xalapa
22
Search
Martes, 19 de Junio de 2018
  • :
  • :

Expediente 2018: Entre “El chiquis” y Cuitláhuac

LUIS_VELAZQUEZ
Luis Velázquez
01 de junio de 2018

El mal fario está electrizando a una que otra elite priista. Tan es así que en el carril rojo tienen una hipótesis. Entre Miguel Ángel Yunes Márquez y Cuitláhuac García Jiménez, preferible el candidato de AMLO y MORENA.
Según ellos, el primogénito del gobernador Yunes es más intenso que el padre. Con un carácter y un temperamento más fuerte.
Además, habituado a que los suyos, los amigos y el equipo de jóvenes aprendices de políticos alrededor, le rindan siempre pleitesía.
Ellos dicen que “El chiquis” fue educado para que el mundo girara a su alrededor, tal cual como por ejemplo el sociólogo Gabriel Careaga definía una de las características de la clase alta.
Toman como referencia el debate entre los candidatos a la silla embrujada de palacio en la XEU. Entonces, el candidato del PAN, PRD y MC se manifestó como es. “Mi municipio. Mi foro. Mi malecón. Mi Orquesta Sinfónica. Mi pueblo”.
Y es que cuando una persona acostumbra pensar así, entonces, se trata de la más alta expresión egocéntrica, individualista y egoísta.
Yo y el mundo. Yo soy la verdad. Yo soy infalible.
Bastaría referir que en el equipo de “El chiquis” desde hace rato dejaron de llamarle el gobernador y le llaman el presidente de la república, porque sienten, creen, están seguros que luego del trono imperial y faraónico de Veracruz en automático será candidato a Los Pinos en el año 2024, siguiendo la huella de Adolfo Ruiz Cortines, Miguel Alemán Valdés y Antonio López de Santa Anna.

DINAMITA PURA

La hipótesis se debe, y sobre todo, al carácter impetuoso del hijo, considerando que “genes son genes y vísceras son vísceras”.
Y si a un temperamento así le agregan el poder político (poder que es por añadidura, poder económico y poder social, jefe máximo de la revolución), entonces, la mezcla es dinamita pura.
Y más, porque se vive en cada entidad federativa “el país de un solo hombre”, donde el presidente de la república y el gobernador se vuelven un todo.
Jefe de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Jefe del dinero público. Jefe de las fuerzas armadas y las corporaciones policiacas. Jefe de los agentes de tránsito. Jefe de los penales. Jefe nato de su partido político. Jefe máximo, y con frecuencia, de los medios. Jefe de los líderes sindicales y empresariales.
Y el poder, dice el politólogo Carlos Ronzón Verónica, enloquece y embrutece, aun cuando también desgasta.
Pero antes de desgastar, el daño político, social, económico, educativo, de salud y de seguridad pública, y moral y ético, como en el caso de Javier Duarte y los suyos, está hecho.
Basta y sobra, dicen unas elites priistas, escrudiñar la forma de mirar del candidato del PAN a la gubernatura.
Siempre a la defensiva. Siempre en acecho. Siempre altanera. Siempre provocativa. Siempre en las alturas desde donde suele mirar a los demás. Retador. Desafiante. Perdona-vidas.

EL IMPROVISADO

Desde luego, una identidad es AMLO y otra, cien años luz de distancia, Cuitláhuac García.
Por ejemplo cuando Andrés Manuel López Obrador era coordinador de campaña del poeta Carlos Pellicer como candidato a senador de la república por Tabasco, Cuitláhuac era un niño.
Y cuando AMLO organizaba caminatas de indígenas y campesinos de Tabasco a la Ciudad de México, Cuitláhuac leía los cuentos de terror, “El bodoque” y “La baba de perico”.
Y si en su vida pública, AMLO ha dejado constancia de su honestidad y congruencia “a prueba de bomba”, Cuitláhuac solo tiene como antecedente la diputación federal y la fallida derrota como candidato a gobernador.
Y nada, absolutamente nada, garantiza en su vida la república amorosa que AMLO vive con los pobres “y los pobres entre los pobres”.
Y más, por lo siguiente:
A: Parte de la gente que rodea a Cuitláhuac.
Y B: Parte de la gente de AMLO en Veracruz.
La mayoría, el 80, 90 por ciento, gente improvisada, salida de la nada, sin trayectoria social (los pobres) ni pública (en la tarea de gobernar).
Además, y como ha dicho Yunes Márquez, tener 50 años de edad y seguir viviendo con los padres.
Tampoco, claro, Cuitláhuac garantiza el bienestar social de los 6 millones de habitantes de Veracruz en la miseria, la pobreza, el desempleo, el subempleo, los salarios mezquinos, la baja calidad educativa, la pésima calidad de salud y la jodida política de seguridad y procuración de justicia.

CADA PROFETA EN SU CAPILLA

En la misma cancha priista hay quienes miran el resultado electoral del primero de julio entre Yunes Márquez y Cuitláhuac.
Desde luego, cada profeta tiene su capilla de feligreses y cada parte se refocila en sus pronósticos.
En el otro lado de la cancha se asegura que Pepe Yunes Zorrilla sigue creciendo y algunas plazas han levantado el entusiasmo y el optimismo, como por ejemplo, en Huatusco, donde de pronto se concentraron unas seis mil personas y el candidato del PRI y PVEM encabezó una marcha y terminaron en un gran mitin en el parque según refiere el politólogo Carlos Ronzón que lleva el día con día de las campañas.
Pero, bueno, la temperatura anda así y ya se verán las fanfarrias el día de las urnas, pues, y por lo pronto, la moneda sigue dando vueltas.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *