xalapa
18
Search
Martes, 18 de Diciembre de 2018
  • :
  • :

Expediente 2018: Manotazo de AMLO

LUIS_VELAZQUEZ
Luis Velázquez
06 de septiembre de 2018

AMLO, el presidente electo, quiere cambiar el chip a los políticos.
Por ejemplo, ya está claro que reducirá en un 30 por ciento el sueldo a los secretarios, subsecretarios y directores, pero también a los diputados federales y senadores.
Pero la semana anterior sostuvo reunión cumbre con los legisladores de MORENA que tomaron posesión el jueves 30 de agosto, y les leyó la cartilla.
Por ejemplo, a partir de la fecha, todos están informados (quizá ya lo intuían y sabían y en todo caso fue un recordatorio) de que enfrentarán una oleada, mejor dicho, un tsunami de lambiscones y busca/chambas.
Y, por tanto, cuidadito si escuchan el canto de las sirenas.
“Que nadie se deje envolver”, les dijo, bajo la advertencia de que quienes caigan serán expulsados del paraíso pejista.
El manotazo del presidente electo fue tan drástico que, por ejemplo, ordenó que la adscripción de nuevos militantes en MORENA quedaba cerrada hasta nuevo aviso.
No más advenedizos ni arribistas. No más convertidos del PRI, PRD, MC y PAN, a MORENA. Los que se afiliaron antes del primero de julio, bienvenidos.
Pero hasta ahí.
El derecho de admisión será reservado a partir del momento.
Y en la estampida de los búfalos partidistas, los oídos sordos a los lambiscones.
¡Mueran, pues, los lambiscones!
¡La Cuarta Transformación del País camina!

NINGÚN LEGISLADOR BAJARÁ RECURSOS

En su cumbre con los legisladores federales de MORENA, AMLO también les anunció la siguiente nueva filosofía social:
A partir de la fecha, ningún diputado federal ni Senador de la República cabildeará en el gabinete legal y ampliado para bajar recursos frescos a sus entidades federativas.
Los recursos públicos, dijo AMLO, bajan solos.
Y por añadidura, ningún legislador ha de entrometerse.
Además, con la creación de los mega delegados federales que absorberán a todas las delegaciones serán ellos quienes tendrán el inventario de las necesidades sociales de cada estado del país y los operadores para tramitar recursos en forma y a tiempo.
El fin de un tiempo priista está ya.
Los diputados y senadores, simple y llanamente, a legislar, como reza la leyenda bíblica, “por el bien de los pobres”.
Más aún:
La orden fulminante es que los programas sociales serán prioridad los próximos seis años.
Un mes tras otro. Cada año.
Y más, cuando por ejemplo está claro que los presidentes priistas y panistas fueron creando tantos programas sociales que al momento hay más de 5 mil quinientos en los niveles federal, estatales y municipales.
Y por añadidura, se prestan al manoseo del erario.
Así, la secretaría de Desarrollo Social tiene la orden de desaparecer a la mayor parte y reagruparlos en un sentido único, además, para evitar duplicidades y competencias innecesarias.
Y en este nuevo juego y rejuego federal, los legisladores ni baranda tocarán.
Es más, cada gobernador habrá de llevar una buena relación, relación óptima con el mega delegado federal para llevar la fiesta en paz con los recursos federales.
Y más, por la decisión suprema de AMLO de que ellos dependerán en forma directa, sin intermediarios, del presidente de la república.
Y un presidente dispuesto a la austeridad republicana de Benito Juárez y a la honestidad “a prueba de bomba” como ha anunciado millón de veces Andrés Manuel López Obrador.
Se acabó, y/o habría acabado y/o estaría a punto de acabarse el negocio lícito e ilícito, tipo Javier Duarte en Veracruz.
No más jineteo de los fondos federales. No más dinero federal puesto a sudar. No más creación de empresas fantasmas. No más desvío del erario. No más trastupijes.
El nuevo México… que ya se verá si es cierto.
AMLO, el dador del bien. El enviado de Dios. El iluminado. El protegido por la Divina Providencia.

INTOCABLE SERÁ “LA MAFIA DEL PODER”

Con todo y “honestidad valiente” hay una realidad avasallante:
De acuerdo con el politólogo Ramón Benítez, por ningún lado AMLO tocará ni se meterá con los dueños del dinero.
Por más y más que en la tercera campaña electoral y desde antes los llamara “la mafia del poder”.
Por más y más que en la jornada presidencial se enfrentara con ellos enriquecidos a la sombra del poder sexenal.
Será porque de por medio están la creación de empleos, aunque en la mayor parte de los casos con salarios de hambre y mezquinos, y con frecuencia, sin las prestaciones sociales, económicas y médicas establecidas en la Ley Federal del Trabajo.
Será porque amenazaron con llevar sus capitales a otros países de América Latina.
Será porque encarnan un poder público real y de peso y contrapeso con sus capitales fuera de duda, tanto que muchos de ellos figuran en la lista anual de Forbes.
El caso es que si pasa un mes y un semestre y un año sin que la Cuarta Transformación del País se sienta en el bolsillo de los pobres y los jodidos, entonces, el desencanto social será terrible y espantoso para AMLO y MORENA.
Y sin los ricos, los pudientes, los millonarios, los empresarios (muchos enriquecidos a la sombra priista y panista), la izquierda en Palacio Federal enfrentaría un camino de espinas y abrojos.
Apretón de AMLO a los políticos. Y para los empresarios, como para los amigos, lo dijo Benito Juárez, “justicia y gracia”.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *