xalapa
18
Search
Jueves, 17 de Octubre de 2019
  • :
  • :

Escenarios: Caballo viejo y cansado

  • El PES que nada pescará

  • Resurrección de “El pipo”

LUIS_VELAZQUEZ1

Alejandro “El pipo” Vázquez Cuevas entró al PAN igual que Gerardo Buganza Salmerón, llevado de la mano del filósofo César Leal Angulo.

Un día, Buganza se descubrió síndico en el Ayuntamiento de Córdoba, mientras “El pipo” asestó golpe político a su maestro y mecenas, lanzó a Leal Angulo del PAN y se entronizó como presidente del CDE, al lado de sus huestes de entonces, entre ellos, Bernardo Téllez y Agustín Basilio.

Muchos años después, Buganza y “El pipo” tendrían el mismo destino y por la misma razón: renunciar al PAN por culpa de Miguel Ángel Yunes Linares.

Anduvo por ahí en la vida Vázquez Cuevas.

En el fidelato, por ejemplo, el góber fogoso le concesionó tres notarías, una de ellas para su ex esposa pozarricense, y también incursionó, según se afirma, en la construcción de casas de interés social.

Nunca se reconcilió con Leal Angulo, y, bueno, la biblia dice en el Antiguo Testamento, quien traiciona una vez… traiciona siempre, y que tanto gustaba repetir Fernando Gutiérrez Barrios.

Buganza soñaba con la candidatura independiente a mini/gobernador, pero de pronto, reculó, dio marcha atrás, y de igual manera que José Vasconcelos con la candidatura presidencial desafiando a Plutarco Elías Calles con su favorito, Pascual Ortiz Rubio, dejó colgados de la broncha a sus seguidores y huyó a Estados Unidos.

Ahora, Buga está en su rancho en Amatlán de los Reyes inseminando ganando para exportar a Estados Unidos y Alemania.

En tanto, “El pipo” ha regresado a la política como candidato a la mini por el Partido Encuentro Social, el PES, propiedad de Gonzalo Guízar Valladares, ex diputado local y legislador federal, y amigo cercano, cercanísimo del góber fogoso, con quien tan bien le fue a “El pipo” en su momento.

 

2

Creído y petulante como era desde su tiempo panista, el descubridor del agua tibia y el Punto G, Vázquez Cuevas jura y perjura que su candidatura en ningún momento es para restar votos al Yunes azul.

Pero da la casualidad de que en la percepción ciudadana tal cual es, de igual manera como las nominaciones de la expanista Alba Leonila Méndez Herrera por el partido del Trabajo y del expanista Juan Bueno Torio como candidato ciudadano.

Más aún, tirios y troyanos estaban ultra/contra/súper/seguros de que la candidatura de Buganza era con el único objetivo de descarrilar al Yunes azul.

Todavía más: con las reservas de la ley nada fácil sería que la nominación de Armando Méndez de la Luz por el Movimiento Ciudadano también sea con el mismo objetivo, el otro Narciso Mendoza de Héctor Yunes Landa y/o de Javier Duarte.

Y más porque ninguno de los cuatro tiene la mínima posibilidad de ganar en las urnas.

En todo caso, más la tiene Cuitláhuac García, de MORENA, y más que por Cuitláhuac, por Andrés Manuel López Obrador, quien nunca permitiría una doble jugada ni tampoco una usurpación.

“El pipo” es un nacido para perder como candidato de un partido político que apenas inicia y cuyo dirigente estatal, el diputado federal, ex diputado local, Gonzalo Guízar Valladares, ex priista que abandonara el PRI luego de un berrinche al quedar fuera de la candidatura a presidente municipal de Coatzacoalcos, tiene fama pública de oportunismo político.

 

3

Habla “El pipo” de que en Veracruz hay inseguridad, desempleo, corrupción, asesinato de periodistas, grave situación financiera con la UV y el IPE, todas, verdades absolutas que hasta los niños de primaria conocen.

Y más porque en el caso del fuego cruzado y los desaparecidos y secuestrados y asesinados los han sufrido y padecido con sus familias, vecinos y conocidos.

Y sin embargo, ningún programa específico plantea Vázquez Cuevas para restaurar la vida social en el territorio jarocho.

Tal cual incide en el mismo desliz de los otros aspirantes a la mini.

Ninguno, salvo el Yunes azul en materia de seguridad y laboral, ha ofrecido un plan, y por el contrario, todos le pegan a la piñata en que han convertido a Javier Duarte, JD, como “el malo de la película”, que sin duda lo es, y más con la caricatura publicada el sábado 26 de marzo, 2016, en el periódico Reforma, página 9, Camacho, donde la figura rechoncha de JD aparece en la fiesta popular como el Judas quemado, todo el cuerpo color rojo, con unos cuernos rojos en la frente amplia y con cartuchos de dinamita de norte a sur y de este a oeste de su geografía física.

 

4

Según “El pipo” su estrategia está en rebasar en proyección electoral tanto a Cuitláhuac García como a Juan Bueno para convertirse en una opción real a la mini.

Y, bueno, está en chino.

Está en chino que con su desprestigio anterior pueda resarcirse ante la población. Incluso, ante las elites políticas.

Y más porque es candidato de un partido incipiente.

Y más, porque está ligado a Gonzalo Guízar Valladares.

Por el contrario, Cuitláhuac García, por ejemplo, es un rostro fresco, académico de la Universidad Veracruzana, triunfante en la elección de la curul federal y ligado a López Obrador, el líder social más respetado y respetable en el país, casi casi el único en la pasarela nacional.

Por eso, cuando Vázquez Cuevas despotrica en contra del Yunes rojo y el Yunes azul es tanto como un loquito deseando volcar de un puntapié el vagón de un ferrocarril, un muro o un árbol.

Bien dice un cronista que la historia se repite como tragedia o como comedia.

En el caso de “El pipo”, como una comedia. Su candidatura, para pitorrearse. El puro hazmerreír.

 

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *