xalapa
18
Search
Martes, 11 de Diciembre de 2018
  • :
  • :

Escenarios: Pueblos sublevados

LUIS_VELAZQUEZ
•Buscan linchamientos
•El maestro pedófilo

Luis Velázquez
10 de septiembre de 2018


UNO. Pueblos sublevados

Un pueblo más se amotinó en Veracruz. Fue el jueves 6 de septiembre. Mes patrio, para variar. En Coatzacoalcos, poblado de Mundo Nuevo.
La población, buscando hacerse justicia por mano propia, con todo y la existencia de un Estado de Derecho.
Pero al mismo tiempo, harta, molesta, irritada, fastidiada, encorajinada, encabritada, encabronada.
Por poquito y linchan a un profesor denunciado como presunto pederasta, el tema central del libro de la escritora Lidya Cacho, “Los demonios del Edén” que será llevado al cine por Alfonso Cuarón y Diego Luna.
El profe, Pedro “N” (la letra universal para identificar a los presuntos) llegó a la escuela primaria Benito Juárez, de la Colonia Centro, como si nada, para impartir clases.
El padre de la víctima se dio cuenta de la presencia del mentor en el aula y azuzó a los pobladores para detener al profe con el único objetivo de lincharlo.
Los directivos de la escuela protegieron al maestro y le dieron la oportunidad de esconderse en uno de los salones , en donde fue detectado por los inconformes, que comenzaron con las agresiones.
Entonces, llegó la policía.
La gente tomó piedras, palos y mangueras para darle a los oficiales, quienes tuvieron que accionar sus armas en diversas ocasiones para dispersar a la turba.
Las personas también fueron rociadas con gas pimienta y se escucharon varios disparos efectuados por los navales según cronica el reportero Ignacio Carvajal García.
En el trascendido social, tres personas resultaron lesionadas y los colonos, enojados, le prendieron fuego a tres coches que ahí estaban estacionados, entre ellos la camioneta del profesor acusado.
Luego, los marinos se llevaron al profesor bajo custodia y presuntamente está detenido y a unas horas de ser llevado ante el juez.
Una población, unos padres de familia, enardecidos, de igual manera como en otras latitudes de Veracruz la gente se ha sublevado, y en el caso, y por ejemplo, por tanta incertidumbre y zozobra, como también fue el caso del fallido linchamiento en Rafael Delgado y San Andrés Tenejapan el viernes 7 de septiembre de tres sujetos, a tal grado que las campanas de la iglesia relincharon en la madrugada, mucho antes del amanecer.

DOS. Pueblo chico, infierno grande

El padre de la niña del poblado Mundo Nuevo, de Coatzacoalcos (uno de los municipios más lastimados por el tsunami de la inseguridad, al mismo nivel que Córdoba, el otro infierno) está furioso, y con justa razón.
Por ejemplo:
Si el profe está acusado ante el agente del Ministerio Público, caray, lo más prudente es suspender al maestro durante un tiempo en tanto su situación es aclarada.
Pero si ya fue señalado con una mancha negra ante la autoridad y ninguna respuesta ha existido existen suficientes razones para el coraje social.
Peor tantito, si se considera que el profe se presentó en la escuela y sus compañeros maestros lo blindaron, sin que ninguno tuviera la prudencia social del caso.
Incluso, el director de la escuela estaba moralmente obligado a platicar con el padre lastimado.
Olvidaron todos el principio universal de “pueblo chico, infierno grande”.
Tantito peor si los hechos son ciertos.
Verdad o mentira, media verdad o media mentira, verdad total o mentira absoluta, nada como la mesura para evitar problemas superiores.
Claro, si es cierto como el padre de la niña victimizada lo expresó con claridad, entonces, terrible encrucijada para el director de la escuela y la Inspección Escolar y el titular de la Educación Primaria, rebotando, incluso, con el secretario de Educación de la yunicidad.
La desidia. La negligencia.

TRES. ¡Vaya fin del cierre azul!

La pradera sureña está demasiado encendida.
Si en el duartazgo, el municipio de Pánuco, ubicado en el norte de Veracruz, fue mudado de nombre por el de Pánico, ahora, Coatzacoalcos es el infierno.
Desaparecidos, asesinatos, fosas clandestinas, secuestros, levantones, cobros de derecho de piso, extorsiones, jefes de plaza, sicarios, pistoleros, malandros, río de sangre, valle de la muerte, la muerte teniendo permiso, como un fantasma apocalíptico, los grandes males nacidos de la caja de Pandora.
Veracruz, primer lugar nacional en fosas clandestinas.
Y uno de los primeros lugares nacionales en feminicidios.
El paraíso terrenal que fue y en donde asesinan a niños y en las fosas clandestinas, como la del “Arbolillo”, en Alvarado, aparecen ropa de ocho bebés.
Además, la gran derrota del PRI y del PAN en manos de MORENA.
Y, por añadidura, una de las regiones más golpeada en materia económica, derivada en desempleo, subempleo y salarios mezquinos y de hambre.
Y el paso de migrantes de América Central (Nicaragua, Guatemala, Salvador y Honduras), con la fama pública de que Veracruz es el paso terrorífico y fatídico por México.
Y de postre, maestros acusados de pedófilos cuyos compañeros convierten la escuela en una barricada a su alrededor.
Y los padres, iracundos, defendiéndose con piedras, palos y mangueras.
Y en respuesta, la población sublevada rociada con gas pimienta por los oficiales.
He ahí, sin embargo, la máxima expresión de la política del diálogo, la prudencia, la serenidad, la mesura, la negociación, el acuerdo y el pacto social.
Y en medio, la negligencia de la Fiscalía.
¡Vaya fin del cierre azul!

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *