xalapa
18
Search
Lunes, 10 de Diciembre de 2018
  • :
  • :

Expediente 2018: Un secretario bajo sospecha

LUIS_VELAZQUEZ
Luis Velázquez
01 de noviembre de 2018

El informe del ORFIS, Órgano de Fiscalización Superior, sobre la Cuenta Pública del año 2017 exhibe al secretario de Educación, Enrique Pérez Rodríguez, el famoso director de Prevención y Readaptación Social federal a quien se le escapara Joaquín “El Chapo” Guzmán del penal de Alta Seguridad de Los Altos, Jalisco.
Y lo exhibe de una manera rara y extraña, digamos, quizá, disfrazada, pero como capitán del buque, como el piloto jefe del avión, es el presunto responsable de un cuantioso daño patrimonial a la SEV.
Por ejemplo, el ORFIS, en el informe entregado a la Comisión de Vigilancia de la LXIV Legislatura, delata un presunto desfalco en cuatro Institutos Tecnológicos (Juan Rodríguez Clara, Las Choapas, Pánuco y Perote).
Y en cuatro Universidades (Politécnica de Huatusco, UPAV, Tecnológica del Centro y Tecnológica del Sureste).
Y, bueno, aun cuando a primera vista los fans del titular de la SEV dirían que los presuntos culpables del daño patrimonial fueron los directores de cada instituto y universidad, de igual manera hay un capitán de la nave, jefe máximo, cuya obligación era velar por la buena aplicación del recurso público.
Y más, luego de la férrea, implacable, campaña de renovación moral del gobernador Yunes que tiene, por ahora, a más de treinta duartistas presos en el penal de Pacho Viejo, entre ellos, funcionarios públicos, jefes policiacos y policías, incluso, acusados de alianza con los carteles, cartelitos, sicarios, pistoleros y halcones para la desaparición forzada.
Una de cuatro, el señor Enrique Pérez descuidó el área, se hizo tonto, es cómplice, o, digamos, se la pasaron de humo, lo que resulta improbable, pues incurriría en el pecado mortal de negligencia según establece la Ley de Funcionarios Públicos del gobierno de Veracruz.

EXHIBIDO ENRIQUE PÉREZ

El informe del ORFIS, aprobado por la LXIV Legislatura (35 votos a favor, 12 en contra y una abstención) habla de un presunto daño patrimonial, donde la secretaría de Educación queda mal parada, de igual manera como otras secretarías y dependencias.
Según el dictamen avalado por el pleno, “los montos observadores se redujeron de manera significativa en los entes observados”. (Jesús Ruiz, 27 de octubre, 2018)
Y de ser así, se entendería que el presunto desfalco en los tecnológicos y universidades dependientes de la SEV fueron superiores a lo enunciado.
Por ejemplo, el desfalco más alto en el caso de los tecnológicos llegó a 4 millones 335 mil 547 pesos en Las Choapas y el más chirris quedó en un millón 353 mil ubicado en Rodríguez Clara.
En el caso de las universidades, el más alto fue en la UPAV con 241 millones 971 mil pesos y el chiquito en la Tecnológica del Centro con apenas, apenitas, 971 mil 594 pesos.
Y, bueno, alarmante que sólo en la Universidad Popular Autónoma de Veracruz, UPAV, el presunto daño patrimonial fue de más de 241 millones de pesos.
Y por tanto, ha de preguntarse el tipo de vigilancia que con lupa hizo, habría aplicado, Enrique Pérez durante el año 2017 al manejo de los recursos públicos.
Y más, porque desde un principio trascendió en la cancha política educativa que en la UPAV estaban “ordeñando la vaca”.
Incluso, la primera rectora fue despedida cuando trascendiera el desvío de quince millones de pesos que en realidad y por concepto del pago de cuotas ingresara a la SEV en forma directa, y después, ajá, desaparecieron en el camino.
Y lo más fácil fue inculpar a la maestra Maribel Sánchez Lara, quien luego del desaguisado y la exhibida prefirió un bajo perfil, incluso, según parece, hasta migrar de Veracruz desencantada con la yunicidad.

EN LA MIRA DE LA LXV LEGISLATURA

Los dos años de Pérez Rodríguez en la SEV, un improvisado en materia educativa y en donde fungió sólo como operador electoral para la campaña panista a la gubernatura 2018, se fueron en la nada y quedaron en el limbo.
Por ejemplo, nunca, jamás, se ocupó ni preocupó por la baja calidad educativo de todo el sistema y se habría conformado con que la SEV ocupaba el primer lugar nacional en bailable regional con “El tilingo lingo” y “La bamba”.
En contraparte, 600 mil personas de 14 años de edad en adelante sin saber leer ni escribir.
Un millón de paisanos con la escuela primaria incompleta.
Otro millón con la escuela secundaria a medias.
600 mil habitantes de Veracruz con el bachillerato inconcluso.
De cada cien niños egresados de la primaria únicamente diez llegan a la universidad y sólo uno se titula.
Y a pesar del anterior estado crítico y caótico de la educación, jamás el titular de la SEV se ocupó, y en el mejor de los casos, aparecía por ahí cortando listones sin que la educación fuera sacudida desde sus entrañas para una nueva mística y un gran apostolado.
Ahora, el ORFIS ha exhibido la identidad del secretario. El peculado. El daño patrimonial. El desvío de recursos.
Por eso mismo, los diputados de la LXIV Legislatura pidieron al ORFIS una auditoría financiera de carácter específico a la SEV y que, bueno, dado que el tiempo legislativo se ha agotado, corresponderá a la LXV Legislatura, con mayoría de MORENA, dar seguimiento.
Y de ser así, arderá Troya y las entrañas yunistas se estremecerán.
Y más, porque quedó establecido que el ORFIS deberá “presentar un informe complementario a la Comisión de Vigilancia del Congreso” sobre la SEV de Enrique Pérez.
Para entonces, los 29 diputados locales de MORENA, más los que se vayan uniendo y cambiando de bancada, tendrán mayoría absoluta.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *