xalapa
22
Search
Lunes, 11 de Diciembre de 2017
  • :
  • :

Expediente 2017: Trata de personas en Veracruz

LUIS_VELAZQUEZ

Luis Velázquez

05 de agosto de 2017

 

En el duartazgo, una madre desesperada denunció que su hija adolescente había sido secuestrada por una banda de tratantes de blancas en Costa Esmeralda, los pueblos ribereños a la orilla del Golfo de México, entre ellos, Tecolutla y Gutiérrez Zamora.

Entonces, y luego de la denuncia, el Fiscal elegido por nueve años (ajá) por la LXIII Legislatura (Juan Nicolás Callejas Arroyo al bat) desató un operativo que terminó, quizá en el papel mediático, con el rescate de la niña.

Pero sin capturar a la banda.

Incluso, el Fiscalito Luis Ángel Bravo Contreras se “curó en salud” diciendo que habían detectado una banda que operaba desde Costa Esmeralda hasta Coatzacoalcos, pero que nunca, jamás, le siguieron la pista.

Ahora, en el Día Mundial de la Trata de Personas, la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos y Todos los Derechos para Todas y Todos (así se llama, RTDT las siglas) documenta una realidad atroz y cruel, llena de barbarie:

Los estados de Veracruz, Chiapas y Tlaxcala encabezan el mayor número de casos de trata en el país.

Desde luego, lo más fácil será culpar a Javier Duarte de que los tratantes de blancas florecieron en tierra fértil en Veracruz durante su sexenio.

De paso, también podría inculparse a Fidel Herrera Beltrán, la única obsesión obsesiva del Yunes azul que sólo se detendrá un segundo antes de morir, pues el señor vive para odiar.

Dice la Red Nacional:

“Vergonzosamente, México sigue como el país de origen, tránsito y destino” de los tratantes de blancas.

Y en la lista negra, Veracruz.

Ya antes, el territorio jarocho fue clasificado como “el peor rincón del mundo para el gremio reporteril”.

De igual manera, como la entidad federativa número uno en la producción y exportación de trabajadoras sexuales.

Y uno de los primeros lugares nacionales en adolescentes embarazadas.

Ahora, otra presea ganada a pulso. La tierra donde florece y crece y vive la trata de blancas.

Y más, si se recuerda que según el CONEVAL, seis de cada diez habitantes de Veracruz están atrapados y sin salida en la miseria, la pobreza, la jodidez, el desempleo, el subempleo, los salarios de hambre, la baja y peor calidad educativa, de salud y de seguridad, y con una impunidad galopante y brutal.

Y es que, como llamó Luis Spota a una de sus novelas, “muchas cornadas da el hambre”.

Y de pronto, las chicas engañadas por los llamados “padrotes” se las llevan para darse cuenta que todas las promesas de un mundo mejor terminaron en la prostitución.

 

“TIERRA DE PADROTES”

 

Según la Red Nacional, RTDT, “los mayores niveles de averiguaciones previas a nivel federal se registran en los estados de Chiapas, Veracruz y Tlaxcala” (La Jornada, 31 de julio, del año venturoso que corre en que la yunicidad alcanza su paraíso).

Incluso, y por fortuna, en Tlaxcala ya se asentaron (con riesgo de llegar a Veracruz y Chiapas) “redes de trata con operación estatal, nacional e internacional” y en donde fue declarada la Alerta de Violencia de Género “por trata con fines de explotación sexual”.

Es más, un pueblo de Tlaxcala, Tenancingo, ha alcanzado la fama porque la mayoría de la población masculina se cree y siente y opera y actúa como unos proxenetas.

“Tierra de padrotes” se llama el libro de la escritora Evangelina Hernández Duarte y que bien pudiera cotejarse con la pesadilla narrada en el libro “Los demonios del Edén”, de Lidya Cacho, donde describe con puntualidad las relaciones sexuales de políticos con niñas.

Por eso, la Red Nacional llama “a poner un alto a la simulación para erradicar el flagelo de la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual”.

Sólo que con tantos pendientes sociales en Veracruz nadie se interesaría por la denuncia de la RTDT de que Veracruz se ha vuelto tierra propicia para la trata.

Todavía peor, las secretarías de Desarrollo Social y Seguridad Pública dirán que la Red Nacional está fantaseando y “mirando moros con tranchete”, porque aquí, el paraíso terrenal que fue, hay, cierto, un río de sangre y un valle de la muerte pero porque Javier Duarte toleró a los carteles y cartelitos.

Y hablar de trata de personas son palabras mayores.

 

HUIR DEL FANGO SOCIAL

 

Ya de por sí, la fama pública registra que los malandros secuestran mujeres, unas veces, para el consumo sexual. Otras, para el secuestro, cobrar un rescate y matarlas.

Otras veces para que cocinen para todos ellos y les laven y planchen la ropa.

Otras, para alimentar a las personas secuestradas.

Incluso, es el mismo caso con el plagio de mujeres migrantes de América Central en su paso por la tierra jarocha.

Con todo, resulta fatídico que el año anterior, la Casa Blanca con Barack Obama al frente publicara su informe anual sobre la trata de personas y estableciera lo siguiente:

“El gobierno de México no cumple plenamente las normas mínimas para la eliminación de la trata de personas”.

Y en la lista negra, Veracruz.

En el fondo predomina una sola realidad: la miseria y la pobreza.

Bastaría recordar que de acuerdo con el CONEVAL hay en Veracruz medio millón de personas que sólo hacen dos comidas al día por la jodidez en que viven.

Y que los peores municipios de miseria son Banderilla, Xalapa y Veracruz… y que a partir del primero de enero 2018 y durante cuatro años consecutivos será gobernado por el panista Fernando Yunes Márquez, con derecho a reelegirse por cuatro periodos consecutivos más.

Entre más pobreza y miseria económica y educativa, más sueña la población en huir del fango social.

Los hombres, por ejemplo, a Estados Unidos, con el riesgo de toparse con el tráiler de la muerte y perder la vida.

Y las mujeres, expuestas a que “un padrote” las engañe y estafe y terminen en la prostitución.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *