xalapa
22
Search
Sabado, 18 de Agosto de 2018
  • :
  • :

Expediente 2018: “Chaviza revolucionaria”

LUIS_VELAZQUEZ
Luis Velázquez
14 de febrero de 2018

Así como el jefe Diego Fernández de Ceballos acuñó el término ranchero del “Mujerío”, los genios del PRI también recrearon el concepto de “La chaviza revolucionaria”, al mejor estilo de Clavillazo, en que aglutinan a los jóvenes políticos.
En el sexenio de Luis Echeverría Alvarez, Fidel Herrera fue ungido presidente fundador del llamado Movimiento Nacional de la Juventud Revolucionaria, MNJR, y en donde años después también sería líder el senador Héctor Yunes Landa, y quien, por cierto, para proyectarse el joven de entonces se aplicó varias cirugías plásticas al mejor estilo, dicen en el carril rojo, de Lyn May.
Luego, y ante la sorna, otros genios mudaron el término de “La chaviza” y también los hacen llamar los “Priennials”, a tono, digamos, con el “Millenial”, y que naciera hacia finales del siglo pasado.
Antes, también les llamaban “Los ninis”, que ni trabajan ni estudiaban, y que fue más o menos equilibrado con “Los vivis”, conocidos así los viejos vividores, por ejemplo, cuando Enrique Jackson y José Murat Casab asesoraban, ajá, a Javier Duarte.
El término, digamos, despectivo, para describir a una parte de la población menor de 30 años de edad, incluyó, además, el de “Los PRI/rruris”, que tan en boga pusiera un cómico.
El caso es que ahora cuando once ex gobernadores, todos priistas, están acusados de corrupción, unos presos (Javier Duarte, Roberto Borge Angulo, Eugenio Flores Hernández, Tomás Yarrington, Andrés Grannier y Mario Villanueva, entre otros, más otro prófugo, César Duarte), el tricolor ha aceitado su vieja y antigua maquinaria juvenil para enfrentar la elección del primero de julio.

DINOSAURIOS Y BEBESAURIOS

En Veracruz, por ejemplo, “La chaviza revolucionaria” está comandando por Sandro Francisco Gómez Valdés, originario de Cardel (tierra que fue, o es, de narcos), avecindado en Xalapa.
De 29 años, nacido el diez de abril, estaría considerado como un bebesaurio, y si la historia, como dicen, está llena de contradicciones, habría de referir que Sandro fue ungido dirigente por un dinosaurio, su padrino Carlos Brito Gómez, quien este año cumplirá 85 años, aun cuando sus amigos dicen que se quita dos o tres años, según le convenga.
Sandro fue estudiante en la Facultad de Leyes de la Universidad Veracruzana, presidente de la Federación Universitaria Veracruzana, y presidente de la Red Juventud Popular, y ahora jefe máximo de la llamada “Red Jóvenes por México”, el nuevo término acuñado para referirse a “La chaviza”.
Y, bueno, con el liderazgo estudiantil estaría cumpliendo con el ideal de Lenin y León Trostky en la revolución rusa cuando siempre advertían que si un joven merecía una oportunidad antes, mucho antes, debió iniciarse como dirigente en el kindergarten y en las escuelas primarias y secundarias como requisito básico para foguearse.
Sandro y los suyos, entonces, tienen una misión imposible, como es convencer a los 257 mil 307 jóvenes de 18 a 19 años que por vez primera tienen credencial de elector en Veracruz para votar por los candidatos del PRI.
Pero también convencer a los 687 mil 503 jóvenes de 20 a 24 años y a los 670 mil 233 jóvenes de 25 a 29 años de edad que por segunda ocasión podrán sufragar en las urnas.
Y si la estadística es puntual, y Sandro (Sandro de América) logra el objetivo significaría que con sólo el voto de los más del millón y medio de jóvenes de 18 a 29 años de Veracruz con credencial de elector, el partido tricolor se salvará de la cuarta derrota consecutiva, luego de que en menos de un año perdió la gubernatura, perdió la mayoría en el Congreso local y perdió 172 presidencias municipales por culpa de Renato Alarcón y Lorena Martínez.

DINOSAURIOS EN MINIATURA

Sheila Flores es jarocha. Tiene 33 años. Es lideresa de la Secretaría Nacional de Mujeres Jóvenes del PRI. 584 mil 886 jóvenes de 30 a 34 años de edad hay tan sólo en Veracruz.
Y según ella, esta generación de jóvenes está lejos de moverse en el mundo por los intereses económicos y sociales que tienen en la cárcel a un montón de ex gobernadores acusados de pillos y ladrones, pues, dice, a los muchachos los mueven, ajá, las causas sociales.
“Yo les puedo compartir mi propia experiencia en el partido y demostrarles que no somos como ellos piensan”. (El País, Mónica Cruz)
Cierto, “cada cabeza, dice el proverbio) es un mundo”.
Pero, caray, el primer desencanto vino luego del movimiento estudiantil del 68 cuando un montón de líderes chaquetearon a los alumnos de la UNAM y del Tecnológico y de decenas de bachilleres, aun cuando, claro, otros terminaron en el siniestro y sórdido penal de Lecumberri.
Incluso, y para no ir tan lejos, los líderes de la UNAM en el último movimiento estudiantil terminaran en Televisa, abierta a ellos por encargo oficial.
El caso es que estos jóvenes dinosaurios en miniatura también llamados, “trajeados y con celulares”, han sido creados para convencer a los catorce millones de jóvenes que por vez primera votarán en el país de que el PRI está en abierta renovación interior y exterior y en lo que nadie cree.
Bastaría referir que en el camino a Damasco, una chica priista de Cosoleacaque renunció a la candidatura a diputada local luego de que una encuesta en la región le demostrara con número que si iba por el PRI estaba condenada a la derrota.
Y más, cuando está probado que atraer “el voto joven al PRI será todo un desafío”, pues según la penúltima encuesta sólo el 16 por ciento de los jóvenes de entre 18 y 29 años votarían por José Antonio Meade.
Claro, el dinosaurio de 85 años de edad, Carlos Brito Gómez, padrino de Sandro, repite una y otra vez que las encuestas son fotografía de un día y nada significan.
Sandro y sus chicos han de sentirse con el aura de los profetas bíblicos que en nombre de Dios resucitaban cadáveres, entre ellos, su hijo Jesús, quien resucitara a Lázaro, su amiguito de toda la vida.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *