xalapa
22
Search
Miércoles, 26 de Abril de 2017
  • :
  • :

Expediente 2017 Historia de una traición

LUIS_VELAZQUEZ

Luis Velázquez

20 de abril de 2017

Ningún otro partido político en Veracruz es tan desvergonzado como el PRD.

Un día, por ejemplo, a Cuauhtémoc Cárdenas, su fundador, le dijeron que el PRD era el más rojo de todos en el país.

El hijo de Lázaro pensó en automático que era el PRD más socialista, caray, un orgullo.

“No, ingeniero, le dijeron, rojo por el color del PRI. Con Fidel Herrera fue un PRD rojo. y Con Javier Duarte, más rojo todavía”.

Cuauhtémoc Cárdenas, quien inaugurara el reinado del PRD en la Ciudad de México, se puso a la expectativa cuando le dijeron:

“Ahora es un PRD azul. Azul, por Miguel Angel Yunes Linares”.

Entonces, se habría acordado cuando la campaña presidencial en que Patricio Chirinos Calero, Yunes secretario General de Gobierno, le envió un montón de gays a unos eventos públicos en Xalapa y Veracruz.

Le contaron la historia jarocha del PRD.

En el Fidelato, el puente entre el góber fogoso y el PRD fue Francisco Valencia, el dueño de una cadena de restaurantes (preso ahora en el penal de Pacho Viejo), y a través de quien planchara a los líderes del sol azteca, mejor dicho, a las cinco familias que usufructúan el partido, las siguientes:

Una, Rogelio Franco Castán. Dos, Condado Escamilla. Tres, Daniel Nava. Cuatro, Arturo Hérviz y Jazmín Copete. Cinco, Sergio Rodríguez. Y sexto, Freddy Ayala.

Luego, vendría un acercamiento lascivo (lascivo en el billete fácil) entre el operador del fogoso, Erick Lagos, y Rogelio Franco y Freddy Ayala, pues los tres fueron compañeros de pensión estudiantil en Xalapa cuando cursaban la facultad de Leyes en la Universidad Veracruzana.

Tan es así que Franco Castán (secretario General de Gobierno del Yunes azul) llamaba “jefe Lagos” a Erick, y quien de los fidelistas era el alumno más aventajado en las cosas del mal, bajo una regla universal:

“Lo que en política se compra con dinero… sale barato” y que acuñara en el estado de México Carlos Hank González y luego repitiera como doctrina Fidel Herrera y Lagos fuera el discípulo más revolucionado.

EL DÍA QUE REVENTARON LA ALIANZA

Aquella relación amatoria alcanzó la dimensión estelar con Javier Duarte.

Además de los privilegios para todos ellos, tanto en el billete como en los cargos públicos, el biógrafo asegura que los dineros de Sefiplan alcanzaron para otras cositas.

Por ejemplo, para financiar la campaña de Silvano Aureoles como candidato a gobernador en Michoacán, con todo y el pago a Belinda, su artista preferida a quien llevara a varios actos de la jornada electoral y luego la presentara al Papa Francisco.

Y en tal operativo el vaso comunicante fue Francisco Valencia, con quien Aureoles quedara tan agradecido que cuando tomara posesión le facilitó el camino para abrir una sucursal de su restaurante, “Viníssimo” en Morelia.

Otro beneficiado del PRD rojo fue Jesús Navarrete cuando en su campaña de candidato a líder nacional recorriera Veracruz en un helicóptero del gobierno del estado facilitado por Duarte.

Incluso, en el Duartazgo, cuando Juan Vergel era el líder del PRD y Enrique Cambranis del PAN, cabildearon para una alianza electoral de cara a la elección de presidentes municipales y a la que Yunes Linares se opuso por completo.

Un día, Rogelio Franco Castán, discípulo de “Los Chuchos” (Ortega, Zambrano y Navarrete), operó para citar a Vergel en la Ciudad de México a una audiencia privada con Jesús Ortega, el mandamás.

Le dijo:

“Quiero mantener la relación política contigo, pero estás obstruyendo mi acuerdo”.

Entonces, le contó que Javier Duarte y Erick Lagos, apadrinados por Rogelio Franco, lo habían visto para descarrilar la alianza partidista y que, le dijo, significaba un peligro para el PRD.

“No habrá alianza” reviró Chucho Ortega a Vergel cuando le explicaba que iban tan bien que ya tenía integrado los candidatos a alcaldes, síndicos y regidores en los 202 municipios.

La respuesta fue indicativa de aquella prostitución duartiana: la alianza fue descarrilada y Juan Vergel fue destituido y relevado por un consejo integrado, entre otros, por Rogelio Franco y Daniel Nava.

EL PRD EN LA LONA

Entonces, y como se recordará si se consulta la hemeroteca, Javier Duarte lanzó a Juan Vergel la campaña mediática más feroz y atroz con María Georgina Domínguez, su vocera de entonces, y a través de los texto-servidores.

Incluso, hasta le interpusieron una denuncia penal por robo de las prerrogativas del CDE del PRD otorgadas por el OPLE.

Desde entonces, el PRD ha naufragado en el peor de los mares huracanados y aun cuando solo tiene ahora unos 32 alcaldes representan el cuatro por ciento de la votación estatal que de algún modo sirve a la Yunicidad.

Pero el sol azteca sepultó su proyecto político original definido por Cuauhtémoc Cárdenas, alquiló la franquicia partidista tanto a Fidel Herrera y Javier Duarte como ahora a Yunes Linares y desfiguró su filosofía social.

Y si así andan en Veracruz, igual que en la nación.

Graco Ramírez, gobernador de Morelos, ejerciendo el poder al viejo estilo del PRI, con autoritarismo, fosas clandestinas y bozal a los críticos, además de la locura total creyéndose presidenciable.

Silvano Aureoles, en Michoacán, otro loquito por Los Pinos, lleno de autodefensas.

Y Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno en la Ciudad de México, aumentando los impuestos y creyéndose también presidenciable, pero sin militar en el PRD.

Con todo, si ahora que Javier Duarte fue capturado y será sometido a proceso penal desembucha la corrupción económica, política y social con que sometió al PRD y a sus seis familias connotadas en Veracruz, la cloaca nauseabunda estremecerá a muchas tribus izquierdosas del sol azteca.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *