xalapa
18
Search
Viernes, 19 de Octubre de 2018
  • :
  • :

Expediente 2018: La verdadera cara de AMLO

LUIS_VELAZQUEZPoco a poco, con las horas y los días el país ha ido conociendo la identidad, el rostro auténtico y real, de Andrés Manuel López Obrador, AMLO, el presidente electo.

Y como dice el politólogo Carlos Ronzón Verónica, la clase media es la primera que se está desencantando.

Por ejemplo:

En la Ciudad de México, la reportera del periódico Índigo, Nohemí Gutiérrez, le preguntó sobre la rara y extraña transformación de cinco diputados federales del PVEM a MORENA al mismo tiempo que los senadores de AMLO avalaron los dos cargos públicos para Manuel Velasco Coello.

Y la respuesta de AMLO fue la siguiente:

“No voy a hablar de eso, corazoncito”.

La palabra del presidente de la república electo frente a la pregunta de la periodista.

Días después, en Baja California, una reportera le preguntó sobre la sucesión de gobernador el año entrante y la respuesta de AMLO fue un beso, simple y llanamente, un besito en la mejilla a la periodista.

Y el señor presidente electo siguió caminando abrazando a los pobres “y a los pobres entre los pobres”.

Por eso mismo, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, pidió al sucesor de Enrique Peña Nieto que respete a la prensa.

Algunos dirán que el beso de AMLO a la reportera recuerda el llamado “Beso del diablo” del que hablaba Gustavo Carvajal Moreno, presidente del CEN del PRI, para satanizar a los políticos priistas que seguían caminando a San Jerónimo, donde vivía Luis Echeverría Álvarez cuando José López Portillo gobernaba el país.

Pero el maestro Ronzón también recuerda cuando en la campaña electoral, a López Obrador le daba por el tocamiento a las mujeres con el riesgo de que algunas ocasiones agarraba de más.

He ahí, entonces, dice el profe, el rostro auténtico y real de AMLO.

Y eso, dice, que apenas es presidente electo y por delante quedan seis años.

 

AMLO, EL CHISTOCITO

 

En la campaña electoral, AMLO dijo que Los Pinos, la casa presidencial, sería convertida en un museo y él alquilaría (sus ingresos y ahorros sólo le daban para rentar) una casita para vivir cerca de Palacio Nacional, donde trabajaría.

Ahora, ya modificó su discurso y dijo que seguiría viviendo en el departamento de Tlalpan hasta que el hijo menor termine la primaria y luego seguiría el ejemplo de Benito Juárez y viviría en Palacio Nacional, donde el pobrecito de Juárez (quince años perpetuado en el poder presidencial) vivió con su familia y sus tres hijas y en donde una angina de pecho se le atravesara y muriera y la angina lo salvara de perpetuarse más de los quince años en el poder que llevaba y como años después lo hiciera durante 33 años su paisano Porfirio Díaz.

Es decir, observa el profe Ronzón, AMLO está jugando y divirtiéndose con el destino social, tomando el pelo a la población electoral, cambiando de actitud como si fuera el mesías, el enviado de Dios, el Iluminado, el protegido de la Santísima Trinidad.

Por eso mismo, incluso, chistecito dijo que nunca ha vivido en mansiones y que para vivir y dormir sólo necesita un catre y una hamaca.

Y en contraparte, dos meses después de la elección ninguna palabra ha expresado sobre la gran política estratégica para sacar a los pobres de la pobreza, la miseria y la jodidez.

Ni una sola, aun cuando, quizá, una de ellas sea que ha decidido aumentar la edad de la pensión hasta los 68 años.

Y si antes dijo que bajarían los precios de la luz y la gasolina ahora marcha atrás pues otras circunstancias se han atravesado.

Y de ñapa, el capricho del trencito turístico desde Cancún a Palenque, hasta la puerta de su casa en el rancho en Chiapas al que bautizó, genio tabasqueño al fin, “La chingada”.

Y el trenecito de Coatzacoalcos a Salina Cruz, reproduciendo la política de Porfirio Díaz Mori con la gran construcción de los ferrocarriles en el siglo pasado.

 

LE GUSTA PONER A PELEAR A SU GENTE

 

Otra cosita que denota la identidad de AMLO es la siguiente:

Le encanta como estilo personal de gobernar y ejercer el poder poner a pelear a su gente, a su equipo, al primero y segundo círculo y demás del poder.

Además, le fascina conflictuar y polarizar a la sociedad, como lo ha connotado con los casos de las llamadas consultas populares para decidir el destino del Aeropuerto de la Ciudad de México, el aborto, la droga, la boda gay y la adopción de niños por parte de las parejas gay.

Así, hace mucho daño pues simple y llanamente convoca, alienta y promueve la discordia civil.

Más todavía:

De acuerdo con la Teoría del Caos, dice el profe, una vez fracturada la gente, y cuando el pueblo está encima, entonces, AMLO sale como el dios terrenal para emitir la solución salomónica y engrandecerse.

Y es que, en el fondo, el primer tabasqueño que será presidente de la república (Tomás Garrido Canabal, Carlos Alberto Madrazo y Roberto Madrazo Pintado lo soñaron y fracasaron en el intento) disfruta y goza dividiendo o a la población.

Es su estilo personal, más que de ejercer el poder, de ser y actuar, de pensar y reaccionar.

El tabasqueño Juan José Rodríguez Pratts, quien tanto lo conoce, dice que en realidad AMLO sólo busca obediencia y sumisión.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *