xalapa
22
Search
Domingo, 24 de Junio de 2018
  • :
  • :

Expediente 2018: El Secretario Mitotes

LUIS_VELAZQUEZ
Luis Velázquez
13 de marzo de 2018

En la yunicidad parece existir un culto a los rusos.
Los rusos, por ejemplo, cuando Antón Chejov publicara en unos de sus cuentos que los ancestros del Fiscal Jorge Wínckler eran cirqueros y andaban de pueblo en pueblo en carpas ambulantes exhibiendo, además de otros atractivos, el enano más enano del mundo y el hombre más feo del planeta y la primera mujer araña que muchos años después, ahora en el siglo XXI, se tradujera con “El hombre araña”, Ricardo Anaya, trepado en una torre en Coatzacoalcos para ganar simpatías.
Ahora, otro yunista se ha revelado como admirador de la cultura rusa. José Rodrigo Marín Franco, subecretario de Desarrollo Social, exregidor boqueño y ex director de Participación Ciudadana, titular de la SEDESOL mostró su filosofía de vida rusa cuando llamara “La diputada mitote” a la legisladora federal, Rocío Nahle.
Tal cual, como un devoto feligrés de la iglesia del ultranacionalista Vladimir Zhirinosvki, quien llamó a la candidata presidencial, Ksenia Sobchak (37 años, licenciado en Relaciones Internacionales, presentadora de televisión y actriz) de la siguiente manera:
“Imbécil”. “Prostituta”. “Puta”. Y “Repugnante”.
Y de ñapa, le dijo “¡Cierra el hocico!” en un debate televisivo.
Con todo y que la candidata presidencial es hija del alcalde de San Petersburgo, Anatoli Sobchak, ni más ni menos, el primer jefe que en su vida tuviera Vladimir Putin, el nuevo José Stalin.
Por fortuna, la diputada local, también panista, María Elisa Manterola Sainz regañó al ruso Marín Franco, aun cuando fue la única que lanzara “su espada en prenda” en defensa del gremio femenino y en el llamado “Día Internacional de la Mujer”.

AMARRARSE LA LENGUA

Un par de rusos, León Trostky y Lenin, los grandes dirigentes de la revolución que tumbaran los 300 años del zarismo, exigían una biografía social y política a todos los jóvenes, sin excepción, que desearan incorporarse a su movimiento insurreccional, y más, mucho más, ya en el poder.
Ellos partían de una base sencilla: el joven ha de aprender en el surco como toda la militancia, haciendo talacha, y poco a poco, y de acuerdo con sus aptitudes y cualidades, inteligencia y talento, las puertas del cielo se van abriendo.
Pero cuando como en el caso, con todo y que Marín Franco fue regidor y subsecretario de Desarrollo Social ascendido a titular cuando Indira Rosales San Román fue premiada con la senaduría pluri, se corren tales riesgos.
Si Zhirinisvoski llamó “imbécil” y “puta” a la candidata presidencial, el yunista llamó “Diputada Mitote” a Rocío Nahle, que con todo y sus mitotes es candidata al Senado de la República y futura secretaria de Energía si, como todo indica, AMLO gana Los Pinos.
En el relato bíblico hay un profeta que siempre aconsejaba a su cuerpo colegiado que se amarrara la boca.
Y, por si fuera poco, en política, dice Porfirio Muñoz Ledo en su “Historia oral”, siempre hay límites a los políticos.
Uno, la Constitución. Dos, el jefe máximo. Tres, los grupos económicos fuertes.
Además, cuando la lengua está desatada y cae en el resbalón de Marín Franco significa que hasta allí llegó su inteligencia, pues el cerebro utiliza la lengua descarriada como argumento de peso y con peso.
Y más, cuando el titular de la SEDESOL azul lo dijo en una rueda de prensa para revirar a Rocío Nahle sobre el monedero electrónico del “Veracruz siempre contigo”, el descubrimiento rosa para ganar la gubernatura.
Nadie pensaría, claro, que el funcionario dijo lo que dijo con anuencia del gobernador.

MIEDO A LA LENGUA MITOTERA
En las redes sociales de la XEW, un ciberlector de nombre Jaime Rodríguez (así se llama “El bronco”), preguntó el nombre del burdel de que la yunicidad habría sacado a Marín Franco para ungirlo el secretario de los programas sociales que buscan redimir a los 6 de cada 10 habitantes de Veracruz en la miseria, la pobreza, la jodidez, el desempleo, el subempleo y los salarios de hambre.
El Secretario Mitotes logró, sin embargo, un descubrimiento político.
A partir de la fecha, todos sabemos que sólo mitoteando un político puede volverse diputado federal, Senador de la República y secretario de un gabinete federal.
En Soledad de Doblado (la tierra del gobernador), igual como sucede en miles y miles de pueblos, ser mitotero significaba ser chismoso y a la lengua viperina (así le llamaban) todo mundo le tenía miedo, pues con un chismito las honras eran destrozadas.
Ahora, gracias al titular de la SEDESOL se trata de un título académico para incursionar en política.
Por eso quizá la lengua es la parte más importante en un político, más, mucho más, que las neuronas y el corazón, y el corazón para ser humilde, conscientes y seguros todos de que siempre, siempre, siempre, todos los días, hay una persona que en la cancha muestra una inteligencia superior en el decir y el hacer.

CLUB RUSO EN EL GOLFO DE MÉXICO

El boletín oficial endilgó los siguientes adjetivos calificativos a Marín Franco en el día de su nombramiento en SEDESOL:
Responsable, comprometido, honesto y transparente.
Por lo pronto, transparente ha quedado, como está claro, por ejemplo, que en Veracruz hay dos Alertas de Género (la violencia también es verbal) y en la yunicidad han asesinado a 251 mujeres según denunciara la activista María López de la Rica, Premio Estatal a la Mujer.
En Rusia, algunos políticos dijeron que Vladimir Zhirinovski, de 71 años, es un machista. Y un machista despreciativo y desdeñoso. Engreído. Petulante. Soberbio. Discriminador.
Incluso, otro diputado ultra/contra/conservador, Vitali Milónov, se lanzó contra la candidata Ksenia Sobchak llamándola “Lesbiana apestosa” porque de los ocho candidatos presidenciales es la única que ha tocado la identidad de género y apoyado a las minorías sexuales.
Por eso mismo, Marín Franco habría de integrar un club ruso, donde, y de entrada, un asiento lo tendría asegurado el Fiscal Wínckler por su pasado cirquero.
Y en igualdad de género también estaría Rogelio Franco Castán, el golpeador de mujeres.
El Fiscal Eduardo Coronel junior, por su frasecita bíblica de “¿Cuál prisa si los desaparecidos… desaparecidos están?”.
Carlos Valenzuela, secretario General del CDE del PAN y amarrado como candidato pluri a diputado federal, porque su imaginación es tan avasallante que se inventó un secuestro para entrar a la historia azul al lado de Miguel Ángel Yunes Márquez por el atentado duartiano en su contra en su tiempo de la SEDESOL federal.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *