xalapa
18
Search
Miércoles, 21 de Agosto de 2019
  • :
  • :

Esencia de Rubén Espinosa sigue en Xalapa

FOTO: FABIÁN DELGADO.

FOTO: FABIÁN DELGADO.

 

Cristina y Rubén, sus padres, se sumaron a la exigencia de justicia. Una lucha que abanderó “Rubencillo”, como lo llamaban sus amigos, por los periodistas que habían sido asesinados desde el año 2012

La imagen de Rubén Espinosa Becerril regresó a las calles de Xalapa.
Recorrió las zonas de protesta, donde el fotoperiodista había documentado con su cámara el reclamo ciudadano antes de que fuera brutalmente asesinado, el 31 de julio de 2015, junto con cuatro mujeres: Nadia, Mile, Yesenia y Alejandra.
Cristina y Rubén, sus padres, se sumaron a la exigencia de justicia. Una lucha que abanderó “Rubencillo”, como lo llamaban sus amigos, por los periodistas que habían sido asesinados desde el año 2012.
Desde las escalinatas de la Catedral, en Plaza Sebastián Lerdo de Tejada, también conocida como Plaza Regina Martínez, observaban hacia Palacio de Gobierno.
Ambos sostenían fotografías de su amado hijo, quien desde joven dejó su casa, para hacer lo que le apasionaba: captar con su lente la realidad de Veracruz.
Derramaban lágrimas donde Rubén había alzado la voz para que cesaran los ataques contra la prensa.
Replicaban sus acciones, anhelando justicia y castigo a los responsables del crimen.
A cuatro años del multihomicidio en la colonia Narvarte de la Ciudad de México, el brillo de sus ojos se ha ido; solo irradian impotencia, dolor y tristeza.
Entre amigos de Rubén, compañeros, activistas y defensores de Nadia Vera, los señores encabezaron una marcha.
Caminaron sobre la calle Juan de la Luz Enríquez, el Viaducto del parque Benito Juárez y se incorporaron a Ignacio Zaragoza, Primo Verdad para regresar a la plaza pública.
Un trayecto que el fotógrafo recorrió por el asesinato de Regina Martínez, Gregorio Jiménez y otros comunicadores que fueron callados.

FOTO: FABIÁN DELGADO.

FOTO: FABIÁN DELGADO.

Esencia periodística de Rubén 

Sus papás sobresalían sobre una imagen de Rubén que fue captada mientras tomaba fotografías.
Una imagen sobre un plástico que ha acompañado las protestas de sus familiares y amigos desde su homicidio.
Junto a unas flores blancas, que habían sido colocadas sobre la escalinata, Cristina y Rubén entregaron el reconocimiento que lleva el nombre completo de su hijo.
Vitoria Razo no conoció a Rubén, pero su trabajo lleva la esencia de él. Por ello, recibió la tercera edición del premio Rubén Espinosa, creado por el Colectivo Voz Alterna.
Recibió el diploma de las manos de los papas de Rubén.
Ella es una joven fotoperiodista independiente, cuya visión ha alcanzado temas importantes como migración, desaparición forzada, violencia de género y la crisis ambiental.
“No tuve la buena suerte que tuvieron muchos de conocer a Rubén Espinosa, pero hoy, como cada 31 de julio, siento su presencia aquí, lo he sentido tan cerca a través de la lucha de todos ustedes, lo escucho en las palabras de resistencia de sus hermanas (Paty y Alma) y lo puedo ver en la danza de sus queridas sobrinas y en las fotografías que él nos dejó”, fueron sus palabras.
Hasta policías municipales tomaban fotografías a quienes participaban en la protesta pacífica.
El crimen continúa impune. Las investigaciones están estancadas. Sus familiares y amigos seguirán exigiendo justicia en los puntos de la ciudad, donde él mismo hizo el reclamo.
FOTO: FABIÁN DELGADO.

FOTO: FABIÁN DELGADO.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *