xalapa
22
Search
Sabado, 18 de Agosto de 2018
  • :
  • :

Expediente 2018: Obscenamente cínicos

LUIS_VELAZQUEZ
Luis Velázquez
08 de marzo de 2018

José López Portillo, el filósofo de “La colina del perro”, profetizó que los políticos se volverían cínicos.
Pero se equivocó.
Muchos años después se han vuelto obscenamente cínicos.
De tan obscenos que ninguno aprende en carne propia la enseñanza de los políticos corruptos y presos (caso Javier Duarte, el símbolo nacional de los trastupijes) y ellos siguen igual, tan campantes.
Y si en el siglo pasado, por ejemplo, los políticos heredaban el poder público a los hijos, ahora también a los hijos, y a las esposas, los hermanos, los tíos y las novias.
Uno de los casos emblemáticos del llamado “gobierno del cambio” en Veracruz, nacido de la alianza PAN y PRD está en Los Tuxtlas, donde la diputada local, Jazmín Copete, y el presidente municipal de Ángel R. Cabada, Arturo Herviz, se han vuelto dueños del día y de la noche y del mayor número de cargos públicos.
Todos, repartidos entre los familiares y los amigos, de preferencia, los parientes.
Ellos, se han apropiado del poder, con la bendición del secretario General de Gobierno, Rogelio Franco Castán, y del gobernador Yunes, de una manera impúdica y obscena.
Y lo peor, les vale.
Tan demócratas que se juran dándose golpes de pecho.

MONARQUÍA PERREDISTA

Ejemplos:
Jazmín Copete es diputada local y candidata uninominal del PAN, PRD y MC a la senaduría de la república.
Su hijo, Argéniz Vázquez Copete, es presidente municipal de Santiago Tuxtla, sin nunca antes desempeñar un cargo público, y en donde su madre, Jazmín, fue alcaldesa.
Y ahora, la nuera de Jazmín, esposa de su hijo, el alcalde, es candidata plurinominal, sin hacer campaña, sin exponerse a una derrota, sin gastar un solo centavo, a diputada local.
Además:
Otro hijo de Jazmín, Julio, hermano de Argéniz, fue candidato a diputado federal por el distrito de San Andrés Tuxtla, donde el priista Jorge Alejandro Carvallo Delfín lo derrotara, pero, bueno, el intento monárquico se expresó.
Una sobrina de Jazmín Copete, es directora del Sistema de Aguas en Lerdo de Tejada.
Y el padre de su sobrina es director de Tránsito en Ledo de Tejada.
Y un hijo de Arturo Hérviz, director de la Jurisdicción Sanitaria en San Andrés Tuxtla, conferido por el secretario de Salud, el médico de cabecera del gobernador, doctor Arturo Irán Suárez Villa, el mismo que fue denunciado por el expanista y empresario, Alejandro Cossío, de trastupijes en la licitación de obra pública.

UNA MUJER CONTRA TRES CACIQUES

En los días huracanados, la dupla Jazmín Copete y Arturo Hérviz enfrentaron a Jorge Uscanga Escobar, ex de todo, menos de gobernador, refundido ahora en una oficina de la secretaría de Educación Pública en la Ciudad de México.
Luego, enfrentaron al ex cacique de Santiago Tuxtla, Nemesio Domínguez Domínguez, dos veces alcalde del pueblo y una vez su esposita presidenta municipal, recién nombrado delegado federal de Progresa, luego de su travesía como diputado local y federal, director del DIF y subsecretario de Educación con Adolfo Motita Duarte.
Después, enfrentaron al priista Jorge Carvallo Delfín, con carrera política meteórica con Fidel Herrera y Javier Duarte, y ahora con tanta suerte que es amigo del alcalde jarocho, Fernando Yunes Márquez, y una aura de misticidad purificadora lo ha redimido.
Jazmín y Hérviz en la oposición, ahora entraron al palacio de gobierno de Xalapa y se volvieron los nuevos caciques de Los Tuxtlas.

NEPOTISMO AZUL

“El gobierno del cambio” está saliendo igual o peor que Javier Duarte.
Y si el duartazgo llevó al hartazgo con el saqueo al erario y la desaparición forzada, cuidado con el nepotismo y la monarquía yunista.
Otros ejemplos:
Pepe Mancha, presidente del CDE del PAN, impuso a su esposita, turista por el mundo, sin méritos partidistas, como candidata plurinominal a la diputación local.
También impuso a su hermano de candidato panista a diputado local por el distrito de Tuxpan.
Y de igual manera a su antiguo carga-maletas, He Man Sergio Hernández Hernández, diputado local, como candidato a la reelección tanto por la vía uni como pluri, es decir, ultra contra súper amarrado.
En Córdoba, la presidenta municipal, la panista Leticia López Landero, impuso a su hijita de candidata a diputada local, pese a quien le pese, por sus pistolas, dueña del feudo local.
En Pánuco, el cacique Ricardo García Guzmán impuso a un hijo como candidato a diputado federal y al otro hijo como candidato a la reelección como diputado local.
En Tantoyuca, el cacique Joaquín Guzmán Avilés, secretario de Desarrollo Agropecuario, impuso a su hermana, la senadora, como candidata pluri a diputada federal.
Y a otro hermano, ex alcalde, como candidato a diputado local.
Y el otro hermano es presidente municipal del pueblo, su feudo.
Más que cínicos, como decía José López Portillo, los políticos se volvieron asquerosa y obscenamente cínicos.

CONDENADOS A LA JODIDEZ

En el otro lado del charco, la realidad avasallante:
Un millón de indígenas, en la pobreza y la miseria.
Dos millones de campesinos, en la jodidez total.
Tres millones de obreros, viviendo en la angustia quincenal.
Un millón de paisanos, migrantes en Estados Unidos.
Veracruz, campeón nacional en la producción y exportación de trabajadores sexuales.
Más de la mitad de la población económicamente activa subsistiendo del changarro en la vía pública.
Y lo peor: ninguna, absolutamente ninguna posibilidad de que la tendencia histórica cambie ni en el bienio que camina ni con los candidatos a gobernador.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *