xalapa
22
Search
Sabado, 21 de Julio de 2018
  • :
  • :

Expediente 2017: Campanazo azul

LUIS_VELAZQUEZ
Luis Velázquez
15 de noviembre de 2017

Los siguientes son, serían, entre otros, los campanazos que el gobierno azul de Veracruz habría logrado en el primer año de ejercer el poder:
1) Javier Duarte preso en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México y once duartistas más en el penal de Pacho Viejo. El aviso ya cantado a Karime Macías de que “merece la cárcel”. Seis duartistas prófugos de la justicia. Cien denuncias penales en contra de igual número de ex funcionarios públicos del sexenio anterior.
2) La recuperación de una parte millonaria de los recursos públicos desviados, aun cuando nada significan si se considera que la Auditoría Superior de la Federación documentó que en los 6 años Duarte desvió 41 mil millones de pesos federales. Además, los 14 mil millones y medio de pesos que según el ORFIS, Órgano de Fiscalización Superior, desvió Duarte solo en el año 2016, el famoso y clásico “año de Hidalgo”.
3) El duartismo como generación política sexenal totalmente aniquilado. Y con los miembros de su elite dispersos, azorrillados y acalambrados, temerosos de dormir en el reclusorio. Y es que el saqueo del erario fue incalculable.
4) La campaña mediática en contra de Fidel Herrera Beltrán, la obsesión de Miguel Ángel Yunes Linares, para desprestigiar toda su vida pública, pues el rafagueo es el único consuelo neurológico que el góber azul puede tener.

EL FACTOR DUARTE

5) La dupla Duarte y Karime Macías ha servido para que el Yunes azul se reposicione en el altiplano. Ningún otro gobernador del país se ha lanzado en forma tan atroz y feroz en contra de su antecesor. Incluso, trepado en la ola virulenta enfocó sus baterías en contra de Andrés Manuel López Obrador, el favorito en la encuesta presidencial para el año entrante, y con lo que el góber se metiera en el juego sucesorio por Los Pinos. En todo caso, él se habría filtrado en el corazón de las elites nacionales, aun cuando las cúpulas lo habrían utilizado, pues todos los partidos viven ocupados y preocupados de su posicionamiento.
6) El factor Duarte también ha servido para justificar la falta de obra pública en los últimos once meses y medio. El saqueo, dice la yunicidad, fue tan bárbaro que las arcas quedaron vacías para construir infraestructura este año.
7) Duarte es la gran piñata del bienio azul. Entre otras cositas, la terrible y la espantosa inseguridad en la vida y en los bienes y que dejara a Veracruz como un río de sangre y un valle de la muerte. Y, bueno, los malandros con carta de adopción en el territorio jarocho, un año ha sido insuficiente para pacificar la entidad. Duarte es culpable, claro, con todo y que los narcos iniciaron en el Chirinismo.

ENTRE PILLOS Y ÁNGELES

8) Ningún otro gobernador del país ha procedido en contra de las barbies sexenales. Aquí, en Veracruz una de ellas durmió en “El Penalito” una noche y fue liberada cuando devolvió una casita en el Frac. Costa de Oro, de Boca del Río, y que por cierto, está abandonada. Otra, Corintia, reducida al silencio. Otra más, Astrid, se acaba de amparar. Anilú (3 cargos públicos en el duartazgo, más una derrota en las urnas), por el contrario, tiene un poderoso ángel de la guarda y hasta los yunistas “se ponen a sus órdenes”. Sería, en todo caso, el extraño, raro y misterioso secreto de la vida.
9) El saqueo duartista fue tanto que, por ejemplo, sirvió al Yunes azul para ganar la gubernatura. Ha servido para reposicionarse como jefe del Poder Ejecutivo. Y está sirviendo para amarrar el proyecto político familiar de heredar el trono imperial y faraónico al primogénito. Allá el PRI y MORENA si se dejan apabullar.
10) Un año después está clara en el imaginario colectivo la siguiente realidad: los duartistas fueron y son unos pillos. Y los yunistas, unos ángeles de la pureza. Y más, luego de la feroz campaña de renovación moral de Yunes. Grave, terrible, espantoso sería que “por abajo del agua”, los azules estuvieran “ordeñando la vaca”.

EL TRIBUNAL DEL INTERNET

11) La habilidad diplomática del góber azul está fuera de duda. Es el caso, por ejemplo, con la deuda de más de 2,500 millones de pesos a la Universidad Veracruzana. En el duartazgo, la rectora se lanzó a una resistencia pacífica en contra de Javier Duarte que incluyó marchas, discursos incendiarios, cabildeo en el Congreso de la Unión y en la ANUIES, tocadas de puertas en la secretaría de Hacienda, exposición mediática en la prensa de la Ciudad de México, acercamientos y distanciamientos, sin ningún resultado. Ahora, la deuda sigue aumentando y la doctora Sara Ladrón de Guevara reducida al silencio. Ni una sola protesta. Acaso, una declaración mediática demasiado tibia. Se ha conformado, digamos, con que la yunicidad le entregue el subsidio federal en los primeros cinco días de cada mes tal cual los entrega la secretaría de Hacienda y Crédito Público. Pero… en todo caso, se trata de una simple y sencilla obligación. La rectora, a las órdenes del gobernador.
12) Si el Yunes azul lanzó del palacio de Xalapa al PRI, las elites políticas esperaban que trascendiera más allá de la alternancia en el poder como una especie de transición democrática. Por el contrario, ha sido “un quítate porque ya llegué” y en donde la tentación del nepotismo está en su nivel estelar.
13) “El gobierno del cambio”, sin embargo, ha establecido un parteaguas en su política de comunicación política. Si Yunes ganó en las urnas con el 90 por ciento de la prensa en contra, un año después se ha mantenido en su política de “ni un quinto para los medios”, y en contraparte, para seguir construyendo su imagen le ha bastado el Periscope, el Facebook Live y las redes sociales. Los medios, sin embargo, están en la peor crisis económica de sus vidas, pues se acostumbraron a los ocho mil millones de pesos que en el sexenio invirtió Javier Duarte para construir su imagen y que terminara en el peor lodazal en la historia de un político, como aquella ocasión cuando en Guatemala, esposado de las manos, sufrió un tropiezo y cayó al suelo con los pies en vilo y la foto caminó en los medios.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *