xalapa
18
Search
Martes, 16 de Octubre de 2018
  • :
  • :

Expediente 2018: Nepotismo


Luis Velázquez
31 de mayo de 2018

El nepotismo, heredar el poder público a los hijos, está en la cancha electoral de Veracruz.
Desde 1924, cuando Plutarco Elías Calles regalara la gubernatura de Nuevo León a uno de sus hijos y al otro la diputación federal y una secretaría de Estado, nunca, jamás, en la historia nacional.
En Veracruz, Miguel Alemán Valdés gobernó de los años 1936 a 1939, y su hijo, Miguel Alemán Velasco lo fue hasta los años 1998/2004.
Y, además, cuando el padre había fallecido.
En Tabasco, Roberto Madrazo Pintado fue gobernador igual que su padre, Carlos Alberto Madrazo, pero con muchos años de distancia y por caminos diferentes.
En Oaxaca, José Murat Casab fue gobernador y dejó pasar dos, tres periodos, para que su hijo Alejandro ascendiera al trono imperial y faraónico.
Con todo, una realidad social y política y económica es heredar la gerencia o la dirección general de una empresa particular a los hijos y lo que es propio y natural, y otra heredar un cargo público.
Desde luego, ninguna Constitución lo prohíbe, quizá porque los políticos se han abstenido de tocar el asunto, temiendo incurrir algún día, y/o en todo caso, den como un hecho que hay límites.
Pero al mismo tiempo, desde la vida democrática de un pueblo, y desde la mirada moral y ética, resulta reprobable.
Se dirá, claro, que la democracia, la moral, la ética, los principios y los valores ni importan, ocupan ni preocupan a los políticos.
Y más en estas horas cuando, por ejemplo, el ex gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, impuso a su esposa, háganos favor, de candidata del PAN a jefa del Poder Ejecutivo Estatal.
Y cuando en Veracruz Miguel Ángel Yunes Linares impuso a su hijo Miguel Ángel de candidato a la gubernatura.
Nepotismo es heredar el poder a una esposa y a un hijo.
“El país de un solo hombre” llamó Enrique González Pedrero a su biografía sobre Antonio López de Santa Anna.
Puebla de Moreno Valle. Veracruz de los Yunes azules.

DUEÑOS DEL PUEBLO

Con todo, esposa e hijo están en el carril electoral y sus partidos políticos avalaron las candidaturas en Puebla y Veracruz.
En el caso de Veracruz, por ejemplo, hay treinta y cinco presidentes municipales que heredaron la estafeta edilicia de sus padres, y en otros casos, de sus hermanos, como en Tantoyuca y Pánuco, donde Joaquín Guzmán Avilés y Ricardo García Guzmán son los caciques, dueños del pueblo, “señores de hora y cuchillo”.
Y en la lista de los 34 alcaldes está, claro, Fernando Yunes Márquez, en el puerto jarocho.
Ahora, su hermano mayor busca quedarse con la silla embrujada del palacio usufructuada por el padre.
Y, bueno, avalado por el PAN, PRD y el MC de Dante Delgado Rannauro, ya se verá la respuesta electoral en las urnas.
Será la población la que, en todo caso, decida si el nepotismo es válido en Veracruz, con todo y los observadores internacionales que AMLO está solicitando para la tierra jarocha y poblana, pues, como dijo en Puebla, “intentan imponer a familiares”.
“Los recursos públicos, dijo “El peje”, se están utilizando para favorecer a sus parientes”.
Ha de recordarse que las llamadas elecciones de Estado siempre han existido en todos los tiempos.
El PRI, el PAN y el PRD las han utilizado en las entidades federativas que han gobernado. En unos casos, han ganado. Y otras, perdido, como por ejemplo en Veracruz en el año 2016 cuando Javier Duarte desgobernaba.

FORMAS DEL NEPOTISMO

El nepotismo tiene muchas formas.
A: Los hijos, los hermanos y la esposa, etcétera, como ministros sin cartera traficando influencias en nombre del jefe máximo en turno.
B: Los amigos del primero y segundo círculo del poder favorecidos con la obra pública y los negocios lícitos e ilícitos.
C: Los prestanombres.
D: Los compadres, como Porfirio Díaz Mori con Roque González a quien prestara la silla presidencial durante 4 años, pero con una vigilancia atroz.
E: Los amiguitos, como Plutarco Elías Calles, quien impuso a Emilio Portes Gil, Abelardo L. Rodríguez, Pascual Ortiz Rubio y Lázaro Cárdenas en la presidencia de la república, el último de los cuales le salió rezongón y hasta lo exilió.
F: Las amantes, como el presidente Gustavo Díaz Ordaz quien ungió Senadora de la República a Irma Serrano, “La tigresa”.
G: Los hijastros, como Vicente Fox Quesada quien permitió todos los negocios del mundo a los hijos de Marta Sahagún según fue documentado por el semanario Proceso.
Cierto, y aun cuando el término de nepotismo sólo se refiere en su esencia pura al derecho de sangre, la pluralidad en la vida civil del país lo ha extendido a otros niveles y matices.
En caso de que la esposa de Moreno Valle y el hijo de Yunes Linares (ambos amigos desde el tiempo de la profe Elba Esther Gordillo, la primera política presa con Enrique Peña Nieto) ganaran la gubernatura, entonces, volveríamos al tiempo del relato bíblico cuando los jefes tribales heredaban a los hijos los poderes civiles y militares.
Y en nombre de Yahvé, además.
Moreno Valle sería el primer ex gobernador en el país heredando el poder a una esposa y Yunes Linares el primero en heredar luego luego, sentando en el trono, el poder público a un hijo.
Veracruz y Pueblo, reconstruyendo la historia.
De México para el mundo.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *