xalapa
22
Search
Miércoles, 21 de Febrero de 2018
  • :
  • :

Expediente 2017: 
Trastupijes

LUIS_VELAZQUEZ

en la SIOP 
Luis Velázquez
16 de junio de 2017
El bienio azul está igual que el duartazgo en materia de obra pública. Y mientras  han transcurrido 6 meses y 16 días denunciando trastupijes del sexenio anterior, en el bienio azul han entregado obra pública por dedazo, sin que nadie respete las licitaciones que la ley enmarca.
Más todavía: semanas anteriores, el ex panista y empresario, Alejandro Cosío, apodado “El búfalo” por aguerrido y combativo, peleador callejero en nombre de su dignidad, denunció “al pie de la letra” las asignaciones por decisión suprema del secretario de Salud, Arturo Irán Suárez Villa, y de pronto, zas, el silencio, y lo peor, la opacidad, porque nadie conoció el desenlace, y por añadidura, se ignora si hasta pudo darse una concertacesión.
Ahora, los constructoes de Veracruz recuerdan que hacia principio de año el gobierno azul publicitó más de 65 contratos de obra que suman un aproximado de más de 460 millones de pesos, y no obstante, los ingenieros, arquitectos y constructores se preguntan dónde quedó “la bolita” de las licitaciones.
 Según versiones entre ellos mismos, varias empresas, cómplices en los sexenios anteriores, fueron beneficiadas  bajo el sistema infalible del dedazo y que en la cultura política significa ejercer el poder sin rendir cuentas a nadie, porque cada presidente municipal, cada gobernador y cada presidente de la república es el topoderoso, jefe máximo de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial.
 A principios del mes de mayo, por ejemplo, fue licitada la pavimentación con concreto hidráulico del libramiento de Tuxpan (licitación, ajá, nacional) y sesenta y cinco empresas tanto locales como foráneas participaron con la confianza absoluta de que el bienio azul se apegaría a la ley.
Incluso, y en nombre del reality-show telenovelero, la presentación de las propuestas fue filmada por aquello de la transparencia y la legalidad.
Así, y en base a razones, digamos, legales (oegaloides), y en una primera etapa fueron eliminadas una treinta empresas, quedando treinta y cinco para la revisión detallada.
Cada uno presentó montos económicos para realizar la obra y que van de los 65 a los 95 millones de pesos, más IVA.
Según la convocatoria, la obra requiere de equipo para fabricar concreto hidráulico, y por tanto, la empresa que presente equipo propio para la fabricación y colocación del concreto tendría, mejor dicho, tiene sustentada la mejor propuesta, pues de tal forma realizaría la obra sin ningún problema.
Y más cuando el tiempo político está encima, pues hacia finales de año iniciará el proceso electoral para renovar los diputados locales y federales, los senadores de la república, el gobernador de seis años y el presidente de la república, y en donde y por lo general, en el momento estelar se impone la llamada veda electoral.
En tales circunstancias, y sabedores de los trastupijes que suelen darse en las llamadas licitaciones, los interesados buscaron al secretario de Infraestructura y Obra Pública, el señor ingeniero, don Julen Rementería del Puerto, inminente candidato a Senador 2018, y en ningún momento las puertas oficiales fueron abiertas, quizá porque el ex alcalde jarocho, y ex coordinador de los Centros SCT y dos veces ex diputado local, anda ocupado con la curul federal, en tanto los subsecretarios Patricia Fernández y un tal Cristhian, ahijado, que se dice, de la profe Elba Esther Gordillo, y el ideólogo siniestro, Jesús Suverza, compiten entre ellos para manejar la dependencia.
Los constructores, ingenieros y arquitectos solo deseaban que la ley de obra pública fuera aplicada y evitar, por añadidura, que con juicios personales difirieran un fallo que afectara la credibilidad del gobierno, y de paso, quizá, incrementar el costo de la obra.
El miércoles 14 del mes que corre, antier, la obra fue asignada a una empresa, Triturados Santa Clara, y que presentara una oferta con quince millones de pesos más alta que la propuesta más baja.
Incluso, de un manotazo veintiuna empresas fueron descalificados y que tenían presupuesto más bajo que Triturados Santa Clara.
Lamentable, entonces, que el gobierno de Veracruz esté manejando la llamada “licitación pública” de igual manera que en el duartazgo.
Y lo peor:
Todos ellos consideran que presentar una inconformidad en la Contraloría es perder el tiempo, pues con el Contralor azul, igual que su antecesor, Ricardo García Guzmán, solo se pierde el tiempo, a partir de que son juez y parte.
Lamentable que las promesas de campaña de la alianza PAN y PRD a la gubernatura se hayan vuelto, en tan escaso tiempo, puras promesas, pues, simple y llanamente, los contratos se están asignando para los cuates, quizá amigos, acaso socios y cómplices.
Y más cuando, y por ejemplo, ningún fallo puede quedar encima del décimo lugar, pues como se afirma en las licitaciones de la secretaría de Comunicaciones y Transportes, SCT, decidir el nombre de la empresa ganadora entre el tercero y el quinto lugar garantiza la realización de la obra. 
En Tuxpan, por ejemplo, con el libramiento asaltaron todos los parámetros federales perjudicando a unas quince empresas.

TODO POR LA SENADURÍA 

Entre los priistas hay quienes llaman a Julen Rementería del Puerto “el político automático”, pues apenas protesta en uno piensa en el cargo público siguiente.
Y siempre, claro, dejando pasado bajo sospecha.
En su tiempo de presidente municipal de Veracruz, por ejemplo, y también cuando fue coordinador de las delegaciones de la SCT, la fama pública registra su alianza empresarial con su ex amigo, el ex panista Rafael Acosta Croda, apodado “El loco”, ex diputado federal, de tal manera que en el camino edilicio les habría dejado a guardar cien millones de pesos de ganancia para aprovecharse en el momento necesario.
Y de pronto, se pelearon.
Ahora, en la SIOP está blindado, cierto, por Patricia Fernández, quien fue síndica en el Ayuntamiento jarocho, en tanto está descobijado por el subsecretario de nombre Cristhian, quien, se afirma, hace y deshace a su gusto, bajo el pretexto de que es ahijado de la profe Elba Esther Gordillo, quien fue jefa máxima del góber azul en el tiempo del CEN del PRI y del Congreso de la Unión.
El tal Cristhian es originario de Durango y fue director del Centro SCT en Durango y uno de los asesores de Felipe Calderón Hinojosa, en cuyo sexenio el góber azul se desempeñó como director general del ISSSTE.
En el pasillo de la SIOP están asombrados con las bravuconadas de Cristhian de que siempre alardea de que él solo acuerda con el góber, por encima, incluso, de Julen Rementería.
Pero Julen, todo indica, abriga un solo objetivo: amarrar la candidatura al Senado el año entrante y que también codician Rogelio Franco Castán, Indira Rosales San Román, Joaquín Guzmán Avilés, Pepe Mancha y Enrique Cambranis.
Y en tal objetivo, las licitaciones por dedazo son indicativas y significativas, pues entre otras cositas, permite quedarse con un billetito para hacer política electoral.
Nadie, claro, diría que en el caso de la pavimentación del libramiento de Tuxpan se habría dado la anterior ecuación, pero, bueno, se deja constancia de que los profesionales de la industria de la construcción están molestos.

NEGOCITOS A LA SOMBRA DEL PODER 

Desde el mes de diciembre, el gobierno de Veracruz sostiene una feroz campaña anticorrupción en contra de la deshonestidad, el tráfico de influencias, el desvío de recursos, la llamada “Operación licuadora” (que muchos aseguran continúa tal cual), el amiguismo y los trastupijes.
Incluso, han construido la leyenda de que los nuevos huéspedes del palacio de Xalapa son ferozmente honestos, incapaces de hacer negocios a la sombra de la política, con todo y la diputada Cinthya Lobato Calderón, denunciando que el coordinador de la bancada panista en el Congreso, He Man Sergio Hernández, y su alfil, el ex legislador Carlos Fuentes Urrutia, disponen del erario para borracheras, drogas, mujeres y orgías.
Más aún, está claro la bufalada del ex panista Alejandro Cosío y que llevara al góber azul a apapachar en un acto público al secretario de Salud.
Otras versiones (y que uno se resiste a creer) hablan de que un sobrino del góber fue beneficiado con la concesión de los anuncios espectaculares tanto en las ciudades como en las carreteras.
Otros más aseguran que si antes la gasolina oficial era comprada al grupo de Gilberto Bravo Torra, ahora al grupo Chedraui.
Y que si antes la tienda Soriana era la favorita para la compra de materia prima, hoy son las tiendas Chedraui.
Y muchas cosas más que de seguro se ignoran y que en todo gobierno significan jugosos negocios.
Es el caso de la pavimentación con concreto hidráulico del libramiento de Tuxpan, allí mismo donde el primero de diciembre de 2010, hacia el mediodía, Javier Duarte pusiera con Alberto Silva Ramos, entonces presidente municipal, la primera piedra de la autopista de Tuxpan a Tampico, y que ni siquiera llegara a las goteras de la ciudad, pues se tradujo en uno más de tantos fraudes.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *