xalapa
22
Search
Lunes, 23 de Julio de 2018
  • :
  • :

Expediente 2018: El PRI, sin arrodillarse

LUIS_VELAZQUEZ
Luis Velázquez
21 de mayo de 2018
Los vientos huracanados siguen soplando más fuerte en contra del PRI y las elites sin arrodillarse.
Por ejemplo, resulta inverosímil que luego de que las premiaran con las delegaciones federales de la SEDESOL y el INFONAVIT, Anilú Ingram Vallines y Elizabeth Morales, ahora de nuevo la señora Ingram sea premiada con la candidatura pluri al Congreso de la Unión y Elmo quedara en la recta final.
Pero más allá de la circunstancia, lejos del incienso mediático tirado a sus pasos, habría de revisarse el beneficio social de una y otra en sus cargos políticos.
En el carril político se asegura que las curules pluris fueron negociadas cuando ambas cacarearon su posible candidatura al Senado de la República y que “hacia el final del día y de la noche” quedaron en María del Carmen Pinete y el profe Juan Nicolás Callejas Arroyo, aquel, por cierto, a quien una sobrina denunciara en el Congreso de que le había pedido “las nalgas” a cambio de una plaza magisterial.
El desencanto en contra del priismo también llegó por otro camino.
Fue con el nombramiento de la nueva delegada federal de la secretaría de Relaciones Exteriores, SRE, Lorena Piñón, aquella que en su momento generara conflictos cuando quería la presidencia del CDE del PRI y cuando peleara la candidatura a diputada.
Así, fue consolada con la oficina de la SRE en Veracruz, pero atropellando los derechos humanos del delegado en funciones, Ricardo Zanata, quien tenía unos quince años al frente de la delegación, y quien, además, es un diplomático de carrera que estudiara en el Instituto “Matías Romero”, un requisito indispensable para ingresar al servicio diplomático.
Otro caso parecido fue con el nuevo delegado del CORETT, Mario Castañeda Aburto, gente del ex diputado local y ex presidente de la Liga de Comunidades Agrarias, Édgar Díaz, quien fue lanzado de la CNC de Veracruz, luego de tantos favores prestados al duartazgo, por ejemplo, cuando solía organizar protestas y marchas encendidas azuzado por Érick Lagos Hernández y Ramón Ferrari Pardiño, secretarios General de Gobierno y de Desarrollo Agropecuario, en contra de los funcionarios incómodos.
Ahora, y ante el reparto de las pocas mieles del poder que restan al priismo luego de perder la gubernatura, la mayoría en el Congreso local y 175 presidencias municipales, Édgar Díaz impuso a uno de los subalternos, Mario Castañeda, como delegado federal del CORETT.
Y lo impuso, porque él se cree y siente cacique y desea, por lo pronto, robalea con un bajo perfil.
Tal cual sólo resta anotar que las cúpulas priistas siguan repartiéndose el botín a espaldas de la militancia, arrastrando un descrédito universal.
Por eso mismo, el PRI se mantiene en el tercer lugar de la preferencia electoral, además de que otras elites, a quienes les negaron más cargos públicos, prefirieron salir huyendo a otros partidos, como los casos de Ricardo Ahued Bardahuil, Basilio Picazo, Regina Vázquez Saut y Marcos Theurel Cotero, entre otros.

PREMIÓ A UN PERDEDOR

Nemesio Domínguez Domínguez tiene en el PRI larga historia.
Ha sido dos veces presidente municipal de Santiago Tuxtla, además de un periodo más en que impuso a su esposita de alcaldesa.
Fue diputado local y federal, director del DIF y subsecretario de Educación con Adolfo Mota Hernández de titular en el duartazgo, y que tan generoso fue que le asignaron diez metrosexuales con sueldos fabulosos como asesores pedagógicos… “para su felicidad” decía Motita, mirando la foto de Duarte y Karime Macías en su despacho y persignándose por alguna razón.
En su pueblo, Nemesio ha sido derrotado en cuatro ocasiones.
Primero, la panista Lady Gucci y su esposo le ganaron la presidencia municipal.
Luego, la diputada local, Jazmín Copete, candidata del PRD al Senado de la República, le ganó la alcaldía para ella y después para su hijo, quien está en funciones.
Y no obstante, semanas anteriores fue premiado con la delegación federal de Progresa, como si todavía encarnara la fuerza social y popular que tuviera en otros sexenios.
Además como si fuera el único priista con méritos en Santiago Tuxtla y/o en el resto de Veracruz.

CONGELADO CACIQUE PRIISTA

Es el mismo caso de Marcelo Montiel Montiel, cuyo nombramiento como delegado federal de la secretaría de Comunicaciones y Transportes están congelado… por ahora.
Y congelado, ni más ni menos, con un manotazo del gobernador Yunes, quien amenazara al gobierno central de publicar su expediente negro.
Montiel fue dos veces alcalde en Coatzoalcos. También diputado local y secretario de Desarrollo Social y delegado federal de la SEDESOL.
Impuso a dos alcaldes, como son su ex amigo Marcos Theurel Cotero y Joaquín Caballero Rosiñol.
En la última elección municipal, MORENA y AMLO lo derrotaron en las urnas.
Y con todo y su fama pública por todos conocida en el pueblo y que le permitió obsequiar su mansión de diez millones de pesos al obispo de Coatzacoalcos, ya estaba nombrado delegado federal de la SCT y de pronto se la tumbaron.
El trasfondo de los hechos anteriores es uno solo:
En el PRI los vientos huracanados soplan y duros, intensos, fuerte, en contra, y sin embargo, les vale.
Ellos siguen trepados en su autoritarismo, reacios a aprender la lección de la historia, como son las razones que han llevado a la población a un hartazgo fuera de control y que amenaza con el cobro de la factura electoral el primero de julio.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *