xalapa
18
Search
Martes, 16 de Octubre de 2018
  • :
  • :

Expediente 2018: Incendiar la pradera

LUIS_VELAZQUEZ

Luis Velázquez

08 de octubre de 2018

 

Muchas semanas después, el tema del agua destilada inyectada a los niños enfermos de cáncer en Veracruz en el duartazgo sigue echando chispas.

Y aun cuando el asunto fue tema de Miguel Ángel Yunes Linares y ahora de los diputados federales de MORENA y del góber electo, Cuitláhuac García, incluso, de su secretario de Salud, y quien, de paso, rafaguea a Fidel Herrera Beltrán, de cualquier manera sirve para incendiar la pradera política y partidista.

El jueves 4 de octubre, por ejemplo, el secretario de Salud del Peñismo, doctor José Narro Robles, exrector de la UNAM, compareció en el Congreso de la Unión y la diputada Carmen Medel, de MORENA, lo dijo así:

“Vemos el grotesco caso de Veracruz, donde se desviaron dos mil 338 millones de pesos”.

Y parte de tal dinero, aseguró, se fue en la (presunta) compra de inyecciones (falsificadas) para el tratamiento del cáncer y que fue fingida con agua destilada.

Entonces, una vez más, el secretario de Salud fue contundente:

“No recogimos, dijo, una sola evidencia de que se hubiera inyectado agua destilada a los pequeños.

Encontramos muchos otros problemas que denunciamos. Y están en proceso. Y forman parte de las acusaciones contra las autoridades de Veracruz.

Todo lo que hemos encontrado se ha denunciado.

Todo lo que hemos podido hallar de desviaciones, de mal uso, de no comprobación, está señalado ante la Procuraduría General de la República” (La Jornada).

De entrada, la autoridad moral y ética, la responsabilidad social y política del secretario de Salud dado su antecedente como rector de la máxima casa de estudios está fuera de duda.

Y ni modo que el doctor mienta sobre un asunto tan delicado.

Y de ñapa, encubra y cubra, digamos, a Javier Duarte y/o a Fidel Herrera.

Además, es un profesional de la medicina y de la academia sin compromisos políticos con lo que Andrés Manuel López Obrador, AMLO, el presidente electo, llama “la mafia del poder”.

Pero, bueno, si al gobernador Yunes le funcionó para posicionarse en la cancha política y mediática, ahora los diputados federales de MORENA también pretenden “sacar raja del árbol

caído”, para, digamos, y entre otras cositas, hundir más y más y más a Javier Duarte, anexos, conexos y similares, y entre quienes se incluyen a sus secretarios de Salud, uno de ellos, por cierto, enfermo de cáncer.

 

SEGUIR PEGANDO A LA PIÑATA

 

A primera vista, el asuntito del agua destilada para niños con cáncer está superado. Pero tirios y troyanos necesitan incendiar la pradera, entonces, siguen pegando a la piñata llamada Javier Duarte y sus secretarios de Salud.

Casi dos años después, ninguna de las partes acusatorias lo ha demostrado y sólo ha quedado en el golpeteo mediático.

El doctor José Narro fue categórico en el Congreso federal cuando dijo que “no se vale desviar dinero público, pero hacerlo en el caso de la salud es un doble crimen, un doble delito”.

Y más, mucho más, tratándose de niños y todavía más, de niños enfermos con cáncer.

Por eso, refirió que la secretaría de Salud a su encargo ha interpuesto denuncias penales por desvío de recursos en la PGR y, bueno, allá la PGR si procede y que desde luego, es facultad de la procuración de justicia.

“Quiero recordarles, dijo a los diputados federales alebrestados, entre ellos, los de MORENA, que por los menos dos gobernadores están procesados por haber usado recursos del Seguro Popular y seguiremos hasta el último día haciendo las denuncias correspondientes”.

A estas alturas, podrá dudarse, por ejemplo, de la integridad de Javier Duarte y parte de los suyos, pero dudar de la palabra del ex rector de la UNAM, caray, los legisladores federales se están pasando de tueste.

Y más, mesiánicos, iluminados, enviados del más allá para luchar contra la corrupción, como se creen y sienten.

LA PELOTA, EN LA CANCHA DE LA PGR

 

El doctor José Narro reveló, por ejemplo, que “encontraron muchos otros problemas que denunciamos y están en proceso”.

Siempre trascendió, por ejemplo, que los peores (presuntos) desvíos de recursos federales en el duartazgo se dieron en las secretarías de Salud, incluido el Seguro Popular, cuyo titular, Leonel Bustos, estuvo preso unos días en el penal de Pacho Viejo acusado por el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, y luego liberado, y luego prófugo de la justicia.

Y en la secretaría de Educación, por donde caminaron los titulares Adolfo Mota Hernández, Flavino Ríos Alvarado y la maestra Xóchitl, además de la Barbie Dominga Xóchitl ungida ideóloga pedagógica en la dirección de Espacios Educativos.

Y, no obstante, cuando faltan menos de dos meses del periodo constitucional de la yunicidad, nada más ha trascendido de la actuación de la PGR, pues como dice el titular de la SS federal, “todo lo que hemos podido hallar de desviaciones, de mal uso, de no comprobación, está señalado ante la Procuraduría”.

Es por ahí, entonces, donde la yunicidad habría de agotar posibilidades con todo y tratarse de fondos federales, y más, porque ante la percepción del tribunal popular de Veracruz, Javier Duarte y los suyos ha sido juzgado y declarado culpable.

Y más, con el reparto de culpas entre la PGR de ahora y la PGR de Arely Gómez.

Y más, cuando en la cancha política y mediática está salpicado Javier Duarte con el caso Odebrecht que según el subprocurador especializado en Investigaciones de Delitos Federales, Felipe Muñoz Vázquez, por más que han insistido a Brasil para entregar la información, “la Procuraduría de ese país nada les ha entregado”.

 

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *