xalapa
22
Search
Viernes, 23 de Febrero de 2018
  • :
  • :

Escenarios: Nueve traidores a Duarte

•Le deben todo y…  •Se fueron con Héctor Yunes

LUIS_VELAZQUEZI

Una vez más el senador Héctor Yunes Landa fue incendiario en el discurso en la comelitona de Alianza Generacional.

La lucha contra Javier Duarte es imparable y todo indica que habrá choque de trenes, por más cabildeo, incluso, de Los Pinos y/o de César Camacho Quiroz, presidente del CEN del PRI y líder del Movimiento Juvenil Revolucionario en el estado de México cuando Yunes Landa lo era a nivel nacional.

Y por eso mismo resulta indicativo y significativo que otros priistas hayan aceptado la invitación del senador, y más porque la mayoría está ligada al gobernador.

Por ejemplo.

Ramón Poo Gil, el alcalde jarocho impuesto por Duarte en el Ayuntamiento, sin tener militancia ni menos, mucho menos, trabajo social.

Ana Guadalupe Ingram, quien ha dejado inconclusa la diputación local para asumir el siguiente cargo público, diputada federal; todo se lo debe a Duarte.

Pascual Lagunes Ochoa, el líder sindical de TAMSA, quien ha atravesado el fuego de la disidencia sin perturbarse, debido al respaldo de Duarte.

El biólogo Alfredo Tress, el dueño de la AVE, fundada a instancia y sugerencia de Fidel Herrera y Javier Duarte, obsequiándole más de 15 presidencias municipales en la elección del año 2013.

Raúl Díaz Diez, el presidente del PRI jarocho, quien debe a Duarte su nombramiento partidista, además de la delegación de la Secretaría de Educación en 24 municipios, con sede en el puerto jarocho.

Mario Tejeda Tejeda, el líder del Viagra, quien debe a Duarte la dirección administrativa de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario con José Tomás Carrillo y de la Procuraduría de Justicia con Felipe Amadeo Flores Espinosa.

Sergio Pazos Navarrete, quien debe a Duarte la candidatura priista a la alcaldía de Boca del Río, y ni modo, si se perdió fue por su culpa, en ningún momento por culpa del jefe máximo, y ahora está en la recta final para la curul federal.

Mimí Guzmán, quien está en deuda con Duarte por la Secretaría de la Protección Civil y la candidatura a diputada federal, todo indica, por el distrito de Coatepec.

Y Alfredo Ferrari Saavedra, el presidente del CDE del PRI, quien excusó su presencia en el banquetazo hectorizado, diciendo que somos plurales, un discurso viejo y oloroso a humedad, fuera de tono, que pretende en vano ocultar la realidad de la ruptura ente Héctor Yunes y Duarte.

Todos ellos, unos más, otros menos, aplaudieron a Yunes Landa en su discurso incendiario en contra del gobernador.

¿Fueron por su iniciativa propia al comelitón de Alianza Generacional… creyendo el cuento de la pluralidad?

¿Fueron como espías para informar al jefe máximo?

¿Se fueron por la libre?

Y más… por lo siguiente.

II

El senador de la República expresó los siguientes conceptos en su discurso lleno de fuego.

Uno. Ni Pepe Yunes ni yo… “tenemos problemas con la honestidad#, para referirse así a la fama pública de algunos exsecretarios duartistas que acaban de renunciar al cargo, entre ellos, Érick Lagos, Adolfo Mota, Jorge Carvallo, Alberto Silva y José Ruiz Carmona.

Dos. “Ni Pepe ni yo… requerimos de prestanombres”, aludiendo a varios duartistas que a tal han recurrido para disfrazar sus negocios ilícitos, entre ellos, y por ejemplo, Érick Lagos, Jorge Carvallo, Arturo Bermúdez y María Georgina Domínguez.

Tres. “No hemos defraudado la confianza” para aludir a Édgar Spinoso Carrera y Gabriel Deantes Ramos, denunciados por la Auditoría Superior de la Federación por irregularidades de más de 6 mil millones en el ramo educativo.

Cuatro. “La mini gubernatura… es una barbarie regresiva” para reafirmar su postura ante la iniciativa de ley de Duarte aprobada por 45 de los 50 diputados locales.

Cinco. “Veracruz está en terapia intensiva” para englobar el estado de cosas en que se encuentra el territorio jarocho con el sexenio próspero.

Seis. “El gobierno de Veracruz se ha convertido en un botín político para los duartistas” para describir el estilo personal de gobernar, mandar y ejercer el poder en los últimos cuatro años, un mes y 20 días.

Siete. Hay en Veracruz “un déficit de confianza y un superávit en corrupción” perfilando así su mirada sobre el Veracruz de Duarte.

Ocho. Hay en Veracruz “un puñado de nuevos ricos ligados al gobierno del estado”, que parece un traje a la medida para, mínimo, el gabinete legal y ampliado del duartismo.

Pues bien, unos más, otros menos, los políticos tricolores que adeudan favores a Javier Duarte aplaudieron a Héctor Yunes en su discurso.

Incluso, y en nombre de la pluralidad, ninguno de ellos levantó la mano para el derecho de réplica.

Por el contrario, algunos sentaron en la mesa principal, al lado de Héctor y Pepe Yunes, convalidando el discurso de fuego del senador.

III

Claro, se trata de muchos señalamientos, todos girando alrededor de la corrupción, la deshonestidad, la indolencia y la incapacidad para gobernar con alteza de miras; por tanto el senador está obligado a aportar datos concretos y específicos, pruebas notariales, evidencias, coincidencias, testimonios, grabaciones, fotografías, acerca de sus acusaciones, todas graves para el gobernador en funciones.

Y más porque Poo, Ingram, Lagunes Ochoa, Alfredo Tress, Díaz Diez, Mario Tejeda, Pazos, Mimí y Ferrari estuvieron ahí y agacharon la cabeza en vez de defender a su jefe, a quien tanto deben privilegios y canonjías.

Quizá asistieron por si las dudas Héctor se afianza de aquí para el 2016.

Pero, bueno, Yunes Landa seguirá empujando la carreta todos los días y parte de las noches de aquí a la fecha del destape, sin doblarse ni ser doblegado.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *