xalapa
18
Search
Martes, 16 de Octubre de 2018
  • :
  • :

Expediente 2018: Pasiones revolcadas en el PAN

LUIS_VELAZQUEZ
Luis Velázquez
09 de octubre de 2018

Las pasiones azules están revolcadas. Compiten los grupos y las tribus por la presidencia del CDE del PAN.
Por ahora únicamente un par de han registrado. El cacique de Tantoyuca, Joaquín Guzmán Avilés, quien luego de la secretaría de Desarrollo Agropecuario pareciera querer dejar la paz de la aldea, la provincia, el rancho en el norte de Veracruz, para seguir en la palestra estatal.
Y más, cuando tiene a parte de la familia encaramada en el poder.
Y el neocacique, el tuxpeño Pepe Mancha, apostando a la reelección, luego de que tan bien le ha ido con los negocios en la secretaría de Infraestructura y Obra Pública construyendo obra igual, igualito como le enseñara su ex amigo Víctor Serralde, y los negocios en la LXIV Legislatura con su portal digital a nombre de su señora madre.
Los dos son amigos de la dinastía Yunes de Boca del Río.
Se ignora si Guzmán Avilés esté más cerca de Miguel Ángel Yunes Linares e hijos o Pepe Mancha, luego de que Mancha declarara que Miguel Ángel Yunes Márquez “era la única carta fuerte para la candidatura a gobernador”, a cambio, claro, de imponer a su esposita de diputada local pluri.
También se ignora si luego de la fatídica derrota del primero de julio con los casi un millón 500 mil votos obtenidos por Yunes Márquez en las urnas, el clan tuviera la fuerza suficiente para favorecer la elección de Mancha, o de plano, buscar un nuevo camino con “El chapito”.
Por lo pronto, el senador Julen Rementería del Puerto, soñando con la candidatura a la silla embrujada del palacio en el año 2024, se la está jugando por Mancha, a quien defendiera con todo y por todo con los negocitos en la SIOP.
En tanto, Guzmán Avilés tiene de su lado a Germán Yescas, el hombre fuerte del PAN en el distrito de Santiago Tuxtla, y a quien la diputada local, Jazmín Copete, le debe tanto pues logró el triunfo de su nuera en las urnas como diputada local.

OTROS CACIQUES PANISTAS

A primera vista, resultan una incógnita las razones por las cuales los otros caciques del PAN, antes del PRI, se han abstenido de lanzarse al palenque panista y registrarse como candidatos a la presidencia.
Entre ellos, Ricardo García Guzmán, el cacique huasteco de Pánuco.
Basilio Picazo, el cacique de la sierra de Papantla, con su feudo en Coyutla, donde cinco Picazos han sido presidentes municipales, ahora mismo el último.
Los hermanos Tomás y Leticia López Landero, caciques en Zongolica y en la ruta Omealca a Tezonapa, ella presidencia municipal de Córdoba, donde lanzara a su hija de candidata a la curul local y fue derrotada por MORENA.
Las hermanas Regina y Fabiola Vázquez Saut, las cacicas de Acayucan, su feudo.
Y Renato Tronco Gómez, el cacique de Las Choapas, quien perdió su candidatura a diputado federal por el PAN y también la candidatura de su hermano y una sobrina a la curul local.
Pero, bueno, si los siete caciques anteriores esperaran otro tiempo para tirarse al ruedo panista, quizá Pepe Mancha y Joaquín Guzmán tenderían puentes comunicantes hacia ellos para reclutarlos en su pesebre.

MILAGRO PANISTA

En el año 2016, el PAN logró un milagro gracias al mal gobierno de Javier Duarte y lanzó al PRI del palacio principal de Xalapa luego de ochenta años de hegemonía tricolor.
Pero este primero de julio, el Movimiento de Regeneración Nacional, MORENA, de AMLO, lanzó al PAN de la gubernatura y le arrebató la mayoría de diputaciones federales y locales y las senadurías.
A primera vista, diríase que fue debut y despedida del PAN, pero, bueno, lo dice el priista Jorge Uscanga Escobar, en política no hay político ni tampoco partido muerto, y de igual manera como en el relato bíblico, todos pueden resucitar.
Es el mismo caso, por ejemplo, del PAN nacional cuando se adueñó de la presidencia de la república de los años 2000 a 2016 con Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa y fueron lanzados por Enrique Peña Nieto, quien con su mal gobierno abonó el triunfo de la izquierda, la izquierda delirante, con AMLO, el presidente electo.
Van, entonces, en paquete, y bueno, con todo y la derrota yunista de este año y la democracia partidista azul, los Yunes bien pudieran jugar las canicas para favorecer la elección de su candidato más cercano.

INDIRA, SEÑAL AZUL

Pepe Mancha se registró como candidato acompañado, entre otros, de la senadora Indira Rosales San Román, una militante azul químicamente pura de los Yunes y a quienes debe todo, absolutamente todo en la política.
Y su presencia en la cancha de Mancha resulta indicativa para vislumbrar que por ahí se irían o están los Yunes como “la mano que mece la cuna”.
En el lado de Joaquín Guzmán estuvieron los diputados Tito Delfín Cano y Enrique Cambranis, panistas con muchos años, el segundo ex presidente del CDE, con luz y capital propios, y Germán Yescas, subsecretario de Desarrollo Agropecuario con su compadre, “El chapito”.
Los tres, hasta donde se sabe si se sabe bien, más lejos de los Yunes azules que Pepe Mancha, con todo y sus manchas y con todo que Guzmán Avilés ha servido más, mucho más a Yunes Linares, incluso desde tiempo lejano, mínimo, desde cuando Felipe Calderón Hinojosa fue candidato presidencial y Tantoyuca fue decisivo.
La elección se efectuará en el mes de noviembre, cuando todavía el gobernador Yunes esté en funciones, un punto importante a su favor.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *