xalapa
18
Search
Martes, 23 de Abril de 2019
  • :
  • :

Expediente 2018: Gabinete en el limbo

LUIS_VELAZQUEZ

Luis Velázquez

14 de diciembre de 2018

 

Se cumplieron trece días del gobernador en el mando. AMLO, por ejemplo, ha dicho que “tiene las riendas del poder”. Quizá, Cuitláhuac García de igual manera. Tan es así que, por ejemplo, al momento, el 95 por ciento del gabinete está en el limbo. Ninguno ha levantado la voz ni la mano para, digamos, anunciar una obra pública. Todos, en la oscuridad.

A excepción del secretario General de Gobierno con su obsesiva obsesión de tumbar (por encargo) al Fiscal Jorge Wínckler y del secretario de Salud quien apareció en el carril mediático para repetir como lorito lo mismo que ha dicho desde antes, de ahí para adelante, como si el góber tuviera los brazos y las piernas cercenadas.

El politólogo Carlos Ernesto Ronzón Verónica lo mira así:

Después de la emoción desbordada de ganar el primero de julio los Morenos en Veracruz pasaron a la euforia del poder.

Y luego, ya encumbrados en el gabinete estatal, el silencio.

Sin perfil, sin experiencia, sin fogueo, el profe concluye que ninguna duda existe de que el gabinete anda sin brújula, y sin brújula política significa sin un objetivo, de igual manera como en aquella película de Robert Redford donde actúa de candidato presidencial a la Casa Blanca, y cuando gana en las urnas, angustiado lanza a su jefe de asesores la siguiente pregunta:

“¿Y ahora… qué hago?”.

En el caso, sin un perfil para los cargos elegidos, los secretarios andan tan mal que ni siquiera, vayan, saben el camino para empezar.

Ronzón Verónica recuerda la fábula de la hormiga y la cigarra.

La hormiga se prepara para el invierno y que mucho tiempo tuvo el gabinete de Cuitláhuac a partir de que fueron nombrados.

Y la cigarra, dueña del mundo que se creía, se fue de sabadaba a bailar salsa y a noviar con una modelo de tienda de ropa y cuando despertó, el mundo ya estaba encima, y la arrasó, la aplastó y murió.

Los secretarios del gabinete estatal ni se prepararon ni indagaron el estado actual de su secretaría ni de los pendientes sociales, y por el contrario, en uno que otro caso aislado, como el secretario de Salud, sacaron el viejo manualito y despotricaron contra sus antecesores, todos ellos, corruptos, todos los que llegaron ángeles de la pureza.

 

13 DÍAS QUE ESTREMECIERON A VERACRUZ

 

Son los trece días de Cuitláhuac que han estremecido a Veracruz.

Hay, sin embargo, casos dramáticos.

En trece días del primer gobierno de la izquierda y van cuarenta y tres asesinatos, entre ellos, una mujer migrante de América Central, un niño herido, tres jóvenes defeños asesinados en el sur y seis feminicidios.

Más, los comensales del restaurante “El bayo”, en el puerto jarocho, asaltados.

Claro, habrá quienes patrióticos dirán que Andrés Manuel López Obrador tuvo en su primera semana como presidente de la república doscientos cincuenta y cuatro muertos, ni más ni menos.

Y en contraparte, el secretario de Seguridad Pública de Veracruz, ni sus luces, más que una sola aparición por ahí, en Coatzacoalcos, y en donde según consigna La Jornada, iba armado…, por si las dudas, el sur, un infierno.

Y de ahí para adelante, ninguna palabra. Ninguna declaración. Encerrado en su búnker.

Simple y llanamente, originario de Nuevo León, desconoce la realidad geográfica y la realidad social y delictiva.

Y por tanto, sin una brújula y ni una lucecita, atrapado y sin salida en sus limitaciones.

El secretario de Salud, de director de un Hospital Regional en Coatzacoalcos en quince meses o más de la yunicidad… a secretario de Salud.

Y lo peor, evidenciado en las redes sociales con su foto dando un besito a un galán.

Así, pontificado sobre la administración hospitalaria cuando, caray, está o estaría aprendiendo, pues solo se ha concretado a recital el manualito de la corrupción en contra de sus antecesores.

En sus redes sociales, el corresponsal de Proceso, Noé Zavaleta publicó que un taxista le confesó estar arrepentido de haber votado por MORENA, AMLO y Cuitláhuac.

 

VIVIR EN GERUNDIO Y EN QUINTO PATIO

 

Trece días después, nada se sabe ni conoce del trabajo concreto y específico del gabinete legal y ampliado del gobierno del estado.

Nadie pensaría, por ejemplo (“Piensa mal y acertarás” dice Ronzón Verónica), que el góber salsero les impuso el zíper para que nunca brillen, celoso, quizá, de la inteligencia y el talento de los otros.

Tampoco nadie pensaría que el director de Comunicación Social les cerró la llave para que solo el góber y el secretario General de Gobierno aparezcan en el carril mediático.

Claro, quizá habrían apretado tuercas cuando de pronto, la secretaria de Protección Civil trepó en sus redes las famosas 40 palabras confundiendo pueblos de San Andrés Tuxtla con Zongolica y que significara una exhibida… de ella misma.

Pero más allá del pleito de lavadero entre el góber y el Fiscal Jorge Wínckler, impresiona el limbo y el silencio en que está el 95 por ciento del gabinete estatal, reproduciendo, incluso, los dos años de la yunicidad cuando solo por ahí aparecían uno que otro secretario.

Acaso será el estilo personal de gobernar y ejercer el poder del gobernante fifí y salsero.

Y si así fuera, entonces el gabinete ha de tener un amor intenso y pasional, además ciego, por MORENA y el gobernador para reducirse ellos mismos a vivir en las sombras.

El trauma sicológico y neurológico, dice el politólogo Carlos Ronzón, es que dado su desconocimiento de la realidad fueron avasallados y viven en gerundio, planeando y planeando.

Y lo peor, sin llegar a una conclusión y sin saber el siguiente paso.

 

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *