xalapa
18
Search
Sabado, 19 de Enero de 2019
  • :
  • :

Expediente 2018: El peor de los mundos

LUIS_VELAZQUEZ

Luis Velázquez

27 de diciembre de 2018

El primer mes de la Cuitlamanía (casi casi Beatlemanía, por ejemplo) está terminando de la siguiente manera:

César del Ángel, el líder duartista de los 400 Pueblos, libre, para llevar en libertad su proceso penal, de igual forma que Mauricio Audirac Murillo, Francisco Valencia y Arturo Bermúdez Zurita.

Luis Ángel Bravo Contreras, exfiscal duartista, con un pie adentro y otro del penal de Pacho Viejo.

María Georgina Domínguez Colio, la primera vocera duartista, en arraigo domiciliario en el hospital, donde antes estuviera César del Ángel.

Egresados de la UPAV, Universidad Popular Autónoma de Veracruz, fundada por Javier Duarte y el ideólogo priista, José Murat Casab, en contra de Miguel Ángel Yunes Linares, por lo que llaman (quizá, “mano meciendo la cuna”) fraude académico con la expedición de títulos.

El Solecito, integrado por madres con hijos desaparecidos, sitiando la Fiscalía para presionar a Jorge Wínckler Ortiz, a su renuncia voluntaria.

Parte de los alcaldes sureños, movidos por mano superior, en contra de Wínckler.

Abogados como Jorge Reyes Peralta, quien también lo fue con Miguel Alemán Velasco, Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte, y Tomás Mundo, el director de Tránsito en el Alemanismo, en contra del Fiscal Wínckler.

Hugo Gutiérrez Maldonado, el secretario de Seguridad Pública, que vino de Nuevo León con dispensa de la LXV Legislatura, satanizando a su antecesor, Jaime Téllez Marié, por lo que ahora llaman el fraude de las videocámaras.

El gobernador Cuitláhuac García contra su antecesor por el mismo delito de las videocámaras de vigilancia en algunas ciudades de Veracruz.

El secretario de Salud, el doctor Roberto Ramos Alor, 15 meses empleado de Yunes Linares como director del Hospital Público de Coatzacoalcos, en contra de sus antecesores por lo que llama crisis humanitaria del sistema de salud.

El secretario de Educación, el profe strippero, licenciado en Comunicación y maestría en Educación fast track, Zenyazen Escobar, amigo del góber, en contra de su antecesor, Enrique Pérez Rodríguez, a quien acusa de otorgarse plaza académica en igualdad de circunstancias que para otros yunistas.

El ORFIS, Órgano de Fiscalización Superior, arrasando con las Cuentas Públicas de Yunes Linares, incluso, más que con lupa, con microscopio.

Juan Carlos “N”, líder cenecista, exhibiendo a las élites priistas de “huevones”, soñando con la presidencia del CDE del PRI, destapado por enésima ocasión por su aliado circunstancial, su par cetemista, Víctor García Trujeque.

Y en contraparte, en el puerto jarocho, casi linchan a un par de presuntos ladrones, mujer y hombre, en el fraccionamiento de las fosas clandestinas, Colinas de Santa Fe.

Y en Coatzacoalcos y Minatitlán, la resistencia pacífica por las decenas de asesinatos, secuestros y robos, imparables, fuera de control, desorbitados, en un Veracruz donde el Estado Delincuencial está enseñoreado.

Paradojas de la vida:

El sacerdote José Alejandro Solalinde, siempre en pie de guerra, como su segundo apellido, acompañado del senador Martí Batres, el ideólogo de la izquierda, cargando en las manos a un Niño Dios pero con la cara de AMLO, luego de que semanas anteriores el presbítero de la Teología de la Liberación descubriera que el presidente tabasqueño “tiene mucho parecido con Dios”.

El actor Diego Luna observando que una cosita es haber votado por AMLO y otra su legítimo derecho a cuestionarlo, con todo y los chairos encima.

México y Veracruz se mueven. “Podéis ir en paz, la misa ha terminado”.

Y el Papa Francisco, el primer Sumo Pontífice de América Latina, agradeciendo a los medios denunciar la pederastia de los sacerdotes en el mundo.

Tengamos fe. Mucha fe, con todo y que Napoleón Bonaparte decía que la chamba de un político es vender esperanzas.

¡Hosanna, hosanna, en las alturas!

LA VARA CON QUE MIDES…

Simbólico, indicativo:

El Solecito, sitiando el palacio de la Fiscalía para presionar la renuncia de Jorge Wínckler.

Las diputadas del PAN, María Graciela Hernández Iñiguez, Marigraz, y Nora Jéssica Lagunes Jáuregui, “tiradas al piso” de la Cuitlamanía en contra del Fiscal.

El regidor priista de todos los tiempos, Marlon Ramírez, a los pies del alcalde Fernando Yunes Márquez, para defender a ultranza a Jorge Wínckler y evitar su caída inminente, tarde o temprano, más allá de que pudiera irse como regalo de Reyes, como dice el mesías de Otatitlán.

Los alcaldes sureños en cascada frenética, volcán eruptivo, en contra del Fiscal.

El botón nuclear apretado contra los Fiscales Anticorrupción, Marcos Even Torres Zamudio, y Desaparecidos, Eduardo Coronel junior.

Según la politóloga Denise Dresser, en toda democracia funcionable ha de existir rendición de cuentas, ajuste de Cuentas Públicas y procesos penales para los políticos pillos y ladrones.

Y, bueno, de ser así, entonces, en la Cuitlamanía estaríamos caminando bien atrás de la utopía y el paraíso terrenal, digamos, con la misma intensidad con que el Yunes azul barrió contra los duartistas y Patricio Chirinos Calero contra los dantistas y Agustín Acosta Lagunes contra los ochoístas (de Rafael Hernández Ochoa), entre otros gobernadores imborrables.

La frase célebre de Juan Maldonado Pereda, Q.E.P.D., cuatro veces diputado federal, subsecretario de Gobierno y secretario de Educación, rector de la Universidad de Tabasco a los 26 años de edad con Carlos Alberto Madrazo, “El ciclón del sureste” de gobernador, con más vigencia que nunca:

“La política, decía, es un tragadero de hombres”.

¡Y hay del político que deje de borrar para atrás, porque la historia lo condenará o absolverá!

Esperemos, entonces, más tiempos huracanados y torrenciales, casi casi tsunami político, en los días y semanas y meses por venir.

Lo dice el relato bíblico:

“Con la misma vara que mides… te han de medir”.

Y, cuidado, dos hermanos del gobernador ya fueron evidenciados en la picota, con todo y a que uno de ellos lo haya defendido el profe secretario de Educación, conocido en “las benditas redes sociales (así les llama AMLO) como Tarzán, el strippero.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *