xalapa
22
Search
Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
  • :
  • :

Escenarios: La Barbie de barbies

LUIS_VELAZQUEZ

•El político hedonista
•El reino por una mujer

Luis Velázquez
07 de agosto de 2017

Uno. La reina de las barbies

Todo le dio Javier Duarte a Dominga Xóchilt Tress.
La nombró directora de Espacios Educativos en la secretaría de Educación, donde Adolfo Mota Hernández se “le tiró al piso”.
Otorgó cargos públicos en el ICATVER a dos de sus amigas.
Le regaló una casita en el fraccionamiento Costa de Oro de Boca del Río.
Le obsequió un departamento en Xalapa.
Le regaló una camioneta de 850 mil pesos.
Le puso una camioneta de escoltas armados.
La paseó en el país.
Todo, en nombre de Veracruz y del erario, pero ahora la yunicidad la tiene presa con dos años de prisión preventiva acusada de enriquecimiento ilícito de ocho millones de pesos.
Quizá la Dominga fue la Barbie por excelencia en el sexenio pasado, incluso, por encima de otras que también merecieron privilegios, entre ellos, cargos públicos.
Bien lo decía Duarte:
“Yo como gobernador me volví sexy”.
Y todos lo festinaban.
Un sábado, Dominga le dijo:
“Demuéstrame tu amor y llévame a un bar”.
Y la llevó al Barezzito de Boca del Río.
Y todavía citó ahí a un conductor de Telever y cuando llegó le dijo delante de ella:
“Desde hoy tu estarás pendiente de que a ella nada le falte”.
Y nada le faltó.
Ahora, Duarte está preso en el Reclusorio Oriente de la Ciudad de México y Dominga estuvo en el Penalito del puerto jarocho unos días.
El gobierno azul los ha unido una vez más, luego de que, todo indica, la relación se había roto cuando ella descubrió su vocación artística y se cobijó con “Los tigres del norte”.
Una vida excitante que bien podría ser llevada a la pantalla casera desde el asesinato de su esposo, el panista Gregorio Barradas, recién electo presidente municipal de Rodríguez Clara.
Dos. El político hedonista
El poder embriaga, seduce, transforma, enloquece.
Duarte, por ejemplo, también la quiso hacer notaria pública, pero en dos ocasiones reprobó el examen y en ambos casos siempre decía al jurado:
“Le voy a decir a Javier”.
Y, no obstante, quedó con las ganas.
También se miró diputada local y Duarte intentó, pero con todo su poder, tampoco pudo.
Según las versiones, Érick Alejandro Lagos Hernández, quien en el duartazgo fue presidente del CDE del PRI, subsecretario y secretario General de Gobierno y diputado federal, acercó a Dominga Xóchilt con Duarte.
Y Duarte se dejó querer.
Era, es, ha de ser, el estilo de Lagos para abrirse paso en política, donde, y como decía Juan Maldonado Pereda, QEPD, “nunca llega el mejor, sino el que más conviene”.
Y Lagos convenía a Fidel Herrera Beltrán y Duarte porque, entre otras cositas, los hacía felices arrimándoles chicas, el trabajo que en la antigua Grecia correspondía a los bufones y a los eunucos.
Los doce Césares de que habla Suetonio en su libro clásico tenían la misma debilidad por las barbies.
Incluso, eran bisexuales, porque de igual manera se estremecían con una mujer que con un efebo.
El más singular de todos, Adriano, aquel que exilió a su esposa en el otro extremo del reino para vivir a plenitud su idilio con Antínoo, el chico de 17 años.
Alejandro Magno se fue a la conquista del continente asiático acompañado de sus efebos que alternaba con las hijas de cada jefe tribal por donde pasaba.
Marco Antonio sucumbió ante Cleopatra, la reina de Egipto, y puso Roma a sus pies.
Bien escribió José López Portillo en sus “Memorias”. Una, dijo, es la persona con la que se vive y otra la que se ama.
Atrás de todo, el poder hedonista.
El político en turno, dueño del día y de la noche y dueño del destino común.

Tres. Yunicidad va por Karime

Una parte de las redes sociales ya se fueron en contra de la yunicidad.
Dicen, como Julio “Astillero” Hernández, La Jornada, que con la captura de Dominga Xóchilt “nos quieren dar gato por liebre”, pues “la cereza del pastel” se llama Karime Macías.
“Con calma y amanecemos” diría el chamán.
El góber azul de Veracruz ha anunciado en varias ocasiones que irá por Karime, pues si la PGR, Procuraduría General de la República, todo indica, le otorgó el perdón y la amnistía, la Fiscalía integra y documenta su expediente negro.
Incluso, a estas alturas lo han de tener listo.
Y si a Dominga la detuvieron en Jalisco, a lo mejor la yunicidad mueve relaciones y llega hasta Londres y se la trae.
Y más porque en ocho meses el gobierno azul ha venido encarcelando, digamos, a un duartista por mes.
Y por delante quedan dieciséis meses y 64 denuncias penales en contra de igual número de duartistas.
Mínimo, entonces, si se aplica tal aritmética, 16 políticos más del sexenio anterior están en la mira penal.
Y en un descuido… hasta otras barbies.
La frivolidad fue demasiada. Y también la grosera intolerancia. Y la desfachatez y el desparpajo.
La vanidad es muy canija. Devastadora. Se traga a las personas. Y las descarrila.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *