xalapa
22
Search
Miércoles, 18 de Julio de 2018
  • :
  • :

Escenarios: Cuitláhuac, el rijoso

LUIS_VELAZQUEZ

•El Fiscal, su obsesión
•Díceres del góber electo

Luis Velázquez
07 de julio de 2018

UNO. Cuitláhuac, el rijoso

El presidente electo anda en un plan de concordia. Y el gobernador electo de Veracruz, en plan rijoso.
AMLO extiende la mano a los adversarios y enemigos y hasta palabritas de agradecimiento tiene con Vicente Fox. Y Cuitláhuac afila su guillotina y amenaza.
El tabasqueño está mirando para adelante y el xalapeño para atrás.
Se explica: cuando AMLO coordinaba la campaña del poeta Carlos Pellicer como candidato al Senado, Cuitláhuac jugaba con las canicas y los trompos.
“¿Por qué tanta belicosidad, se pregunta Enrique Krauze, si lo que se quiere (y necesita) es un clima civilizado?”.
Pero ni hablar, en el caso del gobernador electo se está cumpliendo la sentencia bíblica: “El peje… por su boca muere”.
Es la hora de la reconciliación en el país y en Veracruz. Los acuerdos para vivir en y con libertad. Y echados para adelante, muy bragados, a ningún lado se llega.
En el año 2016, el rafagueo en contra de los duartistas se excedió. Ahora, en los primeros días luego del domingo electoral del primero de julio, el gobernador electo sigue apretando el botón nuclear. Su ídolo será Donald Trump.

DOS. Obsesionado con Wínckler

El rafagueo es a doble fuego.
Cuitláhuac, por ejemplo, obsesionado con el Fiscal Jorge Wínckler.
Y los diputados locales electos de MORENA, en contra de Wínckler, incluso con un juicio político.
Pero, además, en contra de la Junta de Conciliación Política de la LXIV Legislatura para escarbar los hoyos negros del coordinador, el panista He Man Sergio Hernández Hernández (de la cuadra de Pepe Mancha, el presidente del CDE del PAN) y aplicar una auditoría rastreando los malos manejos.
Se ignora, claro, si estamos ante una estrategia. AMLO, convocando a la unidad, y sus cinco gobernadores (Chiapas, Tabasco, Veracruz, Morelos y la Ciudad de México) con los guantes puestos, como en el caso de Cuitláhuac y los diputados, tan briosos que han salido.
La historia demuestra una realidad.
Por lo general, los políticos ganadores en las urnas se lanzan contra los antecesores y los acusan de pillos y ladrones. Y por eso mismo, hablan, más que de una persecución política, de justicia.
El bombardeo ha llegado a tanto que, por ejemplo, Cuitláhuac anuncia una Comisión de la Verdad para investigar la realidad sobre los 19 reporteros asesinados y los 3 desaparecidos en el duartazgo, más los cinco periodistas ejecutados en la yunicidad.
Y por tanto, ha puesto a Wínckler en el centro del palenque.
Wínckler ha reaccionado. Y por lo pronto, le envió a un grupo de los Colectivos a una defensa a ultranza hasta con media plana publicada en la prensa escrita.
Estaría temeroso de exponerse al mismo destino de su antecesor, Luis Ángel Bravo Contreras, preso en el penal de Pacho Viejo, acusado de desaparición forzada.
Cuitláhuac, el paladín justiciero, ajá.

TRES. Mal consejero el rencor

Benito Juárez, uno de los héroes de AMLO, decía que “para los amigos justicia y gracia, y para los demás, justicia a secas”.
¿Venganza de Cuitláhuac contra la yunicidad, rendición de cuentas, justicia?
En su insólita carrera política, en menos de tres años pasó de diputado federal a candidato a gobernador en un par de ocasiones. Y en la última, el primero de julio, ganó.
Y ganó, “trepado en las valencianas de AMLO”, aun cuando ahora, luego de la victoria, dice que ganó por el tabasqueño, pero también por él mismo.
Ganó, sin embargo, porque los gobiernos priistas y panistas hartaron a la población y la población reclama un cambio de estafeta, de partido, de hombres, de equipos humanos, para ver si así, cambiando, llega el día más hermoso y fascinante en la historia común, que es el día de la igualdad social, económica, educativa, de salud y de seguridad.
Otra cosita es andar con las filias y las folias para arriba y para abajo mostrando el puño y el músculo.
Habría de recordar que así, tal cual, se la pasó la yunicidad y el resultado electoral ha sido fatídico.

CUATRO. Su mundo color de rosa

En los días siguientes al domingo electoral, el gobernador electo ha mostrado su obsesiva obsesión por Wínckler y He Man, pero si se escudriñan con lupa sus declaraciones mediáticas en ningún momento se ha referido a la pobreza, la miseria y la jodidez, el desempleo, el subempleo y los salarios mezquinos ni tampoco a la baja calidad educativa y de salud.
Y cuando le preguntaron sobre la seguridad repitió el mismo discurso yunista de un cónclave con los alcaldes del norte de Veracruz y sin profundizar en una estrategia.
Agustín Acosta Lagunes pasó sobre el cadáver de Rafael Hernández Ochoa.
Patricio Chirinos Calero pasó sobre el cadáver de Dante Delgado Rannauro y Fernando Gutiérrez Barrios.
El Yunes azul pasó sobre el cadáver de Javier Duarte.
Y Cuitláhuac García está caminando sobre el cadáver de Miguel Ángel Yunes Linares.
La historia es así, y ni modo.
La humildad, la discreción, la prudencia y la mesura son atributos que al parecer nunca ha conocido Cuitláhuac.
Peor aún: desde la noche del primero de julio parece que sufrió un feroz ataque de diarrea verbal, el peor mal de los políticos, digamos, multiplicado por Luis Echeverría Álvarez.

CINCO. Reventar a la yunicidad

Dueño de la verdad y la verdad absoluta (un millón 665 mil 824 votos en las urnas), el gobernador electo, igual que los políticos encumbrados, descalifica a los demás.
Monologa, lejos del diálogo.
Amenaza, intimida, acalambra, en vez de la concordia.
Ha creado su propio espectáculo para reventar a la yunicidad.
Pero cuidado, en el intento puede ahogarse y ahogar a los compitas del partido.
En Morelos, la Cuauhtemiña también ha advertido al gobernador Graco Ramírez que lo sentará en el banquillo de los acusados y por añadidura, al fin de la misma familia, la Cuitlamiña se reproduce.
En lugar de un aguacero de propuestas, planes y estrategias, y en vez de repartir flores para sumar, el golpeteo, cuando el tiempo de la campaña ya pasó.
SEIS. Cardos y dardos en el camino
Los días siguientes de Cuitláhuac han estado salpicados de dardos, cardos y espinas:
En la investigación a Javier Duarte, Miguel Ángel Yunes Linares “ha abusado… para ganar votos. Y con Karime Macías ‘le salió el tiro por la culata’”.
Yunes “sólo buscó simpatías al señalar que iba a meter a la cárcel a fulano y sutano”.
“La inseguridad se le disparó (a Yunes) en la cara. Yo le señalé ser cómplice, parte del problema de la inseguridad en Veracruz y eso la gente lo vio bien”.
“No vamos a proteger a nadie. Y yo soy muy republicano” (El Universal, 3 de junio, 2018).
“El gobernador no detuvo la corrupción. Al contrario, en dos años, superó el saqueo de Fidel Herrera y de Javier Duarte. Ahora se sabe de nuevos casos de corrupción”.
“El juez tendrá que atender la denuncia y el fiscal deberá actuar”.
“Pediré al Congreso que revise la actuación del Fiscal. Y en caso de encontrar alguna incompetencia que lo lleven a juicio político, porque no vamos a permitir que siga ese nivel de delincuencia ni que el fiscal sólo agarre a unos y a la gran mayoría no” (La Jornada México).
“No perseguiré a nadie, pero se pedirá que la justicia haga lo propio. (Excélsior)
“Está pendiente el proceso contra Vicente Benítez, actual diputado local, quien también participó en el saqueo de las arcas públicas.
Además, muchos otros están libres y también fueron parte del saqueo” (AVC, Isabel Ortega).
Es la palabra de Cuitláhuac, un retrato del poder en la puerta…

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *