xalapa
18
Search
Domingo, 26 de Enero de 2020
  • :
  • :

Escenarios: El priista honesto

LUIS_VELAZQUEZ

•Experto político

•Sereno y mesurado

Luis Velázquez

12 de diciembre de 2019

UNO. El priista honesto

Pocos, excepcionales políticos pueden pasear su honestidad en la vida y en la cancha pública como Edmundo Martínez Zaleta.

En su biografía social fue presidente municipal de Papantla, diputado federal, director de Tránsito y presidente del CDE del PRI con Agustín Acosta Lagunes, y aun cuando estuvo en cargos públicos donde bien pudo “ordeñar la vaca” y “meter la mano al cajón”, nunca, jamás, fue tentado por el billete fácil.

Tampoco traficó influencias ni cayó en conflictos de intereses.

Nunca, por ejemplo, encaramó a un familiar, pariente cercano o lejano, en un puesto oficial.

Ni menos, mucho menos, dejó escándalos pasionales en la cancha pública.

Además, y lo que resulta raro y extraño, con una honradez “a prueba de bomba”, porque muchos años después sigue viviendo “con la medianía de su salario”, y acaso, con muchas premuras para terminar la quincena.

Más allá de ismos como priismo, panismo, perredismo, morenismo, etcétera, su integridad perfila a un hombre limpio, respetado y admirado, respetable y admirable.

Su experiencia política que jugó al frente, en medio y en la retaguardia de la cancha resulta ejemplar.

DOS. Reposado, sereno y prudente

Es un político reposado, sereno y prudente, siempre privilegiando la amistad, lejos de las pasiones revolcadas y truculentas en que suelen caer las elites partidistas.

Siempre lo mostró en el ejercicio del poder y, por ejemplo, para haber trabajado con Acosta Lagunes era para salir canonizado.

Alcalde y líder priista que fue, nunca quedó atrapado y sin salida en la rebatinga por el presupuesto oficial a diferencia de muchos otros de su tiempo que terminaron en el penal de Pacho Viejo, o en todo caso, desacreditados en el abismo sin fin.

Alguna vez, el góber de su tiempo le quiso endulzar el oído diciéndole que se alistara porque estaba predestinado a la candidatura priista a jefe del Poder Ejecutivo Estatal en un tiempo cuando los partidos de oposición ningún peligro representaban para el tricolor.

Mesurado y calmado, nunca escuchó el canto de las sirenas, y por el contrario, prudente solo escuchaba a su jefe superior y le echaba el cabezazo con frialdad cerebral haciéndole creer que le creía.

Y tal solo puede darse en corazones y neuronas maduros, con los pies en la tierra y en la realidad.

Y más, cuando en el oficio político, “la tomadura de pelo” es un deporte nacional.

TRES. Huitzilopochtil sigue gobernando

Muchos políticos apenas, apenitas, llegan a la presidencia municipal y es el cargo público más alto en su vida.

Luego de la alcaldía de Papantla, su tierra, Martínez Zaleta escaló otros espacios y durante muchos años, además de la diputación federal y la dirección de Tránsito y el CDE del PRI, se desempeñó en tareas federales.

En la política, como en las artes, ningún político ha de jubilarse. Y más, cuando de por medio tiene una biografía singular, donde la honestidad y la experiencia se conjugan.

Pero una cosita es el legítimo sueño y otra la realidad avasallante en un oficio, una profesión, que como decía Juan Maldonado Pereda, “es un tragadero de hombres”.

Y en el peor de los casos, hay políticos sexenales, y en el mejor de los casos, transexenales, porque, y por lo regular, cada nuevo jefe encumbrado tiene su equipo político y sus leales y sus seguidores y sus fans y sus vasallos y sus barbies, y los antecesores son desechables.

La vida es así, y ni hablar, pero en la política, como también en tantas otras actividades, Huitzilopochtli sigue gobernando.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *