mucho se duda.

En la viña del Señor, hay demasiados malandros “de cuello blanco”, y más, en un país tan acostumbrado a la corrupción política, de tal forma que se ocupa el primer lugar en América Latina y uno de los primeros lugares en el mundo.

Y más, cuando MORENA terminó en “una torre de Babel” de políticos provenientes de varios partidos deseando treparse a la barca de Noé.

Pero AMLO, por ejemplo, así haya incrédulos que lo evidencien en todo y con todo, ha tenido desde los 23 años de edad cuando iniciara en política una vida intachable.

Cierto, cierto, cierto, el grueso de la juventud es soñadora, idealista, utópica, creyendo en los molinos de viento.

Pero a los 23 años de edad, ya casado, AMLO se fue a vivir a la región indígena de La Chontalpa, en Tabasco, al lado de los chontales, encargado del Centro Coordinador Indigenista.

Y vivió con los chontales en igualdad de circunstancias que ellos, en una casita modesta y sencilla, con piso de tierra, durmiendo con su esposa, recién casados, en un catre o en una hamaca.

Muchos años después, un amigo lo recomendó con el gobernador de Tabasco, Enrique González Pedrero, y lo nombró presidente del CDE del PRI.

Y AMLO quiso democratizar al partido tricolor y los alcaldes se le fueron encima y González Pedrero lo renunció y le ofreció la Oficialía Mayor y AMLO la rechazó, en nombre de su dignidad.

Y quedó desempleado.

Y siguió luchando y luchando, como es el sentido y el significado de la vida.

 

TRES. Por AMLO, las manos al fuego…

 

Antes de centrarse en La Chontalpa, el Centro Coordinador Indigenista lo envió a la sierra de Huayacocotla, en el norte de Veracruz, para capacitarse, y aun cuando nació en Tabasco, adonde sus padres migraron, su corazón está ligado a la tierra jarocha.

Su padre, por ejemplo, nació en la Cuenca del Papaloapan, y su señora madre falleció en un hospital de Isla.

Algunos de sus hermanos han vivido y viven en Veracruz.

Varios años después, aterrizó en la Ciudad de México y cuando la vida le dio la oportunidad de trabajar en el Instituto Nacional del Consumidor se compró en abonos un departamento en Copilco, donde viviera parte de su vida.

Luego, y ya con tres hijos, lo vendió y compró otro departamentito enfrente de Copilco, y es donde todavía vive ahora como presidente de la república.

Bastaría referir que como jefe del Poder Ejecutivo Federal se mueve en un Jetta de su propiedad del año 2013 y que una y otra ocasión ha proclamado que nunca le han atraído ni interesado ni ocupado ni preocupado los bienes materiales.

Y por eso mismo, digamos, se redujo el salario de presidente de la república a 107 mil pesos, a tal grado que el primer cheque que le pagara la secretaría de Hacienda y Crédito Público llevaba veinte mil pesos de más y los regresó.

Y más, en un país con tantos excesos y abusos, como por ejemplo, ministros de la Suprema Corte de Justicia ganando 600 mil pesos mensuales y rectores de universidades públicas percibiendo hasta 200 mil pesos mensuales y lo que constituye una grosería, una ofensa, una bofetada social cuando hay, por ejemplo, indígenas en Veracruz ganando 70 pesos por jornada desde antes de que el sol sale y hasta cuando la luna alumbra el surco.

La honestidad y la austeridad de AMLO están fuera de duda.

Por AMLO, “las manos al fuego”.

Por el resto del gabinete legal y ampliado y del Congreso federal y de las diecisiete Legislaturas locales y de los 5 gobernadores de MORENA (Chiapas, Tabasco, Veracruz, Morelos y la Ciudad de México), habrá de esperarse…

 

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *