xalapa
22
Search
Domingo, 22 de Julio de 2018
  • :
  • :

Escenarios: La mujer del policía

LUIS_VELAZQUEZ

•Un tiro en la espalda
•El comandante asesinado

Luis Velázquez
05 de julio de 2018

UNO. La mujer del policía

El viernes 29, a las 9 de la noche, el comandante policía, Frank Munguía, alquiló una habitación en el hotel Gran Plaza, en Santiago Tuxtla.
Estaba feliz. Sonreía. Y su cara redonda se alargaba y su cabellera blanca, con los pelos echados pa’lante, parecían el teclado de un piano.
Iba acompañado de una mujer que como las inditas se puso atrás del comandante y sin hablar una sola palabra.
Antes, se habían tomado unas copitas en el bar.
Le dieron la habitación 203.
El sábado 30, hacia las 6 de la mañana (¿6 de la mañana en un sábado?), el empleado de limpieza tocó la puerta para, háganos favor, asear el cuarto.
Entonces, miró unas gotitas de sangre que escurrían en el piso.
Y siguió el rastro de la sangre y se topó con su cadáver tendido boca abajo, todavía vestido con la ropa oscura que llevaba la noche anterior.
Nadie, en el turno de noche del hotel, supo el momento cuando la mujer había salido.
Nadie la miró.
Tampoco escucharon la detonación.
El comandante tenía un solo tiro en la espalda.
Luego, la policía supo que había sido asesinado con su propia pistola.

DOS. La muerte del comandante

La muerte del comandante asignado en Cosamaloapan, fallecido en Santiago Tuxtla, levantó muchas interrogantes, entre otras, las siguientes:
1) El comandante olvidó su propia regla policiaca si la mujer aquella fue levantada por ahí.
2) Y si la conocía, entonces peor, pues significa que nunca, jamás, se reservó un espacio para conocer la naturaleza femenina. Y se confió.
3) La mujer salió bragada. Lo asesinó, primero, con su propia pistola, y segundo, por la espalda. Matar por la espalda significa una traición. Además, está claro que ella era, o es, de “armas tomar”.
4) Si era comandante policiaco, inverosímil andar sin una escolta. Y más, en el tiempo nublado de Veracruz donde los carteles y cartelitos disputan la jugosa plaza Veracruz.

5) Bien puede darse la circunstancia de que la mujer asesina era una Mata-Hari, digamos, una enviada del mal para ajustar cuentas.
6) ¿Y si fue enviada por otro comandante, un jefe policiaco, un malandro, incluso, un policía duartista para sembrar el caos?
7) Raro y extraño el asesinato en la víspera de la elección dominical.
8) La regla universal es categórica: policía armado y que se confía a una mujer desconocida y/o violenta es un policía muerto.

TRES. Compañera de una pasión efímera

9) La relación entre una pareja llena de celos y con unas copitas en el corazón y en el ánimo y con un hombre armado toda la vida constituirá un riesgo. Y más, cuando se está “a medios chiles”.
10) Ha de preguntarse el carácter, el temperamento, los genes y las vísceras del comandante. ¿Era, por ejemplo, un policía sereno y reposado, impetuoso, sembró huracanes o mieles en su vida, al frente de la corporación?
11) Bien pudo tratarse de un lío pasional. Idi Amín, el dictador de Uganda, decía así a las mujeres de su reino: “Me amas o te mato”.
12) Desde luego, cuidado con las pasiones callejeras. “Vende caro, tu amor, aventurera” cantaba Agustín Lara a las trabajadoras sexuales de su tiempo.
13) Desde Mata-Hari y desde la actriz porno de Donald Trump significa una locura confiar en una mujer conocida la misma tarde/noche.
14) Resulta insólito que nadie en el hotel, el velador nocturno, por ejemplo, cuando todo está en silencio, y más en Santiago Tuxtla, nunca escuchara el disparo.
15) ¿Habría sido la primera ronda sexual del comandante policiaco de Cosamaloapan en San Andrés Tuxtla? ¿Los policías a sus órdenes conocían a sus mujeres? ¿Sabían de la vida sexual de su comandante? ¿Conocían a la mujer compañera de pasión la noche del viernes 29 de junio?

CUATRO. Una malandra en la noche

16) Antes, los malosos asesinaban a policías. Ahora, Frank Munguía Sánchez es el primer comandante asesinado por una mujer. ¿Sería ella una malandra?
17) En Río Blanco hubo fuego cruzado entre malosos y policías estatales y murieron dos chicas menores de edad. En el lado oficial siempre hablaron de la relación sexual de una de ellas con el narcojefe. El comandante Frank y su mujeruca.
18) ¿Tendrán los policías de Los Tuxtlas su cofradía de mesalinas y todos se conocen entre sí?
19) La mujer asesina de la noche del viernes en Los Tuxtlas sabía utilizar el arma, era valiente y disparaba y de un solo tiro certero mató al comandante.
20) ¿Habría la pareja jugado a la ruleta rusa? Pero de ser así, entonces, ¿por qué el tiro por la espalda?

21) La historia de servicio del comandante y sus amores y desamores ha de ponerse en la cancha para seguir la pista de aquella mujer misteriosa.

22) Matar por la espalda es asesinar a traición. También, claro, el miedo influye. El enojo. El coraje. El odio. El rencor.
Desde el sábado 30 a las 6 de la mañana, el crimen del comandante policiaco se ha perdido en la masacre electoral del PAN, PRD, MC, PRI y PVEM del domingo primero de julio. Y de la goliza de Brasil a México en el Mundial.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *