xalapa
22
Search
Lunes, 18 de Junio de 2018
  • :
  • :

Expediente 2018: El legado yunista

LUIS_VELAZQUEZ

Luis Velázquez

21 de mayo de 2018

 

El gobernador Yunes ya está hablando de su legado histórico. Y su jefe de la Oficina del Programa de Gobierno, también habla ya de la entrega y recepción. Y faltan 6 meses y días para el fin del bienio… que ya se fue.

Según el Yunes azul su mayor legado será haber limpiado la casa luego del huracán llamado Javier Duarte y los suyos.

Restablecer el orden jurídico. El Estado de Derecho. Dijo: “Haber acabado con la corrupción”…, en un Veracruz donde el saqueo del erario y la desaparición forzada alcanzaron niveles todavía insospechados, y más, luego de que desaparecieron personas y cadáveres.

Desde luego, la corrupción es milenaria. Arrastra al país y por añadidura a Veracruz desde tiempo inmemorial, sabrá el chamán, quizá, digamos, desde que Antonio López de Santa Anna se aburría de la gubernatura, imponía un interino y con cargo al erario se lanzaba a las peleas de gallos de pueblo en pueblo acompañado siempre de una mulata diferente.

Y ni modo, entonces, que el góber haya acabado con la corrupción. Y más, cuando es un mal canceroso.

En todo caso, estará cumpliendo con la ley sometiendo a proceso penal a los políticos pillos y ladrones y que en el país de la impunidad resulta insólito.

Pero el legado de Miguel Ángel Yunes Linares, dice, también es “haberme conducido con honestidad”.

 

SEIS CARGOS PÚBLICOS EN UN SEXENIO

 

El góber descubrió su legado histórico a propósito del homenaje luctuoso a su antecesor y hacedor, Rafael Hernández Ochoa, 1974/1980, a cuyo lado tuviera carrera meteórica en menos de un sexenio.

En aquel entonces, recién desempacado de la facultad de Leyes de la UV, Yunes fue agente del Ministerio Público, asesor jurídico del gobernador, subdirector de Patrimonio del Estado al lado de un hombre con carácter intenso y fuerte, líder estatal de la CNOP y diputado local, y otro cargo más, parece, Procurador Fiscal.

Además, cuando el sexenio terminara, Hernández Ochoa lo recomendó con su amigo Humberto Lugo Gil, jefe máximo en el Congreso federal, y ahí se fue, trepado en la cresta de las olas.

Y en tales circunstancias, la gratitud por delante en un hombre de bien y más si se considera que en política “no hay hombre sin hombre” como afirmaba Juan Maldonado Pereda, QEPD.

De su tótem y hasta padre putativo, Yunes dice que aprendió la honestidad.

“Fue un gobernador que salió de Veracruz sin robar un peso. Y que vivió con austeridad y con total modestia. Y que cuando murió, sus bienes, su herencia, era tan limitada que no permitía ni siquiera la subsistencia de Teresita (su esposa) y de sus hijos”.

Precisó Yunes:

“Manejó el dinero público con total y absoluta honestidad”.

Y, bueno, si así fue el maestro también el discípulo… que no siempre.

 

“LO QUE EL VIENTO A JUÁREZ”

Por eso, entre otras cositas, las denuncias penales de Javier Duarte y los diputados federales (Érick Lagos, Alejandro Carvallo, Tarek Abdalá, Alberto Silva y Adolfo Mota, a la cabeza) en contra de Miguel Ángel Yunes Linares en la Procuraduría General de Justicia de la República, PGR, nunca, jamás, caminaron.

Por eso, el discurso de AMLO de que el góber tiene una mansión que ni siquiera Barack Obama quedó en pitorreo y anecdotario.

Y por eso mismo las citas en Papeles Panamá sobre la riqueza familiar les hicieron “lo que el viento a Juárez”.

Incluso, cuando en el paso por el Issste, otros fueron inhabilitados para la función pública por unos años, menos Yunes.

Bastaría referir que a la trágica e imprevista muerte de Hernández Ochoa, Yunes fue uno de los pocos, escasos, escasísimos políticos que estuvo pendiente de su viuda y de los hijos.

Es más, hasta donde se sabe si bien se sabe, el góber ha estado pendiente de un hijo de don Rafael.

“Vivió con austeridad y total modestia” dijo Yunes de don Rafael, un legado, claro, que sólo pueden cumplir los espartanos, y más cuando de por medio se vive en la cultura política de los conflictos de interés, donde los hijos, los hermanos y los amigos del primer círculo hacen y deshacen en nombre del poder público.

 

“HONESTIDAD PLENA Y ABSOLUTA”

 

Y es que de acuerdo con la historia resulta difícil precisar la raya entre la vida pública y los negocios lícitos e ilícitos.

Y más, cuando el protagonismo de la familia es tan manifiesto y evidente y en donde si hay principios y valores quedan polvo.

Don Rafael, por ejemplo, sería, es, un caso aislado de integridad en un país en el primer lugar de corrupción política en América Latina y en uno de los primeros en el mundo.

“Me emociona y me conmueve y trato, en mi actuar cotidiano como gobernador, tener presente su enseñanza de honestidad y de austeridad, honestidad plena y absoluta y austeridad total” dijo Yunes.

Ha de precisarse, sin embargo:

“Honestidad plena y absoluta”, además, claro, de “la austeridad total”.

¡Ay, bastaría mirar alrededor para ver si tales categorías universales de don Rafael se aplican en el Veracruz del siglo XXI en todos y cada uno de los funcionarios de la yunicidad en los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial!



Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *