xalapa
18
Search
Viernes, 19 de Octubre de 2018
  • :
  • :

Escenarios: La historia como comedia

  • La historia como comedia
  • Dominga traicionó a Duarte
  • Y Tarek a Karime Macías

 

LUIS_VELAZQUEZUNO. La historia como comedia

 

Bien decía Carlos Marx y Federico Engels a propósito de las historias de lealtades y traiciones de Javier Duarte, Karime Macías, Dominga Xóchilt Tress y Antonio Tarek Abdalá:

La historia suele repetirse unas veces como tragedia y otras como vil, barata, ramplona y barata comedia.

Y aun cuando ya sabemos, Jesucristo tuvo su Judas y Emiliano Zapata su Jesús Guajardo y Pancho Villa su Álvaro Obregón y León Trotsky su José Stalin, Duarte todo le dio a Dominga.

Le dio, por ejemplo, alto nivel social como su Barbie preferida.

Le dio camioneta blindada oficial y escoltas y guaruras.

Le dio juego político ante su gabinete legal y ampliado.

Le dio la dirección de Espacios Educativos en la secretaría de Educación con Adolfo Mota Hernández.

La declara su ideóloga educativa.

La ungió apóstol de la educación en la tierra jarocha.

Le concesionó cargos públicos para sus amiguitas, otras barbies.

Le regaló tres casitas en la calle Salmón del Frac. Costa de Oro de Boca del Río.

Le salpicó el olor a poder.

Tuvo acceso tanto a privilegios como a secretos del poder público.

La mitad del gabinete y la otra mitad se le cuadraba.

Y de pronto, zas, cuando la yunicidad se lanzó en contra de Duarte y los suyos, anexos, conexos y similares, y el penal de Pacho Viejo fue llenándose con duartistas desde políticos y jefes policiacos hasta policías y uno que otro malandrito, y el fuego le llegó a Dominga, Dominga desembuchó lo que sabía.

Entonces, incluso, fue bendecida por el poder, se volvió testigo protegido de la Procuraduría General de Justicia, PGR, y de la Fiscalía de Veracruz, y lo traicionó.

Simple y llanamente, lo traicionó…, para, digamos, evitar la cárcel.

 

DOS. El hermano de Karime

 

Antonio Tarek Abdalá es la otra fichita moral en la relación con Duarte, Karime y Dominga.

Tarek, el gran basquetbolista norteamericano originario de Tres Valles, el pueblito de la Cuenca del Papaloapan que también tuvo sus fosas clandestinas, fue el jefe administrativo máximo del DIF con Karime Macías.

Karime, quien lo llamaba “mi hermano”, el hermano que nunca tuvo, lo promovió del DIF a ultra contra súper tesorero de la secretaría de Finanzas y Planeación, donde fue más poderoso que los subsecretarios y el secretario de SEFIPLAN, de tal manera que manejaba todo el dinero público que salía.

Alguna ocasión, la presidenta municipal de Rodríguez Clara, Amanda Gasperín Bulbarela, llegó a una cita con Tarek en SEFIPLAN y la hizo esperar una, dos, tres horas.

En la antesala, la alcaldesa escuchó, de pronto, a una persona jugando basquetbol en un privado y cuando checó era Tarek sentado en su sillón ejecutivo jugando a ensartar una pelotita en una canastita de básquet instalada en su oficina.

Y lo encaró.

En nombre de Karime y la confianza y el cariño y el afecto, etcétera, etcétera, Tarek hacía y deshacía.

Luego, lo ungió candidato a diputado federal y lo proyectó en el Congreso de la Unión.

Ahora, y luego de los trastupijes en la cancha política y mediática, resulta que Tarek Abdalá como testigo protegido de la PGR ha confesado, entre otras cositas, que Karime Macías “decidía la asignación de contratos en Veracruz” durante el sexenio de Javier Duarte, su marido.

Tarek ha aceptado que “estuvo al tanto de los desvíos que se hacían mediante empresas fantasmas” (Reforma, Abel Barajas, 29 de septiembre, 2018).

“Sabía que se usaban empresas fantasmas y también sabía que era Karime Macías la que decidía en varias ocasiones a quien darle un contrato público”.

Así, con Tarek y Karime se repite la misma historia cómica quizá, mejor dicho, trágica, de Dominga y Duarte.

Y, caray, y sin que pueda tirarse la primera o la última piedra, ¡qué mala onda que tanto Dominga como Tarek terminaran así en su relación con Javier y Karime!

 

TRES. Duarte dolido de las traiciones

 

Duarte ha confesado, sin entrar en detalles, que le duelen y lastiman las traiciones de los suyos.

En la lista, claro, tendría a varios y cuyos nombres andan en el lenguaje popular.

Por lo pronto, Dominga y Tarek han quedado como los Judas de Duarte y Karime.

Primero, porque en el sexenio anterior disfrutaron “las mieles del poder” y “ordeñaron la vaca suiza” hasta donde pudieron.

Segundo, porque participaron de los bienes públicos.

Tercero, porque tuvieron conocimiento de “la metida al cajón” y nunca, jamás, renunciaron, y por el contrario, siguieron trepados en lo más alto de la cima usufructuando “el pinche poder”.

Cuatro, porque creyeron que nunca el destino y la lumbre los alcanzaría.

Cinco, porque en el caso de Tarek tenía conocimiento de la solicitud de desafuero de la Fiscalía yunista, y de pronto, halló el camino fácil como es volverse testigo protegido de la PGR para ver si así la libra.

Pero…, bueno, de acuerdo con la ley ya se verá el desenlace porque de algún modo están embarrados y quizá declarando en contra de Karime y Duarte esperaría n que en todo caso cuando menos les reduzcan la condena.

Seis, porque Tarek y Dominga se fueron por el camino fácil de la traición.

Y por añadidura, aun cuando la Dominga ya libró, todo indica, la cárcel (se le quedaron dos casitas de la calle Salmón, en Costa de Oro), y Tarek está en la ruleta rusa, el tribunal popular ya dictaminó sobre los dos.

El par ha entrado a la historia como unos traidores, claro, a Duarte y Karime, pero también, como haberse beneficiado del recurso público.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *