xalapa
18
Search
Domingo, 31 de Mayo de 2020
  • :
  • :

Escenarios: El mundo desolado

LUIS_VELAZQUEZ

•Otra mujer apareció

•Canija la vida

Luis Velázquez

22 de abril de 2020

UNO. El mundo desolado

Alejandra vive el peor de los días. Madre soltera de 33 años, gana la vida como trabajadora doméstica de lunes a viernes, y la patrona la despidió por el COVID. Sábado y domingo, suele poner un tianguis sencillo y modesto, básico y elemental, en la colonia popular donde vive, y en los días que caminan, cero ventas.

Ninguna cliente, pues por lo regular vende ropita, en la calle.

El mundo desolado.

DOS. Otra mujer apareció

Casó a los 25 años de edad. Con su esposo procrearon dos hijos. Y el menor apenas tenía dos años cuando otra mujer estremeció las entrañas de su pareja y se fue con ella.

Así nomás, machito mexicano. Nunca un centavo para los hijos ni para ella. Tampoco un dinerito para la ropita y los útiles escolares de los niños.

Menos, mucho menos, un guardadito para emergencias. Ella, sin comprarse unos zapatitos, unas chanclitas, un vestidito, un pantalón de mezclilla en el mercado popular.

El peor de los mundos.

TRES. “Entre la espada y la espada”

Los padres la apoyaron. También, los hermanos, con todo y necesidades familiares.

Pero día llegó cuando fue puesta “entre la espada y la espada” y apostó a su mano de obra.

Trabajadora doméstica, primero. Luego, el tianguis el sábado y el domingo en la mañana.

La venta de ropita y zapatitos que la familia y los amigos le regalaban para venderse en la colonia a gente, digamos, en la pobreza y la miseria, población igual o más jodida.

Y la vida comenzó a restablecerse. Tuvo dinerito para comer con tranquilidad y las emergencias inevitables en la vida familiar.

Y mientras ella laboraba en una casa como trabajadora doméstica y en el tianguis, sus padres cuidaban a los hijos.

CUATRO. Descarrilada por el COVID

Ahora, con su excelencia, el COVID, la vida… descarrilada. Y el padre de sus hijos, sabrá el chamán su destino.

Miles de mujeres, igual que Alejandra. Primero, los machos. Segundo, los pobres cada vez más pobres y los ricos cada vez asquerosamente más ricos… en un sistema político, económico y social que los sigue favoreciendo.

Uno de cada 3 jefes de familia lleva el itacate a casa con el ingreso obtenido en el changarrito en la vía pública con la venta de picadas y gordas y tacos y tortas y mucho chile.

Veracruz, en el primer lugar nacional en la producción y exportación de trabajadoras sexuales, la venta insólita del cuerpo para llevar la torta a los hijos.

CINCO. La expareja, un desgraciado

Vive Alejandra el peor de los días y noches. Las noches, con “el ojo abierto” mirando el techo de la recámara pensando y volviendo a pensar en una salida.

Ni modo de refugiarse con sus padres, por ejemplo, porque ellos también viven a la quinta pregunta.

Ni modo de buscar a su ex pareja, porque es un desgraciado y con una demanda civil saldrían más bronqueados que nunca.

Y ni modo de pedir limosna a la salida de la iglesia luego de misa.

SEIS. Canija la vida

Ta´canijo. “Muchas cornadas da el hambre” intituló Luis Spota a una de sus novelas. Pero en el caso de Ale, la vida se ha pasado de tueste.

Tanto que, por ejemplo, ningún consuelo le queda con rezar y esperar un milagro, pues cada vez se convence de que los milagros son fantasía, quimera vana, utopía.

Y aun cuando el sacerdote le dice en el confesionario que “Dios pone a prueba y después premia” como a Job, los niños necesitan comer todos los días…

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *