xalapa
18
Search
Miércoles, 24 de Octubre de 2018
  • :
  • :

Expediente 2018: 
Tribunal popular a Duarte


LUIS_VELAZQUEZ

 

Luis Velázquez
05 de octubre de 2018 

Un tribunal popular está juzgando a Javier Duarte. Y lo está acusando del peor delito en la historia de un político como es la desaparición forzada.
Delito de lesa humanidad que nunca, jamás, prescribe. 
Un delito que significa la alianza sórdida y siniestra de políticos, jefes policiacos, policías, carteles y cartelitos para desaparecer personas inocentes que ni la deben ni la temen.
Incluso, y como en el caso del duartazgo, la desaparición de personas levantadas en los retenes policiacos en las carreteras de Veracruz.
Y la creación de fosas clandestinas, una de ellas, Colinas de Santa Fe, la más grande de América Latina.
Y el tiradero de cadáveres en la barranca de la muerte conocida como “La aurora” en el municipio de Emiliano Zapata.
En las redes sociales, en una plataforma digital van más de sesenta mil firmas para que Duarte sea juzgado por crímenes en contra de la humanidad, a la altura, digamos, de los generales dictadores en el continente durante el siglo pasado, entre ellos, Jorge Rafael Videla en Argentina y Augusto Pinochet en Chile, los más crueles y desalmados.
La página se llama www.change.org, y en donde el lector podrá adherirse si estuviera de acuerdo.
En tanto, varias ONG de Veracruz, integradas con padres con hijos desaparecidos cabildean para que el ex gobernador preso en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México sentenciado a nueve años de cárcel sea juzgado por desaparición forzada.
Y aun cuando su abogado vislumbra que Duarte podría alcanzar la libertad en 4 años por buena conducta, ajá, el tribunal popular ya lo está juzgando.
Vox populis… vox Deus, dice el proverbio social.
Nunca antes, jamás, en Veracruz, las elites gobernantes habían incidido en la desaparición forzada.
Quizá, claro, nadie lo dudaría, y a tono con el ajuste de cuentas en la Revolución cuando las diferencias políticas se resolvían con masacres terroríficas (los cien seguidores de José Vasconcelos, el candidato presidencial independiente, ejecutados en Topilejo), en algunos tiempos de la historia local también entre políticos se desaparecían.
Pero en el sexenio anterior, llegaron al colmo de desaparecer a personas inocentes.

VERACRUZ SINIESTRO 

La fama de Veracruz en el mundo fue siniestra y sórdida.
Veracruz, declararon las ONG nacionales y extranjeras, como “el peor rincón del mundo para el gremio reporteril”, a la altura del Medio Oriente, con diecinueve reporteros asesinados y tres desaparecidos.
Veracruz, “el peor paso de migrantes de América Central camino a Estados Unidos”, documentado por el sacerdote de la Teología de la Liberación, José Alejandro Solalinde Guerra, fundador del albergue “Los hermanos en el camino”.
Veracruz, el fosario más grande de migrantes en el país, insistió Solalinde.
Nunca como ahora hay en la tierra jarocha diecisiete Colectivos y Solecitos con padres de desaparecidos buscando a los suyos, por lo general, hijos.
Por eso, la plataforma digital está registrando la más alta respuesta, lista para llevarse a un tribunal internacional, pues iniciada por el ciudadano Javier Menesses, con una gran popularidad en las redes, está dirigida a HUman Rights Campaingn y a la UNICEF.
Además, el 25 de septiembre, en el Senado de la República, el diputado del Movimiento Ciudadano de Dante Delgado Rannauro, Samuel Garcia Sepúlveda, levantó la voz acusatoria en la tribuna parlamentaria para convocar a la Corte Internacional de La Haya investige a Javier Duarte y a los suyos por la compra de medicamento de mala calidad y la intencionalidad de distribuir pruebas falsas para detectar el VIH.
Y en el punto de acuerdo quedó expreso que en el sexenio anterior se concitaron actos de gobierno criminal afectando a cientos de personas de manera emocional y en su salud.
Además, claro, de la administración de quimioterapia falsa a niños con cáncer.

DE TRIBUNAL POPULAR A GLOBAL 

El asunto ya está en la cancha internacional y en manos de la corte internacional de Europa y que, bueno, con tantas demandas, ya se verá el desenlace.
Quizá, claro, y dada la burocracia podría demorar, incluso, diferirse por mucho tiempo sin mayor trascendencia.
Pero con todo, del tribunal popular de Veracruz y hasta del país que ya condenó a Javier Duarte, a Karime Macías y a parte fundamental de los duartistas, ahora el asunto ha pasado al tribunal de las redes sociales y pronto caminará a una corte internacional.
Y aunque por diversas circunstancias nunca procediera, Duarte y los suyos, anexos, conexos y similares ha sido juzgado.
Los nueve años a que fue condenado son poca cosa.
La gente, los ciudadanos, la población, lo ha satanizado, el peor gobernador de los 75 en la historia local.
El tiempo más siniestro en el Golfo de México y en el país.

¡VAYA FINAL DEL DUARTAZGO!

Dice el documento que circula en las redes sociales:
“Esto tiene que cambiar por las familias afectadas, por la comunidad y por poner un ejemplo de que la sociedad mexicana, en su hartazgo, debe tener la facultad de juzgar a un sujeto como Javier Duarte.
 Que se someta a votación, que se busquen los medios, pero que no quede impune.
 Porque reducir todo lo que robó y lo que hizo… (a una condena de 9 años) no es justicia, no es ley”.
 ¡Vaya final del duartazgo!

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *