xalapa
22
Search
Martes, 25 de Julio de 2017
  • :
  • :

Expediente 2017: Los conspiradores

LUIS_VELAZQUEZ
Luis Velázquez
13 de julio de 2017

Hay un trío de diputados federales priistas que apuestan a reventar la elección interna del candidato a gobernador de Veracruz soñando con un milagro para que uno de ellos sea palomeado por Los Pinos.
Son Érick Lagos Hernández, Jorge Carvallo Delfín (“El hijo más ruin que he tenido” dice su padre como tarjeta de presentación) y Alberto Silva Ramos, mejor conocido como “El cisne”, también como el totol de rancho.
Las malas entrañas dirán, por ejemplo, que el trío obedece las órdenes de su jefe máximo y maestro, Fidel Herrera Beltrán, luego del descarrilamiento de Javier Duarte, y quien, claro, también los habría enriquecido.
Desde hace ratito, los tres, ya en la yunicidad, siguen jugando las contras a los senadores Héctor Yunes Landa y Pepe Yunes Zorrilla para tumbarlos como las cartas fuertes para la nominación roja el año entrante.
Y lo peor, a tono con su estilo personal de ejercer el poder, trogloditas, son perversos, siniestros y sórdidos, y están calentando la cabeza a uno que otro priista para tambalear a los senadores y demostrar que hay otras cartas fuertes, incluso, según ellos, más competitivas.
Por ejemplo, el fin de semana se efectuará un cónclave en Orizaba donde Jorge Carvallo, el más interesado, promoverá al presidente municipal, Juan Manuel Diez, como precandidato a gobernador, luego de que alcanzara la sublimidad política, primero, con la estatua al dictador Porfirio Díaz Mori, y después, con su teleférico.
Y luego, claro, de la gran represión en contra de los indígenas artesanales que vendiendo sus productos afean el paisaje urbano.
Todos los militantes tienen derecho a levantar la mano y soñar con las grandes ligas.
Pero en el caso del trío sólo buscan torpedear a los senadores, acelerar a los ingenuos y jugar con el escore político para ver si en un descuido ellos se sacan la lotería.
Y más, cuando desde hace ratito, Fidel Herrera Beltrán se ha adueñado del PVEM, jugando las contras al PRI que lo encumbró con cuatro diputaciones federales, la senaduría de la república, la gubernatura y el consulado de México en Barcelona.

INTOCADOS E INTOCABLES

Así como están las cosas, nadie dudaría de que Érick Lagos (vía Rogelio Franco Castán, secretario General de Gobierno) y Jorge Carvallo junior (vía el senador Fernando Yunes Márquez, presidente municipal electo de Veracruz) estarían jugando doble, sirviendo, por un lado, al góber fogoso, y por el otro, al góber azul.
Y más, si como se afirma, el par usufructúa toda la impunidad yunesca, intocados e intocables al momento, debido, entre otras razones, al llamado “vómito negro” en contra de Javier Duarte, a la devolución de parte de lo robado y a que ambos se “tiraron al piso” del jefe máximo de la revolución azul hecha bienio.
Y más, porque al momento van siete duartistas presos en el penal de Pacho Viejo, y a ellos, tan beneficiados en el sexenio anterior, nadie los ha tocado.
Y es que si promueven la candidatura del alcalde de Orizaba al trono imperial y faraónico sólo contribuyen a la incertidumbre y la zozobra en la militancia priista, conscientes y seguros, además, de que por ningún lado a Juan Manuel Diez le alcanza para ganar una elección de gobernador, y quizá, ni siquiera, vaya, de senador de la república.
Pero, bueno, en el ejercicio del poder, si Javier Duarte solía decir que el político se vuelve sexy, hay quienes enloquecen con el cántico de las sirenas.
La perversidad de Lagos, Carvallo y Silva resulta insólita.

CARTUCHOS QUEMADOS

Ninguna duda ha de existir:
Una. Érick Lagos, Jorge Carvallo y Alberto Silva (y Adolfo Mota, por añadidura) son cuartuchos quemados para soñar con la candidatura a gobernador el año entrante.
Su paso por el duartazgo y el fidelato los ha llevado a sumirse por varios años para figurar como candidatos.
Dos. Fidel Herrera atrás de Lagos, Carvallo y Silva, sólo está jugando, digamos, por su proyecto transexenal que iniciara en el año 2004 y se le frustrara el año anterior por tantos trastupijes de Javier Duarte, su delfín.
Tres. Los vientos del CEN del PRI y de Los Pinos son por ahora desfavorables al góber fogoso.
Enrique Peña Nieto, en efecto, lo envió como su cónsul en Barcelona, pero a la primera de cambios reviró y lo destituyó… por más y más que el fogoso asegure que él renunció, pues bastaría recordar que en este país nadie, absolutamente nadie, le renuncia al presidente de la república, a menos que el interfecto haya llegado a la desesperación y cometido la locura política y si una cualidad fuera de serie tiene Fidel es la inteligencia, la experiencia, el cálculo político y las mañas.
Cuatro. El alcalde de Orizaba, pobrecito, como candidato sería ponerse de pechito para la derrota ante los inminentes candidatos de MORENA, Cuitláhuac García, y del PAN, Miguel Ángel Yunes Márquez.
Cinco. En el carril priista sólo hay dos figuras políticas de relieve para competir con dignidad, como son los senadores Héctor Yunes Landa y Pepe Yunes Zorrilla.
Pero con todo, otra cosita es que Lagos, Carvallo, Silva y él mismo Fidel sean mentes perversas y estén mirando la tempestad y sigan apedreando la cruz.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *