xalapa
18
Search
Martes, 22 de Octubre de 2019
  • :
  • :

Escenarios: “El orgullo de mi nepotismo” 

LUIS_VELAZQUEZ
“Solo mi hija es capaz”
•”Mi hijo no es el jefe”

UNO. “El orgullo de mi nepotismo”

En la era Cuitláhuac, próxima a cumplir el primer semestre del sexenio de MORENA en el palacio de Xalapa, han acuñado nuevas aristas filosóficas del nepotismo.
A: La filosofía política del diputado local, ex priista, ex panista y ex perredista, José Manuel Pozos Castro:
“Estoy orgulloso de mi nepotismo” con su hijo, subsecretario de Finanzas y Planeación, y que por eso mismo a cada rato “tira su espada en prenda” por Cuitláhuac defendiéndolo de todo y con todo.
Incluso, se puso así a la altura de José López Portillo cuando presidente de la república se mostrara orgulloso de su hijo José Ramón en la FAO, con sede en Roma, representando a México.
Incluso, tanto orgullo de su nepotismo que en el año 2021 bien le podría abrir la puerta para su candidatura a presidente municipal de Tuxpan, aun cuando, claro, el padre también experimentaría la tentación.

DOS. Solo mi hija es capaz…

B: La filosofía política de la secretaria de Trabajo y Previsión Social:
“Busqué y busqué un profesional para la dirección de Amparos y solo encontré a mi hijita”.
Y su hijita tomó posesión. Luego, ya sabe, “las benditas redes sociales” según AMLO, “las malditas redes sociales” según la doctora Polo, Caso Cerrado, bombardearon a la secretaria y hubo marcha atrás.
Antes, claro, la secretaría había sido premiada con la cárcel para el cacique de Chicontepec, su enemigo político, acusado de su secuestro y del plagio de su esposo cuando aspirara a la alcaldía.

TRES. “Mi hijo no es el jefe”

C: La filosofía política de la doctora Namiko Matsumo, presidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos:
“Mi hijo, dijo, trabaja en la secretaría de Seguridad Pública (de Cuitláhuac García), pero no es jefe, y por tanto, no hay conflicto de intereses”.
Una frase para la historia social del poder, pues el nepotismo, con el amiguismo y el cuatismo, germinó como surco en el verano desde el mes de diciembre del año 2018 cuando iniciara la era Cuitláhuac, el caso más conocido, el de los Eleazares, el primo del gobernador que antes trabajara con Javier Duarte y antes con Fidel Herrera Beltrán y ahora, cacarean en el pasillo, maneja todas o casi todas las direcciones administrativas del gabinete legal y ampliado desde la subsecretaría de Finanzas y Planeación, ministro alterno, pues el titular, José Luis Lima, es parcela de poder del jarocho Emilio Barriga, amigo y aliado de Carlos Urzúa, secretario de Hacienda y Crédito Público.

CUATRO. El nepotismo en el relato bíblico

En su momento, los medios se ocuparon de muchos, excesivos, detalles (nombres, ligas familiares, cargos públicos, dependencias, salarios incluso) del nepotismo en la era Cuitláhuac y valió.
La única respuesta fue la indiferencia y el desdén cuando, caray, AMLO, el presidente de la república, se ha declarado el peor enemigo, entre tantas otras pesadillas sociales, de los políticos que en sexenios anteriores se despacharon  “con la cuchara grande” e impusieron en cargos públicos a parientes y amigos, y hasta barbies.
Y en Veracruz, con la era Cuitláhuac, nada pasó, pues reprodujeron como copia xerox las prácticas priistas, panistas y perredistas.
Bastaría referir que 450 años antes de Cristo, el relato bíblico documenta que los jefes tribales, reyes y emperadores transferían el poder político, social y económico a sus hijos, al grado de que teniendo diez años de edad ya mandaban y ejercían el poder hasta la muerte, es decir, de unos 50, 60 años en adelante.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *