xalapa
22
Search
Martes, 12 de Diciembre de 2017
  • :
  • :

Escenarios: Profesor imborrable

LUIS_VELAZQUEZ

•Indiferencia de la UV
•Diódoro Cobo Peña

Luis Velázquez
16 de agosto de 2017

Uno. El maestro admirado

El doctor Diódoro Cobo Peña fue una leyenda como médico, como maestro y como escritor.
Durante muchos años impartió clases en el Ilustre Instituto Veracruzano y en las facultades de Medicina y Periodismo, ahora, de Comunicación de la UV.
Impartía materias disímbolas. Por ejemplo, Lógica, Historia del arte, Filosofía, Pedagogía y Literatura.
Y en todas era un experto. Además, de cada materia había escrito un libro, además de sus libros sobre la historia literaria de varios países del mundo.
En su consultorio médico, especialista en el corazón de niños, se caminaba de puntillas en medio de los libros que por todos lados estaban acomodados.
Una biblioteca que fácil rebasaba los veinte mil libros, todos leídos decía con humildad.
Dueño de una memoria impresionante, se sabía hasta la página donde había escrito un tema.
Fue amigo del filósofo, escritor y político, José Vasconcelos, secretario de Educación con el presidente Álvaro Obregón, y que le escribiera el prólogo a su libro de poesías, “Perfil de humo”, y cuyos poemas se sabía de memoria.
Por alguna razón poderosa siempre vestía igual. Un pantalón café y una camisa blanca, a veces, con una bata.
Su despacho estaba en el primer piso del edificio que es de la “Pastelería Colón” en la avenida Independencia, de tal forma que cuando un alumno lo visitaba, invitaba un pancito con un cafecito de olla que elaboraba una de sus hermanas que trabajaba con él.
Generoso, si algún libro le interesaba al discípulo se lo prestaba.
Y si el alumno tenía inclinaciones literarias, siempre apartaba espacio para leer y releer el texto y dar orientaciones para mejorar el estilo y el arte narrativo.
Decía, por ejemplo:
“Escribe y vuelve a escribir. Pule y vuelve a pulir. Y rompe cuartillas y vuelve a romperlas. Así, llegarás muy lejos”.

Dos. Era un cinéfilo

Todas las noches, luego de su faena diaria de médico, profesor y escritor, que así dividía las horas, iba al cine.
Siempre iba solo. Decía:
“Sólo puede andarse solo en la vida cuando hay fortaleza interior”.
En el salón de clases solía reservar unos quince minutos para hablar de la película que había visto la noche anterior.
Lo hacía como si fuera un crítico de cine, con tanta claridad y lucidez que muchas generaciones se volvieron cinéfilas gracias a él.
A veces solía quedarse más tiempo de su hora de clase platicando con los alumnos de los temas del momento.
Y si el maestro en turno faltaba a clase, entonces, seguía en su plaza pública, y con su palabra y conocimiento y dominio del asunto mantenía alucinados a los discípulos.
Era un hombre de pocos amigos, pues nunca, por ejemplo, asistía a los eventos sociales del día del profesor o las cenas de navidad y fin de año o el día del trabajo.
Siempre andaba con un libro que leía en la primera oportunidad.
Incluso, en aquel Veracruz donde los únicos embotellamientos que se daban eran a las llamadas “hora-pico” con los autobuses urbanos, cuando quedaba atrapado en su automóvil, muy quitado de la pena se ponía a leer esperando que la circulación fluyera.
Y, bueno, hombre de ideas y con ideas, jamás soñó con la riqueza material, pues vivía para leer y escribir, y en todo caso, dejar un testimonio de su paso por la vida a través de sus libros.
Lástima que ni la secretaría de Educación ni tampoco la editorial de la Universidad Veracruzana, UV, volteó a mirarlo para editar sus libros, digamos, los libros de texto.

Tres. Dejó huella perpetua

Pocos, excepcionales maestros fueron decisivos en la formación humana y académica como Diódoro Cobo Peña.
Nunca, jamás, llevaba sus problemas personales ni sus furias ni sus irritaciones sociales al salón de clases.
Generoso, solía explicar las preguntas hasta que él mismo estaba convencido de que había sido claro.
Recurría al método socrático en la plaza pública de Grecia. El diálogo, el intercambio de puntos de vista, el análisis al derecho y al revés de los temas, el debate, la argumentación entre y con los alumnos, y luego, su palabra pontificia, ayudando a mirar la realidad.
Siempre con la paciencia absoluta. Nunca con prisa ni de prisa.
Su inteligencia era incandescente, sólo a la altura, digamos, de su prudencia y mesura.
Cardiólogo, murió de un síncope cardiaco, quizá por algún descuido en el tratamiento médico que debía. Acaso se confió demasiado.
Se le recuerda en su gran vocación magisterial que volvió un apostolado, casi casi una religión laica.
En la facultad de Comunicación de la UV, por ejemplo, bautizaron con el nombre de uno que otro maestro un laboratorio de fotografía o un auditorio, quizá un salón de clases.
Nunca su nombre mereció el acto mínimo de justicia. Tampoco quizá en la vieja Preparatoria.
La vida es así y ni modo, ¡qué le vamos a hacer!

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *