xalapa
18
Search
Martes, 18 de Diciembre de 2018
  • :
  • :

Expediente 2018: Amnistía política en Veracruz

LUIS_VELAZQUEZ
Luis Velázquez
05 de diciembre de 2018

Igual que la profe Elba Esther Gordillo alcanzara la libertad apenas, apenitas, Andrés Manuel López Obrador fue declarado presidente electo, en Veracruz, el duartista, pero más fidelista, Mauricio Audirac Murillo, ex secretario de Finanzas y Planeación, excontralor y extitular del ORFIS, fue liberado del penal de Pacho Viejo tres días después del nuevo gobernador.
Desde luego alcanzó la libertad, pero deberá firmar el libro del control de su vida de manera periódica en el juzgado de Pacho Viejo y por ningún motivo podrá salir del país.
Claro, pero nunca, jamás, será igual celebrar la navidad y fin de año en la cárcel que con la familia y moverse en libertad y con libertad en el pueblo que dormir en la penitenciaria.
Acusado de peculado, tráfico de influencias, incumplimiento del deber legal y abuso de autoridad por el Fiscal Jorge Wínckler, Audirac es el primer duartista de los más de treinta políticos, jefes policiacos y policías encarcelados por la yunicidad, en respirar otra vez el aire puro y limpio de Xalapa, aun cuando semanas anteriores, todavía en el bienio anterior, el empresario César Augusto Morando, también fue dejado en libertad.
Otros, sin embargo, dejaron el penal en circunstancias diferentes.
Por ejemplo, Gina Domínguez, Juan Antonio Nemi Dib y César del Ángel, con arraigo domiciliaro.
Pero, bueno, todo indica que los vientos huracanados para los políticos internados en Pacho Viejo se están moviendo a un tiempo lleno de sol, quizá, acaso, por la república amorosa y el perdón, amnistía política, para todos con la Cuarta Transformación del País.
En tanto, el secretario General de Gobierno ha expresado frase bíblica en tres palabras, “Me canso… ganso”, para reiterar que la caída del Fiscal Jorge Wínckler es inminente, cuestión de esperar.

MUY BRAGADO “EL DOS” DE PALACIO

La caída de Winckler se ha vuelto para el secretario de Gobierno razón de Estado.
Y más, porque se trata de una encomienda del gobernador.
Por eso su frase célebre de que “me canso… ganso” de que caerá tarde o temprano, y luego, claro, seguirán en cascada el Fiscal Anticorrupción, Marcos Even Torres Zamudio, y el Fiscal de Desaparecidos, Eduardo Coronel junior.
Incluso, tan bragado anda “El Dos” de palacio que, por ejemplo, también apretó el botón nuclear en contra de Miguel Ángel Yunes Linares para fincarle responsabilidades por el presunto desvío de recursos de fondos públicos para comprar la mansión de Arturo Bermúdez Zurita, ex secretario de Seguridad Pública confinado en Pacho Viejo, ubicada en Estados Unidos.
Es más, cuando fue cuestionado sobre la posibilidad otra vez convocó el lenguaje y la sabiduría zoológica de su pueblo y dijo: “Hasta entre los perros hay clases, no nos confundan, nosotros (los de MORENA, los de la izquierda) somos otra cosa”.
Es decir, más que el anuncio del juicio penal a Yunes Linares también profetiza que tarde o temprano caerá de igual manera, digamos, como en su tiempo alardeaba que había encarcelado a tres ex gobernadores como son Flavino Ríos Alvarado, Javier Duarte y Dante Delgado Rannauro.
Y si el gobernador dijo que se le “cocían las habas” para gobernar por tanta prisa y urgencia que estremecía sus cuerdas interiores, ahora, el secretario de Gobierno ha cantado su objetivo, sin rodeos ni medias tintas.
“Me canso… ganso”, la misma frasecita acuñada por AMLO.

MÁS BRAGADOS EN LA CANCHA WINCKLERIANA

El Fiscal, por el contrario, joven intrépido y temerario, muy echado para adelante, ha revirado al gobernador que es autónomo y nadie lo podrá o podría tumbar.
En la cancha winckleriana, por ejemplo, refieren que las acusaciones en su contra son flacas y sería difícil su descarrilamiento.
Uno de quienes lo acusan, el litigante de todos los tiempos fidelistas y duartistas, Jorge Reyes Peralta, dice que Jorge Wínckler y los suyos torturaron a un cliente preso en Pacho Viejo con música de Maluma, cuando, caray, pobre de Maluma.
Unos Colectivos, integrados con madres con hijos desaparecidos, acusan al Fiscal de que siempre rechazó una reunión preferencial por cada uno de ellos y en exclusiva, y por lo que el gobierno de la izquierda declaró la crisis humanitaria en Veracruz, a tono, digamos, con lo que está sucediendo en el Medio oriente, Siria, Afganistán, Somalia, Biafra y Etiopía, al grado de convocar a la ONU.
Se trata, observan en el carril winckleriano, de motivos sin peso jurídico ni social, aun cuando, claro, nadie descartaría que con pretextos políticos el botón nuclear en contra del Fiscal opere y sea destituido.

REVÉS AL FISCAL

Por lo pronto, la libertad bajo reserva de Mauricio Audirac significa un revés al Fiscal y a Yunes Linares, y al mismo tiempo, anuncia los vientos huracanados que vendrán en contra de la yunicidad, sin tregua para nadie, por más y más que AMLO sigue festinando la amnistía política para cinco de sus antecesores para evitar, dice, la confrontación innecesaria y la discordia civil.
Pero en Veracruz, piensan y sienten diferente, y así como están las circunstancias, solo se trata de “la crónica de una muerte anunciada” (muerte política, muerte civil, muerte penitenciaria) para varios yunistas, a quienes en su momento cada secretario del gabinete legal irá denunciando por malos manejos con el erario, de igual manera como fueron denunciados los duartistas.
La profecía ha empezado a cumplirse en el sentido de que “los carniceros de hoy serán las reses del mañana”.
Antes de navidad, si bien va, la misma jueza que condenó a la cárcel a varios políticos de Javier Duarte los dejará en libertad y el Fiscal seguirá escuchando los tambores de guerra.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *