xalapa
18
Search
Jueves, 22 de Noviembre de 2018
  • :
  • :

Expediente 2018: La mano de Cuitláhuac

LUIS_VELAZQUEZ
Luis Velázquez
10 de noviembre de 2018

Se ignora si el asesinato de Valeria Cruz Medel, hija de la diputada federal de MORENA, Carmen Medel Palma, ocurrido el jueves 8 en Ciudad Mendoza por un sicario solitario en un gimnasio, unirá a los fracturados diputados locales de MORENA en Veracruz, aun cuando, y por lo pronto, en la Cámara de Diputados hasta la sesión cancelaron y lamentaron el estado de la nación.
Y es que, bueno, luego de que los 29 diputados locales de MORENA, el PT y el PES, se dividieran en la rebatinga por el poder legislativo de las bancadas, la república amorosa de AMLO quedó por los suelos en Veracruz.
Peor tantito si se considera lo siguiente:
A: De los 29 diputados locales de la izquierda, ocho (sólo ocho) se fueron con Amado Cruz Malpica para formar su minibancada en la LXV Legislatura, y en donde, de entrada, ha de recordarse, algún tiempo eran mayoría simple.
B: Dieciocho diputados, reza el boletín oficial, se fueron con el diputado local, el antiguo vendedor de automóviles, Javier Gómez Cazarín, elegido por la vía democrática de “La tómbola”.
C: Pero…, pero resulta que el vendedor de coches, con todo y que una cliente lo demandó por fraude, en ningún momento obtuvo la simpatía, por sí solo, de los 18 legisladores locales, sino por el contrario, atrás de él estuvo, según las versiones en el pasillo legislativo, el gobernador electo, Cuitláhuac García Jiménez.
Por una razón sencilla y simple:
Cuitláhuac era el más interesado en descarrilar a Amado Cruz como coordinador de la bancada de la izquierda integrada por MORENA, el PT y el PES, cayendo en la tentación imperial y faraónica del régimen priista de controlar todo, absolutamente todo, desde el Poder Ejecutivo hasta el Legislativo, y ninguna duda existiera, el Poder Judicial.
Cruz Malpica nunca fue derrotado en la sesión del jueves 8 en el Congreso por el vendedor de coches y en abonos, sino por el góber electo.
Entre ellos, ninguna química. Ningún vaso comunicante. Por el contrario, el góber cayendo en la tentación priista del dedazo a Gómez Cazarín como su instrumento, su Niño Pípila, su Narciso Mendoza.
Y más porque Amado Cruz tiene un capital político fuera de serie y es autónomo e independiente, y tiene magníficas relaciones con Andrés Manuel López Obrador, el presidente electo, y el gurú Cuauhtémoc Cárdenas, y tiene un pasado público que lo honra y enaltece.
Y de ñapa, pertenece, digamos, a otro tipo de izquierda diferente a la de Cuitláhuac García.
Ganó Gómez Cazarín, pero más que nada ganó el góber electo, quien se salió con su capricho priista de imponer por dedazo a los suyos y/o, en todo, a quienes se prestan a su juego únicamente porque es y será el jefe del Poder Ejecutivo, el jefe de las finanzas públicas, el jefe de las corporaciones policiacas, el jefe del ORFIS, el jefe de parte importante del Congreso, el jefe de la política educativa y de salud.
Y, por tanto, le encoleriza que otros le pudieran hacer sombra.
“El jefe es el jefe aun estando en pelotas” reza el dicho popular.

DUEÑO DEL PODER ESTATAL

En el pasillo legislativo se asegura que Gómez Cazarín y aliados operaron la bancada de 18 diputados locales con el billete por delante y la oferta de cargos públicos en el gobierno del estado.
Gómez Cazarín fue, entonces, un instrumento del góber electo para descarrilar a Cruz Malpica, con todo y que en versiones oficiales se habla de que AMLO, el presidente electo, asestó un manotazo a favor de Cruz Malpica y que no pareciera.
Yo soy el jefe y mando habría exclamado el góber electo.
Y su manotazo a la bancada legislativa de MORENA, el PT y el PES fue para recordar a Cruz Malpica y sus aliados que es el dueño único del poder total y absoluto.
Y si así lo desea, en el momento inesperado puede dar en la torre a quien se le antoje.
Pero, además, que puede jugar a su antojo y capricho con el destino político, social y económico de los demás.
Amado Cruz, por el contrario, con mucho más méritos que el vendedor de coches, y en abonos, con más trayectoria pública, con más resultados sociales y con más lealtad probada y comprobada al jefe máximo de MORENA, AMLO, se redujo a su mini-bancada, sin disciplinarse, claro, al góber electo.
Simple y llanamente, se rebeló a Cuitláhuac García.
Un diputado local, defendiendo su integridad, autonomía e independencia política.
Así, Cruz Malpica vivirá los próximos tres años en el infierno, pues corre el riesgo, mejor dicho, está expuesto a ser ignorado por el gobernador, con todo y que MORENA, de la gran bancada mayoritaria que era, perdió la fuerza de la mayoría.
Amado representa, entonces, a un tipo de la izquierda, la izquierda social, la izquierda de los pobres y “de los pobres entre los pobres”.
Y Cuitláhuac y su vendedor de coches significa la izquierda de los “Morenos remisos” aquellos que llegaron a MORENA de última hora para reproducir el sistema político priista del dedazo, la imposición, el tráfico de influencias y el conflicto de intereses.
Una izquierda con los ocho diputados de la bancada de Amado y otra con los 18 legisladores de Cazarín, anexos, conexos y similares.
¡Pobre MORENA! ¡Más pobre AMLO, con su Cuarta Transformación del País y hasta su república amorosa!
La rebatinga por el poder, pelea sórdida y siniestra, quítate porque yo mando, se ha impuesto.
He ahí el estilo personal de gobernar y ejercer el poder que ya se expresó en el Congreso local y acaso se reproducirá los próximos seis años.
Ya se verá si la LXV Legislatura aprueba la revocación de mandato, igual que está en proceso en el Congreso de la Unión, para validar por tres años más a Cuitláhuac García.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *