xalapa
22
Search
Lunes, 18 de Junio de 2018
  • :
  • :

Escenarios: Horror recrudecido

LUIS_VELAZQUEZ

•Asesinados 35 políticos
•La mano con narcomensaje

Luis Velázquez
18 de mayo de 2018

UNO. Horror recrudecido

El terror se ha recrudecido en Veracruz. En Pánuco, el domingo 13 de mayo la mano de un hombre fue tirada en el corredor de una casa propiedad de la ex diputada local, Octavia Ortega Arteaga, candidata a diputada local por el PVEM.
En la campaña de los candidatos a diputados federales, una mañana estalló una bomba molotov frente a la casa de la candidata priista, Sofía del Sagrario de León Maza, hermana de Manuel, director administrativo que fuera de Gerardo Buganza Salmerón como secretario General de Gobierno en el sexenio anterior.
En el inter fue asesinada la Fiscal Especial en delitos sexuales y contra la familia, Yendi Guadalupe Torres Castellanos (noviembre 2017) cuando llegaba a su oficina hacia las 9 de la mañana y a la fecha, el expediente en el archivo.
El norte es un talón de Aquiles en Veracruz. Por allá entraron los malosos procedentes de Tamaulipas.
Incluso, con un tiempo huracanado cuando, y por ejemplo, rafaguearon el primer autobús de pasajeros en el país y en donde un niño muriera de un tiro en los brazos de su madre.
Tiempo aquel cuando fueran tirados los primeros cadáveres en el puente que comunica a Veracruz con Tampico.
Y aun cuando en otros municipios, en Córdoba, por ejemplo, fueron asaltados unos comensales en una taquería y un asadero y atracados unos feligreses en una iglesia, y cuatro niños asesinados en una colonia popular de Coatzacoalcos, el norte es un flanco débil y frágil, atractivo para los carteles y cartelitos.

DOS. Asesinados 35 políticos
La mano que dejaron a la candidata del PVEM, partido aliado del PRI, es mensaje directo y subliminal.
Al momento, en el país han asesinado a treinta y cinco candidatos a un cargo de elección popular.
Y más, porque al lado de la mano había una cartulina doblada suscrita por la delincuencia organizada con una amenaza directa, concreta y específica en contra de Octavia Ortega.
Ella desea de nuevo regresar al Congreso local.
Y más, porque a partir de la LXIV Legislatura, todos y cada uno de los diputados locales pueden reelegirse por tres periodos consecutivos hasta completar once años seguiditos elaborando leyes y enriqueciendo las actuales.
Pero la mano implica otras connotaciones, que bien puede ser de parte de los malandros, pero de igual manera, fuego partidista adversario y enemigo.
Miguel Alemán Velasco decía que a todos los seres humanos, quizá mucho más a los políticos, nos han amenazado alguna vez.
Pero con todo hay varios tipos de mensajes y cuando, y como en el caso, una mano aparece en el corredor de su casa, entonces, y en el lenguaje malandresco significa, claro, un aviso de muerte.
Mínimo, de cortarle las manos porque habría “ordeñado la vaca”.
Y/o porque se niega a compartir.
Y/o porque constituye un freno para otros.
En todo caso, simple y llanamente, fuego amigo.
Y más, porque los interesados están apostando a la campaña del miedo para que, digamos, renuncie a la candidatura.
Ella, sin embargo, es firme en sus decisiones.

TRES. Pasiones desaforadas

Octavia Ortega es contadora, con una maestría en Administrativa, se desempeñó en la academia como profesora, doctora Honoris Causa.
Fue dirigente priista en Pánuco y síndica y diputada local presidenta de la Comisión de Educación.
También, presidenta del Congreso.
En agosto de 2014, otros malandros tiraron una bomba en su casa con sus hijos en el interior del domicilio.
Tiempo anterior, la involucraron en una intriga en contra del senador Pepe Yunes Zorrilla y en su oportunidad fue aclarado ante quien correspondía.
Ella vive en Xalapa, pero con el ombligo umbilical en Pánuco, y en donde de nuevo aspira a la curul.
Está claro, sin embargo, que la buscan intimidar.
Y más ahora en el tiempo electoral en disputa cuando el hombre fuerte del pueblo, Ricardo García Guzmán renunció al PRI luego de varios cargos públicos con Miguel Alemán Velasco, Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte, y se ha arropado en el PAN yunista.
Y en la lucha por el poder, ya se sabe, las pasiones suelen volverse desaforadas.
Nadie desearía que a la maestra Octavia Ortega le diera un sorpresivo ataque de caspa y la autoridad habría de tomar las medidas suficientes, como por ejemplo, en el caso de la candidata del PAN a gobernadora, Miriam Judith González Sheridan, a quien le asignaron un trío de escoltas porque, dice, está amenazada de muerte por las elites de MORENA, su expartido.

CUATRO. Días y noches escabrosas

Un par de mujeres políticas está en la cancha ríspida.
Grave, en un Veracruz donde el feminicidio alcanza niveles insospechados, de tal manera que ya existen dos Alertas de Género sin resultados concretos y específicos, y todavía así, algunas voces cabildean uno más.
El secretario de Seguridad Pública ha dicho, por ejemplo, que las mujeres son asesinadas en la tierra jarocha debido a la violencia intrafamiliar.
Pero en el caso de July Sheridan y Octavia Ortega parecieran existir otras razones.
Los días y las noches por delante suenan escabrosos, pues estamos a 44 días de la elección y muchas cosas siniestras y sórdidas podrían ocurrir.
Otra candidata a diputada federal, Valeria Arteaga, hija del ex priista Fernando Arteaga Aponte, candidato de MORENA a la curul local, renunció a la nominación por el fuego amigo en su contra.
Los días y noches que caminan son turbulentos y sería dolorosa la desaparición de una política, a menos, claro, que la mano en el corredor de la casa de Octavia Ortega en Pánuco haya sido “una broma de mal gusto”.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *