xalapa
18
Search
Lunes, 17 de Junio de 2019
  • :
  • :

Escenarios: Planear lo planeado

LUIS_VELAZQUEZ
•Plan de Desarrollo
•Otra de la Cuitlamanía

Luis Velázquez
26 de enero de 2019


UNO. Planear lo planeado

Hay cositas ininteligibles de la vida pública, difíciles de entender y comprender. Por ejemplo, la convocatoria de la Cuitlamanía, Oficina de Programa de Gobierno, para elaborar el Plan Veracruzano de Desarrollo.
Parece un arranque populista y demagógico, barato y ramplón como dice el politólogo Carlos Ernesto Ronzón Verónica, académico en varias universidades privadas.
A: porque la campaña electoral del año anterior cuando Cuitláhuac García Jiménez ganara la gubernatura gracias a AMLO, el presidente, fue suficiente para sentir y escuchar la participación ciudadana.
B: porque del primero de julio al primero de diciembre del año anterior la Cuitlamanía tuvo cinco largos y extendidos meses para dar forma al Plan de Desarrollo.
C: porque basta con navegar un ratito en los Cuadernillos Municipales de la secretaría de Finanzas y Planeación y en el INEGI y el CONEVAL para saber los grandes pendientes sociales.
D: porque el Plan de Desarrollo está sustentado en el apoyo federal, y más cuando papá AMLO ha sido declarado el gran benefactor de Veracruz, quizá porque es hijo de un padre nacido en la tierra jarocha, y por tanto, veracruzano él mismo, con dos nacionalidades: la jarocha y la tabasqueña.
Y E: porque las aportaciones de los estudiosos académicos e investigadores, por ejemplo, de la Universidad Veracruzana agota por completo la radiografía social, económica, educativa, de salud y de seguridad para andar como el monje loco de pueblo en pueblo, de región en región, auscultando, ajá, el sentir popular.
En el tiempo de la austeridad republicana y la república amorosa, y como dijera el chamán quizá de una forma grosera, “está bien que mamen pero que no se cuelguen”, aforismo casi casi al nivel de “me canso ganso” y “me patean el hígado” o “ya me colmaron el plato”.

DOS. Planeación, “tomadura de pelo”

El jefe de la Oficina del Programa de Gobierno, Waltraud Martínez Olvera, ha anunciado mesas de trabajo del 5 al 10 de febrero, días cuando, y por cierto, AMLO estará en Córdoba y la Cuenca del Papaloapan, en una segunda gira con la Cuitlamanía en el poder estatal.
Según ellos, están cumpliendo “con el tiempo que marca la ley de Planeación”, una planeación oficial que luego de 75 gobernadores ha dejado a 6 de los 8 millones de habitantes de la tierra jarocha en la pobreza, la miseria y la jodidez según el dato oficial.
De acuerdo con el cacareo de la izquierda, la apuesta es “la agenda de Bienestar Social, un modelo de participación ciudadana directa que consistirá en una intensa jornada de mesas de trabajo con temas específicos, cuya finalidad es la transformación de la vida pública”.
El boletín oficial de por sí es demagógico y recuerda a los peores rollos discursivos del priismo y el panismo, cuando, por ejemplo, habla de “facilitar el intercambio de experiencias, identificar los problemas existentes y dar respuesta a las necesidades prioritarias de los veracruzanos”, cuando, caray, la mitad de la población y la otra mitad clama el restablecimiento del paraíso perdido con la inseguridad, la zozobra y la incertidumbre, doscientos veintiún asesinatos en 52 días de la Cuitlamanía, con 29 feminicidios, 40 secuestros y dos infanticidios.
Y aun cuando los temas son educación, salud, desarrollo agroalimentario y social, cultura de paz y derechos humanos y asuntos indígenas, se trata de un chorizo populista, pues la radiografía social está agotada.
Y más cuando, y por ejemplo, incluyen la agenda de Veracruz en el año 2030, es decir, dentro de once años, cuando está probado y comprobado que hasta Carlos Marx y Federico Engels y Fidel Castro Ruz y Ernesto “El che” Guevara y Regis Debray y André Malraux y hasta José Vasconcelos con su raza cósmica se equivocaron con sus pronósticos del hombre nuevo y la sociedad nueva.
Ojalá y a los ilusos que lleguen a las mesas a efectuarse en Pueblo Viejo, Alvarado, Xalapa y Jaltipan, con todo y austeridad republicana les ofrezcan un cafecito y un volován para aplicar el griterío de las lombrices.

TRES. Demagogia vía Internet

La Oficina del Programa de Gobierno de la Cuitlamanía está pidiendo propuestas impresas y que bien pueden resucitar los soñadores de alguna ponencia atrás atrás.
Pero también, dicen que “la participación puede ser vía Internet”, tiempo hoy de las llamadas “benditas y poderosas redes sociales” de AMLO.
Bendiciones para todos.
La demagogia vía Internet.
La historia, sin embargo, demuestra que una cosita es la planeación y otra, mil años luz de distancia, el día con día y que va modificando los planes rigurosos.
Peor tantito cuando se atraviesan las circunstancias políticas.
Y cuando, de ñapa, achican el presupuesto oficial.
Y más peor cuando se imponen los caprichos y berrinches.
Y peor aún, cuando hasta las barbies en turno de la elite gobernante toman decisiones.
Y cuando hay desastres naturales que todo cambian porque de entrada reducen la operación del recurso público, digamos, el estallido de un chupaducto en Hidalgo.
Pero, bueno, la demagogia es consustancial a la naturaleza humana y algún juguetito ha de tener cada funcionario para justificarse ante el patrón.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *