xalapa
22
Search
Lunes, 23 de Abril de 2018
  • :
  • :

Escenarios: Panista universal

LUIS_VELAZQUEZ

•Pesadilla en el amanecer

•Tito Delfín, en la cancha

 

Luis Velázquez

17 de marzo de 2018

 

UNO. Panista universal

 

Tito Delfín Cano fue presidente municipal en dos pueblos, nomás para calibrar su dimensión política como los hombres del siglo XVIII que eran universales.

Alcalde en Azueta. Alcalde en Tierra Blanca.

Médico cirujano, ni un mejoral sabe recetar. La política le ganó.

También ha sido diputado local, ni más ni menos, en tres ocasiones.

Comenzó de jefe de la Jurisdicción Sanitaria en Cosamaloapan, pero como el viejito del pueblo dice que la política es una droga, entonces, la vida lo ha encumbrado en el gobierno de Veracruz y fue, por ejemplo, subsecretario de Salud ahora en la yunicidad, panista toda su vida.

Pertenece al equipo azul de Enrique Cambranis, el diputado federal que ya tiene amarrada la curul pluri en el Congreso de Veracruz.

A ese grupo, entre otros, pertenecieron Domingo Bahena, el gran compadrito de Cambranis, y que en el año 2016 sintió la bendición de los dioses para soñar con la candidatura a gobernador y cuando se la negaron se fue del PAN.

También la diputada local, Mariana Dunyaska, fue parte del clan de Cambranis, ahora, con luz propia, lista para regresar al Congreso de la Unión, con su nuevo look que tan asombrado trae al ex priista mudado en panista, el cacique de Papantla, Basilio Picazo.

También Cinthya Lobato Calderón, Marco Antonio Núñez, Ana Cristina Méndez, Hipólito Deschamps y Germán Yescas, entre otros, fueron alumnos de Cambranis, unos, fieles, otros declarados independientes.

Tito Delfín enfrenta un nuevo desafío electoral en su vida.

La diputación federal por el distrito de Cosamaloapan.

 

DOS. Un telefonema a las 3 de la mañana

 

Tan universal es Tito Delfín que durante varias semanas estuvo amarrado como candidato del PAN, PRD y MC a diputado federal por el distrito de Huatusco, listo para enfrentar al cacique

Rafael Ochoa, ex líder nacional del SNTE de Elba Esther Gordillo y ex senador de la república y expriista y dantista que todos creían.

Entonces, sucedió el reparto de las mieles y Dante Delgado Rannauro pidió la candidatura por Huatusco para su gente.

Buscó al cacique Rafael Ochoa y le salió con que desde hace ratito había desertado del Movimiento Ciudadano para declararse fans de AMLO.

Dante quedó atónito. Solo en el distrito. Sin posibilidad de un candidato ganador.

Y tiró la toalla al PAN.

Pero para la fecha, Tito Delfín se había disciplinado y confortado con la candidatura a la curul federal por el distrito de Cosamaloapan.

Tito fue contundente y lo expresó de la siguiente manera:

“La chancla que tiro… no la vuelvo a levantar”.

Y más, porque el día cuando le avisaron del revire por Huatusco fue con un telefonema a las tres de la mañana, en lo más profundo del sueño, en que soñaba sintiéndose Damián Alcázar en la tribuna parlamentaria según la película “La ley de Herodes”.

Tampoco lloró aquella madrugada con la noticia fatídica, pues él mismo sentía que haría el ridículo “llorando como un gay enamorado en la esquina” según reza el dicho cuenqueño.

Al contrario, “tiró su espada en prenda” y fue por ella y que por cierto, coleccionista de espadas (tiene mil) es Enrique Cambranis, el gurú azul.

 

TRES. Un distrito azul

 

37 años de militancia panista (a veces se deja crecer la barba como si fuera “El niño lobo”, y otras, trae piochita tipo Lenin y León Trostky), Tito Delfín enfrentará en el distrito de Cosamaloapan a su más aguerrido adversario como Valentín Reyes, el dueño de la cadena de tiendas, “Lores”, quien ha estado en todos los partidos políticos y ahora abraza la causa de AMLO con MORENA, el PT y el PES, el Pes enemigo de la diversidad sexual.

Pero el distrito de Cosamaloapan está más en el corazón de Tito.

Más municipios azules, a diferencia, por ejemplo, del distrito de Huatusco.

Su liderazgo social más arraigado que nunca, a tal grado que en su tiempo impuso a su esposa de alcaldesa de Azueta, aun cuando le falta heredarle la silla embrujada del palacio municipal de Tierra Blanca, pero, bueno, tiempo hay.

Además, en la Cuenca del Papaloapan, mayor número de priistas caídos, y otros más, sumados a la yunicidad, “haiga sido como haiga sido”.

Los Chiunti, los Molina Palacios, los Amanda Gasperín y los Érick Lagos, incluso, reducidos.

Y de la gran estructura política, social y electoral que tenía Margarito Montes Parra, el mítico dirigente de la UGOCP, ni el polvo queda.

La profesora Elena Zamorano, exiliada, incluso, de Cosamaloapan, luego de la gran derrota que le asestara el panista Gabriel Cárdenas Guízar en la disputa por la curul, cuando tenía 23 años de edad y a las 5 de la mañana andaba en campaña mientras Elenita dormía.

Desde Vicente Fox, año 2000, Tito Delfín ha gastado la suela de los zapatos con temperaturas horroríficas de 53 grados en la Cuenca del Papaloapan, y todo indica, la victoria en las urnas es suya.

 

CUATRO. Cuna del fidelismo

 

Cosamaloapan es la cuna del fidelismo, tiempo cuando Fidel Herrera Beltrán vendía tamales y longaniza los fines de semana para ayudar en la economía familiar.

En Cosamaloapan, la presidencia municipal es panista, y el distrito está pintado de azul, y Tito Delfín también desea izar el color azul en el Congreso de la Unión.

Y más allá de que en la mesa del Fiscal Jorge Wínckler tengan el expediente penal por desvío de recursos públicos de cuatro ex alcaldes del Papaloapan, todos priistas (calambres en tiempo electoral), Tito Delfín juega la batalla espectacular de su vida partidista.

Y es que de por medio está la candidatura a gobernador, en que el primogénito de Miguel Ángel Yunes Linares es el contendiente, “la única carta fuerte” que tenía el PAN según revelara el presidente Pepe Mancha.

Y ni modo de entregar malas cuentas.

 

Expediente 2018

Yunes, coaccionado

Luis Velázquez

17 de marzo de 2018

 

Desde el altiplano, el gobierno federal puede hacer y deshacer con el recurso público. Por ejemplo, urdir programas (Fondo para el Fortalecimiento Financiero le llaman) en tiempo electoral. Y en unos casos, todo para gobernadores afines. Y en contraparte, la llave medio abierta para la oposición.

El maestro en Economía, Carlos Quiroz Sánchez, académico en la Universidad Veracruz, así lo mira. Y confirma el reportaje publicado en Proceso número 2158 con el título en portada: “Millonario fondo electorero para los estados”.

Va al grano:

En el año 2016, el último de Javier Duarte, año de la elección de gobernador y diputados locales, a través de dicho Fondo, el Peñismo canalizó dos mil 662 millones 129 mil pesos.

Y el año anterior, 2017, primero de Miguel Ángel Yunes Linares, se lo redujeron a mil 576 millones 283 mil pesos.

Es decir, un 41.1 por ciento menos a Veracruz.

Y sólo para el contraste, el presidente Enrique Peña Nieto canalizó al estado de México, elección del gobernador y que recayó en manos de su primo Alfredo del Mazo Maza, el subsidio extraordinario le fue incrementado en un 18.2 por ciento.

Y no obstante, dice el master en Economía, en el discurso de Yunes Linares en Perote, “se le tiró al piso” a Peña Nieto.

Nadie dudaría, dice Quiroz, que el llamado “gobierno del cambio” estaría recibiendo otras fuentes de financiamiento todavía inadvertidas para el grueso de la población.

 

EL FONDO… DESFONDADO

 

El Fondo para el Fortalecimiento Financiero es un pulpo con muchos tentáculos para desviar recursos públicos con tanta habilidad contable que apenas, apenitas, los conocedores detectarían “las manos metidas en el cajón”.

Tan universal que, por ejemplo, incluye un número insólito de programas sociales, entre otros, los siguientes.

Fondo de Apoyo a Migrantes, Fondo de Apoyo en Infraestructura y Productividad, Fondo de Capitalidad, Fondo de Cultura, Fondo de Infraestructura Deportiva y Fondo de pavimentación, espacios deportivos, alumbrado público y rehabilitación de infraestructura educativa para municipios y demarcaciones territoriales.

Fondo Metropolitano, Fondo para el Fortalecimiento de la Infraestructura Estatal y Municipal, Fondo para Fronteras, Fondo para la Accesabilidad de las Personas con Discapacidad, Fondo Regional, Fondo Sur-Sureste y Proyectos de Desarrollo Regional.

Por eso, el maestro “apuesta veinte y las malas” que de los 212 alcaldes que tomaron posesión el primero de enero del año en curso, pocos, excepcionales, conocen tantos beneficios oficiales.

Es por ahí, y entre otros rubros, donde el gasto electoral puede canalizarse.

Incluso, la misma definición del Ramo 23 la contempla. Dice:

“Es un instrumento de política presupuestaria que permite atender las obligaciones del gobierno federal cuyas asignaciones de recursos no corresponden al ‘gasto diario’ de las dependencias ni de las entidades”.

Si un gobernador se porta bien, la llave estará abierta, y de lo contrario, la llave será cerrada.

 

RARA Y EXTRAÑA NEGOCIACIÓN

 

El financiamiento extra de este Fondo puede pasar varias aduanas, una de ellas, el número de pobres en cada entidad federativa.

Pero…de manera rara y extraña, el gobierno federal sacó a Veracruz de los primeros índices de pobreza nacional, aun cuando el gobernador Yunes sostiene que de los 8 millones de habitantes 6 millones oscilan entre la pobreza, la miseria y la jodidez.

Bastaría referir que medio millón de paisanos sólo hacen dos comidas al día dada la precariedad en que viven, y más, por tantos salarios mezquinos de norte a sur y de este a oeste.

Incluso, de los primeros lugares que andábamos, el tercero parece, la dependencia federal envió a Veracruz al sexto lugar, luego de los estados de Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Puebla y Michoacán.

¡Ah!, pero el estado de México quedó en séptimo lugar de pobres, mientras de forma sospechosa y significativa, el año anterior la secretaría de Hacienda y Crédito Público incrementó los recursos del Fondo, sin ninguna duda para ganarse a la gente en tiempo electoral.

Quizá el CONEVAL estaría ubicando a Veracruz con 6 millones de pobres, 4.6 millones en situación de pobreza y 1.3 millones en la miseria.

Y de ser así, de cualquier forma, dice Carlos Quiroz, la estadística del CONEVAL choca con la política del Fondo para el Fortalecimiento Financiero, pues el gobernador Yunes fue castigado el año pasado.

Con todo, ha de recordarse que el gobernador panista de Chihuahua, Javier Corral, fue el único contestatario en la retención de los fondos federales y hasta una caminata organizó a la Ciudad de México.

El resultado fue indicativo y sospechoso: Corral recibió el pago pendiente, y en contraparte, su antecesor, César Duarte, acusado de pillerías, fue exonerado.

A todas leguas, una negociación en lo oscurito.

 

LOS POLÍTICOS NECESITAN A LOS POBRES

 

Cada año, los fondos del Fondo suelen incrementarse.

Quizá se deba a que los pobres siguen aumentando, fuera de control, con el gran fracaso de la política económica para alentar la creación de empleos, y más aún, de empleos dignos, estables y pagados con justicia laboral.

Los pobres crecen a la par que el desempleo, y el populismo mesiánico de regalar despensitas alimenticias una vez al mes…

Y de entregar un apoyo extra a las madres solteras que demuestren su jodidez…

Y hasta becas a los hijos en edad escolar de las madres solteras constituyen, fuera de duda, un mero paliativo electoral.

Con todo, los políticos y sus partidos necesitan a los pobres para ganar en las urnas, y en el reparto del Fondo para el Fortalecimiento Financiero cada gobernador recibe su parte de manera facciosa.

Y como es otorgado de manera discrecional, todos quedan a gusto.

Los pobres, ha dicho el cacique priista del sur de Veracruz, Marcelo Montiel Montiel, “son pobres porque ellos quieren”.

 

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *