xalapa
22
Search
Jueves, 27 de Julio de 2017
  • :
  • :

Escenarios: Político con mala leche

LUIS_VELAZQUEZ

•Discípulo de Reyes Heroles
•El duartista más frívolo

Luis Velázquez
29 de abril de 2017

Uno. Político con mala leche

Según María Georgina Domínguez Colío, la primera vocera del sexenio anterior, Javier Duarte definió al diputado federal, Alberto Silva Ramos, como “el amo de la perversidad”.
Además, y en la frivolidad, le gusta, dice, que le llamen “El cisne” y que en la cumbre del poder cuando llegó a la SEDESOL él mismo pidió que mejor le dijeran “El pavo real”, pues estaba cierto de que sería el candidato priista a gobernador y el sucesor de su amigo y exjefe.
El adjetivo calificativo al tuxpeño, mejor dicho, el nuevo apodo, significa un retrato del poder que durante seis años fue ejercido en Veracruz.
Terrible que un ser humano sea una mala persona. Peor que en la tarea de gobernar sea, digamos, siniestro y sórdido. Canijo que sea rencoroso y vengativo. Pero más allá de la imaginación truculenta… que sea perverso.
Y es que perverso significa toda la mala leche de la vida. El mal por el mal mismo.
Y en el caso, el currículo de Silva Ramos con cuatro cargos públicos en el duartazgo expresa el peor de los mundos para quienes fueron sus víctimas.
En la presidencia municipal de Tuxpan, por ejemplo, se encaprichó en la cima del poder y nunca, jamás, aceptó pagar al Seguro Social la deuda por la cuota obrero patronal de los burócratas.
Además, cuando estaba listo para tirar la alcaldía y brincar a la secretaría de Desarrollo Social, el químico contable, Mauricio Audirac Murillo, le arregló el desaseo presupuestal y lo dejó limpiecito, “libre de polvo y paja” y de sospechas.
En la SEDESOL SE miró el inminente candidato priista a gobernador y así andaba por la vida.
En la vocería, y que ocupara en dos ocasiones, creó unas diez empresas fantasmas para desviar recursos como tiene documentada la Fiscalía azul.
En la presidencia del CDE del PRI despotricó contra las mujeres y expresó su machismo.
Y en la curul federal, se ha manifestado como uno más de los Judas de Javier Duarte, pues no obstante tantos beneficios recibidos, desde el sábado 15 de abril ha tenido suficiente tiempo para visitarlo en Guatemala en una actitud básica de amistad y gratitud, y se ha abstenido.
“Amo de la perversidad”, la piel se enchina imaginando las cosas peores que pudo haber efectuado “en la plenitud del pinche poder”.

Dos. “Reyes Heroles y yo”

Finito y exquisito que se ha soñado, se llenaba la boca hablando de Jesús Reyes Heroles, el tuxpeño más ilustre, a tal grado que sólo le faltaba sentarse a escribir un libro que bien puede intitularse “Reyes Heroles y yo”.
Claro, al principio de su mandato edilicio llevó a Vicente Fox a Tuxpan para darse un baño azul, y de paso declararse un alcalde intelectual cuando llevara al escritor Jorge Germán Castañeda a una megaconferencia.
Gastó parte del erario en la llamada “Novia del Mundial de Sudáfrica 2010”, Larissa Riquelme, para que la revista “Playboy México” la fotografiara en las playas de Tuxpan, porque así, dijo, se multiplicaría el turismo.
El relumbrón, pues, y que de nada sirviera pues la imagen de su paso edilicio siempre quedó ligada al cadáver del marino que apareciera flotando en el río Tuxpan, tiempo aquel en que la secretaría de la Marina Nacional detuvo a siete policías municipales acusados de desaparición forzada.
En todo caso, elementos distractores de su yo como “El amo de la perversidad” y como lo describe Gina Domínguez “al pie de la letra” con tantos agravios y “decenas de ataques que se enderezaban” en su contra.
Tres. El asombro y la perplejidad

Frívolo, como vocero duartista se publicó una selfie donde aparecía igual que Truman Capote cuando publicara su primer libro, “Otras voces, otros ámbitos” en una pose homo/sexa/puta/cochina que ninguna duda dejara de su egolatría, un tipo enamorado de sí mismo.
Fue, claro, el peor mal de la caja de Pandora en el duartazgo.
La mayoría del gabinete legal y ampliado, soberbios, petulantes, engreídos, creyéndose paridos por los dioses, perfumaditos, kens.
Y en el caso del tuxpeño, perverso, aun cuando en perversidad quizá se daría “un mano a mano” con Érick Lagos Hernández y Jorge Carvallo Delfín, a quien su padre describió como “El hijo más ruin que he tenido”.
El mal ya está hecho y los estragos apenas trascienden.
“Todos los que lo conocen, escribió Gina de Alberto Silva, saben que a eso se ha dedicado en los últimos veinte años”.
La política, entonces, como un ejercicio cotidiano de la perversidad.
Perverso, el sacerdote Marcial Maciel, acusado de ultrajar hasta a sus hijos.
Perverso, Adolf Hitler con los seis millones de judíos asesinados en las cámaras de gases.
Perverso, Rafael Leónidas Trujillo (uno de los íconos de Fidel Herrera Beltrán) cuando en la República Dominicana seducía a las esposas e hijas de los funcionarios de su gabinete.
Perverso, Idi Amín, el dictador de Uganda, cuando advertía a las mujeres que le gustaban: “Me amas o te mato”.
Perverso, Javier Duarte con los quince mil desaparecidos que dejara en Veracruz según ha denunciado el sacerdote José Alejandro Solalinde Guerra.
Perverso, reveló Gina que llamaba Duarte a Silva Ramos, lo que tratándose de Duarte significan palabras mayores.
En manos de ellos estuvo el ejercicio del poder en varios cargos públicos, en tanto cada vez el lodazal se multiplica y nos mantiene en el asombro y la perplejidad.

Expediente 2017
Rebatinga por los votos
Luis Velázquez
29 de abril de 2017

La próxima semana, dos de mayo, iniciarán las campañas de los presidentes municipales, síndicos y regidores. Un nuevo compás de esperanza para una población, donde según el CONEVAL, seis de cada diez personas están en la pobreza y la miseria.
Y en donde hay 600 mil analfabetas, de 14 años de edad en adelante, que no saben leer ni escribir.
Y en donde Veracruz, Xalapa y Banderilla, ocupan los tres primeros lugares en jodidez.
Y en donde el desempleo es tan grave que Veracruz mudó en un estado migrante, además de ganar el primer lugar nacional en producción y exportación de cortesanas.
Una vez más, y como en cada proceso electoral, la disputa en las urnas. Ganará, claro, el mejor. O en todo caso, como decía Juan Maldonado Pereda, QEPD, exalcalde jarocho y cuatro veces diputado federal, “el que más convenga” a las elites.
Por vez primera, y gracias a la ley Duarte, el preso número 27 de Guatemala, los ediles podrán reelegirse por seis años consecutivos. Y de ser así, lo serán durante diez años seguiditos. Demasiado, excesivo tiempo para corromperse “ordeñando la vaca”.
Tiempo inédito se vive: aun cuando Adolfo Ruiz Cortines otorgara el voto a la mujer sin tener derecho a ser candidatas a un cargo de elección popular, y Adolfo López Mateos lo convalidara, apenas, apenitas ahorita fue aplicada con rigurosidad la llamada “cuota de género”, de tal forma que la mitad de los puestos edilicios a repartir quedarán en manos de mujeres.
En el caso del PRI, la rebatinga ha sido peor.
Atrapados en la ruleta rusa, en caída libre, ellos saben, por ejemplo, que la población electoral es adversa. Y así sólo pudieran, digamos, ganar, unas cuarenta alcaldías, y todas chiquitas.
Por eso la apuesta entre ellos fue quedarse con la candidatura a la regiduría primera pues así, creen, están seguros, quedarían con la silla.
En otros casos, como Boca del Río por ejemplo, el tricolor sólo juega a detener la caída más estrepitosa de su vida partidista, y como dijera Reynaldo Escobar Pérez cuando fue delegado de Carolina Gudiño Corro, evitar “una masacre electoral”.
Y más, luego de la derrota de Sergio Pazos Navarrete ante Miguel Ángel Yunes Márquez, con todo y que el muchachito, muy digno, acaba de renunciar a su partido, el PRI.
Durante un mes, los candidatos intentarán convencer a la población de sus programas, sus proyectos y sus personas y el 4 de junio será la encuesta decisiva.
En las urnas.
Habrá, entonces, digamos con optimismo, democracia electoral garantizada por el OPLE, lejos, muy lejos, sin embargo, de la democracia social, la democracia educativa, la democracia en salud, la democracia en seguridad, la democracia en justicia.

CARAS NUEVAS Y FRESCAS… AL PODER

Por vez primera, el partido Movimiento de Regeneración Nacional, Morena, la Morena de Andrés Manuel López Obrador (tan vapuleado por los casos Eva Cadena, Cuitláhuac García y Javier Duarte y René Bejarano) contendrá en Veracruz por los puestos edilicios.
Todos ellos sueñan con treparse a las valencianas de “El peje”, en el primer lugar de la encuesta presidencial… y que, bueno, algo significa, en ningún momento definitivo, si se considera que en dos ocasiones iba de puntero y a la hora estelar fue derrumbado.
En la integración de sus planillas, cubiertas en los 212 Ayuntamientos de Veracruz, incorporaron a ciudadanos, en muchos casos, sin una biografía política ni partidista, rostros frescos, caras nuevas, líderes muchos en sus pueblos y comunidades, en su medio ambiente, en su parcela amical.
Apuestan, entonces, al descontento social, el hartazgo que llevara al escritor y activista social, Javier Sicilia, a intitular uno de sus libros con la frase catatónica de “¡Estamos hasta la madre!”.
Incluso, la inconformidad social es tanta que, por ejemplo, con todo y Evas Cadenas (demanda ya por Morena en la PGR y la FEPADE), la población sigue creyendo en López Obrador.
Ya se verá… si el buen karma y la mejor vibra de “El peje” se transmite por ósmosis a sus candidatos, quienes con todo han de trabajar la plaza, pues ni modo que como unos iluminados la población electoral los esté esperando con ansia renovada.
Por eso, en la mayoría de los casos como el mago con la chistera lanzaron, digamos, a candidatos ciudadanos, en donde cada uno aspirante a la alcaldía, la sindicatura y las regidurías empujarán la carreta para entre todo abrirse paso en la de por sí lastimada herida social.
En tales circunstancias, llama la atención, entre otras, la planilla para el puerto de Veracruz, integrada, claro, por gente sin antecedentes políticos, llenos de buena fe que han de convencer de su biografía ciudadana.
El candidato a la alcaldía es Ricardo Francisco Exsome Zapata, el sobrino de los grandes benefactores sociales que fueron del Veracruz antiguo, a saber, don Antonio y Elías Exsome, quienes a su llegada a Veracruz procedentes del Medio Oriente, igual que muchos otros, iniciaron su carrera empresarial vendiendo telas para hacer vestidos, camisas y pantalones, y, además, fiadas.
El mismo es ingeniero y constructor. Y ha ganado licitaciones de obra pública sin cartas ocultas en la manga de la camisa, sin trastupijes ni cochupos, en buena lid.
Y como sueña con un Veracruz sin la terrible y espantosa desigualdad social y económica, y que también se vuelve desigualdad educativa, laboral, de salud y de seguridad, su candidatura resulta una garantía para la utopía social.

LOS TRECE APÓSTOLES DE RICARDO EXSOME 

La candidata de MORENA a la sindicatura jarocha es Leticia Sheila Ricalde Calderón. 
Ella es licenciada en Sicología y tiene una fundación que enaltece su trabajo social, pues su objetivo es atender a los enfermos de cáncer sin recursos económicos. 
Además, con baja discrecionalidad, sin las candilejas en los titulares, el servicio a los demás porque tal constituye su vocación. Con el deseo de hacer menos pesada la vida con una enfermedad en la que la ciencia médica ha fallado, con todo y que los científicos ya abrieron una expedición para irse a vivir al planeta Marte.
Para la regiduría primera va el licenciado Pablo Lara Báez, ex perredista que siempre ha jugado en medio de la tropa, sin guerra intestinal para ocupar y usufructuar el poder, y con un activismo fuera de serie.
La maestra Yadira Tapia Hernández va para la regiduría segunda, merecida por su liderazgo magisterial y ciudadano.
Y para la regiduría tercera fue lanzado el doctor Juan de la Cruz, gastroenterólogo, jubilado del hospital de PEMEX, con un consultorio médico que todos los días atiende, y que abre el surco social alrededor de AMLO, desde muchos años atrás, parece, desde su paso por el PRD, acaso desde cuando “El peje” andaba con sus caminatas de Tabasco a la Ciudad de México al frente de indígenas y campesinos. 
Los otros candidatos a regidores son el dirigente social Francisco Carmona Oliveros, Arlette Silva Magaña, María Antonieta Arandía Pérez y Roberto Coba Córdoba.
De igual manera, Mariana Hernández Hernández, José Reyes Cruz, Gloria Córdoba Tejeda, Manuel Antonio Rogel Solís, Guadalupe Córdoba Reyes y Juan Manuel Martínez Díaz.
Ellos son los trece apóstoles de Ricardo Exsome que enfrentarán en las urnas al panista y senador de la república con licencia, Fernando Yunes Márquez, y al priista y diputado federal con licencia, dueño del club de fútbol de “Los Tiburones Rojos” y propietario de una franquicia de casinos, Fidel Kuri Grajales.
Tres árabes (Exsome, Yunes y Kuri) para enaltecer el destino de Veracruz, uno de ellos (Exsome) estrenándose en la política políltica, y los dos restantes (Yunes y Kuri) con camino andado en su biografía.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *