xalapa
22
Search
Martes, 25 de Setiembre de 2018
  • :
  • :

Escenarios: El tragadero de hombres

LUIS_VELAZQUEZ

•Los muertos resucitan
•Tener prendidas veladoras

Luis Velázquez
25 de abril de 2018

UNO. El tragadero de hombres

La política, decía Juan Maldonado Pereda, QEPD, es un tragadero de hombres.
Y si alguna duda existiera todavía por ahí podría referirse un par de casos en la cancha priista.
En el año 2007, Ricardo Landa como presidente del CDE del PRI ganó 154 presidencias municipales.
Y en el año 2016, Renato Alarcón perdió 170 alcaldías el mismo día.
Ahora, uno y otro, Landa y Alarcón, en el limbo.
Landa desapareció de la cancha pública luego de la caída de un caballo en un jaripeo en Acayucan, donde se lucía delante de su novia.
Y Alarcón desapareció desde que Américo Zúñiga fue ungido dirigente rojo y dada su derrota apocalíptica, la peor en la historia tricolor del Golfo de México, ni baranda tocó para una diputación local o federal, uni o pluri.
Desde hace once años, Landa ha tocado puertas y todas cerradas. Y ni hablar, se ha concentrado en su fuente de empleo como es la venta de leche.
Y de Alarcón, nada se sabe ni conoce.
Y su amigo entrañable, hermano putativo, Adolfo Mota, quien va de salida del Congreso federal y su tótem Emilio Gamboa Patrón negoció con el gobernador Yunes su paz y tranquilidad, en ningún lado lo ha podido acomodar.

DOS. Los muertos resucitan

Landa y Alarcón son jóvenes. Tienen una vida por delante. Cierto, los vientos huracanados han sido en contra, por ahora.
Pero como dice Jorge Uscanga Escobar, en política nadie está muerto.
Incluso, los muertos resucitan.
Bastaría, por ejemplo, referir el caso del priista Jorge Moreno Puga Salinas, quien desde el Alemanismo, cuando fue ideólogo policiaco de Alejandro Montano Guzmán, está en la banca.
En el año 2016 estuvo en la antesala de resucitar como secretario General de Gobierno si su amigo Héctor Yunes Landa ganaba la gubernatura, pero quedó en el quirófano electoral de las urnas.
Hoy, va en el número tres de la lista de candidatos pluris al Congreso local.
Y le vaya como le vaya al tricolor el primero de julio, de cualquier manera quedará.
Landa y Alarcón habrían, entonces, de inspirarse en Jorge Moreno, pues como dice el viejito del pueblo, “con el tiempo y un ganchito” el pasto reverdece.

TRES. Apostar a un milagro

Lo malo es que en el limbo político (RENATA le llaman, Reserva Natural del Talento), otros desesperan.
Por ejemplo, luego de picar piedra una y otra y otra y otra ocasión, Fernando Arteaga Aponte renunció al tricolor y es candidato de MORENA a diputado local, en tanto su hija Valeria es candidata priista suplente de Sheyla Flores a diputada federal.
“Los Viagras” también desesperaron. Y tanto Felipe Amadeo Flores Espinoza, el fundador, y Mario Tejeda Tejeda, el presidente de “Vía Veracruzana” están en la cancha de la yunicidad.
Claro, también se encabritó el exalcalde de Xalapa y exdiputado local y federal, Ricardo Ahued Bardahuil, quien primero se soñó candidato priista a gobernador y perdió y luego a senador y perdió y en MORENA le abrieron las puertas y mesiánico populista se fue.
Nadie pensaría que Ricardo Landa y/o Renato Alarcón se bajaran del barco priista, y más porque los partidos políticos ya repartieron las candidaturas a diputados locales unis y pluris que faltaban.
Su priismo, lealtad y fidelidad “a prueba de bomba” han de merecer un reconocimiento cuando el PRI retome el poder.
Y, bueno, si Alarcón perdió 170 presidencias municipales de un jalón y con lo que rebasó por completo a Miguel Ángel Yunes Linares cuando como presidente del CDE del PRI chirinista, 1997, perdió 107 alcaldías.
Luego de su derrota, Yunes Linares se fue del PRI y debutó en plan estelar con Vicente Fox y Felipe Calderón y ahora gobierna Veracruz, el más grande sueño de un político.

CUATRO. Tener dos veladoras prendidas

Ricardo Landa pertenece al grupo político de Ranulfo Márquez Hernández, ex de todo menos de gobernador, y Antonio Benítez Lucho, el gran ideólogo fidelista, ex diputado federal y delegado federal del IMSS.
Alarcón solo tiene en su equipo a un amigo encumbrado como es Adolfo Mota y, bueno, la diputación federal pronto cumplirá su tiempo constitucional, y a partir de entonces, si el candidato priista a gobernador gana en las urnas, entonces quizá una posibilidad para encaramarse al nuevo barco sexenal.
Y de ser así, vientos favorables para Mota y Alarcón.
Landa también soñaría con la misma posibilidad, pues Ranulfo forma parte del llamado “Cuarto de guerra” de Pepe Yunes y si Yunes Zorrilla ganara, entonces, mínimo, se integraría al equipo de asesores políticos, tipo Carlos Brito Gómez, José Murat Casab y Enrique Jackson con Javier Duarte, y a quien orientaron tan bien que está preso en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México.
Pero, claro, si el mal fario cayera sobre el PRI con las 5 elecciones del primero de julio, entonces, la sequía política, económica y social tanto para Landa como Alarcón podría perpetuarse seis años más.
Nada recomendable, entonces, en política como tener dos veladoras prendidas. Una, en la política, y otra, en la iniciativa privada.
Landa habría de esmerarse en volver más productivo su rancho y Alarcón bien podría asistir a la familia Mota con el invernadero en Coatepec para exportar flores al otro extremo del mundo.
Y/o de plano, comenzar nueva vida desde la iniciativa privada.
Y más, porque la vida camina y de pronto, zas, los años se vienen encima y atrás repunta una nueva generación de políticos, cada vez más mejor preparados y cada vez con mejores relaciones.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *