xalapa
22
Search
Miércoles, 25 de Abril de 2018
  • :
  • :

Escenarios: Sin AMLO, nada son

LUIS_VELAZQUEZ

•Mesiánicos en MORENA
•Vivir de la patraña

Luis Velázquez
17 de abril de 2018

UNO. Nada son sin AMLO

Seis de cada 10 ciudadanos están indecisos con los candidatos a gobernador de Veracruz y a presidente de la república.
Luego de tanta pasarela política, social y mediática, ninguno ha convencido al grueso de la población.
Por eso quizá habría de aplicarse un ejercicio, entre otras cositas, sobre los atributos que pintan más a fondo a uno que otro aspirante, entre ellos, y por ejemplo, AMLO y Cuitláhuac García Jiménez.
Desde luego, hay una realidad que el mismo “Cui” ha aceptado. Yo, dijo, ganaré porque “El peje” va en la boleta.
Sin el tabasqueño, nada, absolutamente serían los candidatos de MORENA a un puesto de elección popular.
Incluso, hasta pudiera endilgarse la frase célebre que alguna vez describiera a Manuel Gómez Morín, el fundador del PAN, de que eran los panistas de entonces “unos místicos del poder”.
Trepado en las valencianas de AMLO, los morenistas de Veracruz, por ejemplo, dice el politólogo Carlos Ronzón Verónica, han llegado al menosprecio de hacer campaña.
No hacen. Mejor dicho, su estrategia electoral consiste en una rueda de prensa en el café y una breve caminata con unos cuantos seguidores, pensando y estando seguros de que así la bendición superior les llegara.

DOS. Que hablen, pero que no escupan

Se ignora si en el caso de AMLO pega más su historia real, aquella que data de hace 18 años en que desde entonces está haciendo campaña, única y exclusivamente dedicado a hacer campaña, sin trabajar en tareas productivas.
O si pesa más la leyenda de un hombre populista y mesiánico que sueña, dice, con parecerse a Benito Juárez, Francisco Ignacio Madero y Lázaro Cárdenas como presidente de la república, y habrá, claro, quienes le crean.
Y es que, además, y en todo caso, una cosita es Pancho Villa, otra el Villismo, otra Rodolfo Fierro y otra Miguel Urbina, el compadrito de Villa que solía robar las joyas y los dientes de oro a los muertos.
O si pesa más la terquedad.
O el populismo de la izquierda delirante y radical como aquello de que luego enseguida que tome posesión de Los Pinos la corrupción política desaparecerá como milagro, cuando, caray, una cosita es “El peje” y otra la gente que lo rodea y que poca, bajísima confianza inspira.
O si como en el caso de Cuitláhuac García pese más que tiene 49 años de edad y vive con sus padres y que, claro, tampoco es delito, pero en Alvarado, por ejemplo, lo sienten y perciben de otra manera, incluso, hasta en verso.

TRES. Error de infancia política

AMLO, igual que Cuitláhuac, igual que Tatiana Clouthier, igual que tantos de MORENA, profetizan el paraíso terrenal para los 122 millones de habitantes del país.
Sueñan, por ejemplo, cuando la mayoría nunca, jamás, ha desempeñado un cargo público que como decía Adolfo Ruiz Cortines permite conocer a la persona en su dimensión moral, pues, primero, tiene presupuesto para manejar, y segundo, gente para ejercer el don de mando, y por lo regular, la mayoría de políticos resbalan.
Y feo, como el caso de Javier Duarte, cuyas pillerías lo han ubicado en el político más corrupto de todos los tiempos.
Y sueñan, además, cuando son oposición y que permite la mayor comodidad del mundo para tronar contra las elites gobernantes.
Y es que como oposición es fácil cuestionar a los demás.
Se dirá que AMLO fue jefe de Gobierno en la Ciudad de México y demostró su honradez.
Cierto.
Pero basta y sobra con mirar y revisar la biografía, por ejemplo, de su candidato a gobernador en Veracruz para llenarse de dudas.
El protagonismo en su dimensión estelar. El mesianismo desbordado.
Dueño de la pelota, con otros más, unos cuantos, repartiendo, por ejemplo, las mieles del poder por encima del gran ejercicio democrático de “La tómbola”, y que originara por la falta de firmeza política y moral la renuncia de un trío de sus diputados locales a la bancada de MORENA en el Congreso, como son Sebastián Reyes, Eva Felícitas Cadena y Miriam Judith González Sheridan.
Un error de infancia política.

CUATRO. El fiasco

Hay decisiones difíciles de entender y comprender en MORENA.
Por ejemplo, resulta insólito el cobijo al ex priista Fernando Arteaga Aponte, apodado “El huevo” porque en su adolescencia vendía huevos de casa en casa trepado en una bicicleta, como candidato a diputado local.
A: Muchos años, quizá unos 40, como priista, en que bien o mal, fue premiado con cargos públicos cuando la mayoría de la militancia en los partidos pasa la vida esperando una oportunidad.
B: Bien o mal, ha vivido a la sombra del PRI y sus elites.
C: Ene número de ocasiones suspiró por la candidatura a la presidencia municipal y nunca la alcanzó, pues en el interior del PRI todo mundo sabe de sus limitaciones sociales y populares.
Un día, el pintor David Alfaro Siqueiros dijo en el café de “La Parroquia” que había soñado con ser playboy, pero que su cara dejaba mucho que desear.
Y, claro, cuando se volvió pintor famoso, las barbies y las reinis les sobraban.
D: De pronto, “El huevo” Arteaga, digamos, se reinventó y camino a Damasco descubrió su gran vocación de izquierda, se cobijó en MORENA y es candidato al Congreso.
Caray, el cambio radical de ideología, principios, valores y filosofía de vida como quien se cambia de ropa interior sucia.
AMLO ha dicho, y también los suyos en Veracruz, que MORENA es un movimiento universal donde caben todos. Incluso, y en un descuido, hasta Carlos Salinas.
Populismo verbal.
Benito Juárez cayó en la tentación reeleccionista y durante catorce años se perpetuó en el poder presidencial y por fortuna una angina de pecho se la atravesó y murió, pero al mismo tiempo, se salvó ante la historia, con todo y que los hombres de la Reforma (Ignacio Ramírez, Ignacio Manuel Altamirano, Manuel Payno, Francisco Zarco, etcétera) le renunciaron.
Juárez, Madero y Lázaro Cárdenas fueron grandes presidentes. Pero muchos años después el resultado es desastroso: hay en México la peor desigualdad social, económica, educativa, de salud y de seguridad en el continente.
“Haiga sido como haiga sido”.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *