xalapa
18
Search
Jueves, 22 de Noviembre de 2018
  • :
  • :

Expediente 2018: Elección azul de Estado

LUIS_VELAZQUEZ
Luis Velázquez
07 de noviembre de 2018

La elección del presidente del CDE del PAN el próximo domingo 11 de noviembre se ha convertido en una elección de Estado. El equipo yunista a favor de Pepe Mancha, quien busca la reelección, luego de imponer a su esposita de diputada local pluri y de sus negocitos trascendidos en varias secretarías del gabinete legal.
Por ejemplo, está claro que Mancha, tan manchado como quedó en los dos años de la yunicidad, está regalando despensas a través de su equipo con cargo a la secretaría de Desarrollo Social.
Además, la senadora Indira Rosales San Román, tan ultra contra súper ligada a los Yunes azules, ex secretaria de Desarrollo Social, hizo talacha por Mancha en el estado de Veracruz obsequiando despensas a cambio del voto panista por el ex presidente del CDE que sueña con reelegirse.
El otro Senador, y pluri, Julen Rementería del Puerto, también ha entregado su nombre, crédito y prestigio a favor de Mancha, luego de que lo favoreciera con obra pública por dedazo como secretario de Infraestructura y Obra Pública, además de “tirar su espada en prenda” en su defensa asegurando que los negocitos del tuxpeño eran legales, aplicados a la ley.
En el fondo, en la cancha azul ha trascendido que Mancha garantizó a Julen que lo hará candidato panista a la gubernatura en el año 2024, de igual manera como también se la ofreció al primogénito del gobernador Yunes como si fuera el gran dador.
De ñapa, el titular del Órgano de Fiscalización Superior, ORFIS, el exduartista Antonio Portilla Vázquez, apretó el botón nuclear en contra de Joaquín Guzmán Avilés, ex secretario de Desarrollo Agropecuario, aspirante al CDE, denunciando posibles desvíos de recursos oficiales, digamos, como una forma de azuzar, hostilizar, acosar, presionar y evidenciar.
La elección de Estado podría, digamos, consumirse, si es que “El chapito” y su equipo dejan pasar la pichada en vez de denunciar el operativo yunista.

PANISTAS EXCLUIDOS

Está claro que la yunicidad se quedó “con hacha, calabaza y miel” en el año 2016 al triunfar en las urnas con la gubernatura y lanzar al PRI del palacio de gobierno de Xalapa.
Entonces, y por ejemplo, las mejores posiciones del gabinete legal y ampliado quedaron en manos de los yunistas (padre e hijos) y apenas, apenitas, repartieron por ahí uno que otro cargo a las elites panistas.
Además, y no obstante los más de tres mil cargos públicos, a la mayor parte de la militancia azul, aquella que se fregara el lomo en el carril electoral, quedó fuera de las canonjías y privilegios.
Por ejemplo, para todos han sido una sorpresa los privilegios excesivos a Pepe Mancha, entre otros, la diputación pluri para su esposa, las curules pluris para dos de los suyos, He Man Sergio Hernández y Omar Miranda, la regiduría para su chofer en el Ayuntamiento de Coatepec y las dos regidurías para unos amigos, pareja matrimonial, en Minatitlán.
Además, de los negocios, favorecido a partir del dedazo, el tráfico de influencia y el conflicto de intereses.
El caso más insólito es que He Man Sergio Hernández fue impuesto en dos ocasione seguiditas (en el año 2016 y este año) como diputado local pluri, constituyendo un antecedente, cierto, en Veracruz, pero más aún en el país, pues nunca antes en toda la historia de los partidos políticos se había concitado.
Y de postre, Omar Miranda, también fue elegido en dos ocasiones consecutivas como diputado local pluri.
Incluso, el peor tráfico de influencias se ha repetido ahora cuando Omar Miranda, presidente interino del CDE del PAN, impuesto por Pepe Mancha, nombró a He Man Sergio Hernández como coordinador de la bancada panista en la LXV Legislatura, pues como es facultad del presidente de Acción Nacional, todo queda en la familia de Pepe Mancha.
Una vez más queda comprobado, como dice la escritora María Scherer Ibarra en su clásico libro, que cada mexicano trae en su ADN a un priista, toda vez que priismo significa dedazo para hacer y deshacer, y de ñapa, la vocación dictatorial en el ejercicio del poder político y la administración pública.
Por eso, la elección del presidente del CDE del PAN el domingo once de noviembre se ha convertido en una elección de Estado.
La elección de los Yunes azules.

JUEGO SUCIO

Lo peor es el juego sucio en contra de Joaquín Guzmán, ex secretario de Desarrollo Agropecuario, proveniente del ORFIS, que se está prestando una vez más a la cloaca.
Por un lado, Guzmán Avilés interpuso hace un año una denuncia penal en contra de su antecesor, Ramón Ferrari Pardiño, por el desvío de mil 400 millones de pesos, y desde entonces, aprox., la denuncia reposa en el archivo muerto de la Fiscalía de Jorge Wínckler.
Y por el otro, el ORFIS está sembrando la duda y la sospecha sobre la integridad de “El chapito” con un presunto desvío, con el único objetivo de desacreditarlo ante la militancia y las elites panistas.
Incluso, derrotarlo antes del domingo electoral partidista del once de noviembre.
Guzmán Avilés, por el contrario, está seguro de su militancia y profesión de fe al PAN y sigue empujando la carreta, consciente de que la victoria es suya y sólo es cuestión de esperar.
–¿Los Yunes azules están con Pepe Mancha? se le pregunta.
Respuesta:
–No estén tan seguros…

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *