xalapa
22
Search
Sabado, 21 de Julio de 2018
  • :
  • :

Expediente 2018: Yunista obsesionado

LUIS_VELAZQUEZ
Luis Velázquez
12 de abril de 2018
Hay “río revuelto” en Veracruz con la cacería de duartistas pillos y ladrones. Y, bueno, si “ordeñaron la vaca”, “el que la hace… la ha de pagar”. Pero en medio de la vorágine, todo índice, también hay “ganancia de pescadores”.
Pesca, por ejemplo, el director del Instituto de Pensiones.
Según las versiones, el doctor en Economía, el fino y exquisito Hilario Barcelata, tiene una sola obsesión, como es vengarse del ingeniero Enrique Levet Gorozpe, líder perpetuo (desde más de veinte años) del FESAPAUV, que aglutina a unos 7 mil académicos de la Universidad Veracruzana.
Ganas le sobran, pero por equis razones, “se ha topado con pared”. Nada le ha funcionado. Incluso, se afirma que “El Papo” ya se la sentenció. Y si libra el botón nuclear del director del IPE, entonces, hacia el mes de diciembre del año que corre, “ajustarán cuentas” cuando regrese a la UV, y en donde en ocasión anterior, Barcelata habrá sido defendido por Levet en una denuncia estudiantil de acoso y hostigamiento.
Y como el titular del IPE se ha topado con el gladiador Levet Gorozpe, entonces, según las versiones, ahora va por el hijo, el doctor Enrique Levet Rivera, ex director del Instituto de Pensiones en el Duartazgo.
La pelea subterránea está “al rojo vivo”.

LA LUNA NO ES DE QUESO…

Sabrá el Señor Todopoderoso el momento cuando Hilario Barcelata creyó que “la luna es de queso”.
Y ahora cuando está en la cima de la montaña cree que todos los demás giran a su alrededor.
Entre ellos, el bragado, peleador callejero, fajador de cantina, Enrique Levet padre.
A: Nunca Levet Gorozpe “se le ha tendido al piso” como miembro del Consejo de Administración del IPE.
Por el contrario, lo ha enfrentado, exigiendo, igual que el resto de líderes sindicales, que cumpla “al pie de la letra” con la utopía que planteaba en el duartazgo desde la homilía periodística soñando con un IPE ideal.
B: Cada vez que ha podido, Levet lo ha cuestionado, y más, mucho más, Barcelata se ha encabritado.
C: Mientras el titular del IPE es ahora perredista y casi casi panista, Levet es priista.
Y nada peor en la vida como la ideología.
Y más, cuando se anda en la izquierda y/o la derecha delirante.
D: El titular del IPE sigue peleado con el Consejo de Administración creyendo que les ganará “a las vencidas”.
El Consejo de Administración, integrado, además, con líderes sindicales, ha sobrevivido a ene número de directores.
Por eso, Hilario Barcelata delira con Levet.

ARRECIAN LOS TAMBORES DE GUERRA

Hasta donde se sabe si se sabe bien, el titular del IPE está apretando el botón nuclear en contra de Enrique Levet Rivera, ex jefe jurídico del IPE, y Octavio Gil, ex director, sobre un tema que a la primera de cambios puede resbalar.
En el duartazgo, los dos acataron órdenes superiores de condonar intereses moratorios de quienes debían al IPE.
Ahora, el doctor Barcelata, feliz con su equipo de quince barbies, todas jefazas, se está yendo a la yugular de los ex funcionarios, quizá, como parte de la persecución política, con y sin razón, de la yunicidad en contra del sexenio anterior.
Ellos sabrán defenderse.
Pero el simple hecho de que Barcelata se meta con el hijo de Levet Gorozpe significa que los tambores de guerra arreciarán, implacables.
Y más, en un dirigente sindical a quien fascinan los madrazos políticos y físicos y está acostumbrado al vértigo social.
Y es que nada encabrita, indigna, encorajina tanto como cuando rafaguean a los hijos.
Y más, mucho más, cuando ninguna culpabilidad tienen de acciones cometidas por otros.

“BARBAS A REMOJAR”

Un padrino del titular del IPE es Rogelio Franco Castán, secretario General de Gobierno, quien perdiera la candidatura al Senado de la República, y en su lugar fue ungido el panista Julen Rementería del Puerto, secretario de Infraestructura y Obra Pública, y la perredista, diputada local, Jazmín Copete.
Otro padrino es Rafael Vela Martínez, hasta hace unos días subsecretario de Desarrollo Económica, donde el titular es el panista Alejandro Zairick.
Y, bueno, quizá sea “la hora de poner las barbas a remojar”, pues Rafael Vela ya fue bajado del arca yunista, “sin pena ni gloria”.
Según versiones, entre Rafael Vela y la ex secretaria de Desarrollo Social, Indira Rosales San Román, poderosa, poderosísima ex secretaria de Desarrollo Social (casi casi la Frutis de Rafael Hernández Ochoa), hay fuego amigo y por fin, ungida ya para el Senado pluri, le dieron su cabeza y lo despidieron.
Una bomba de tiempo significa, entonces, que en este tiempo electoral, Hilario Barcelata esté declarando la guerra a Enrique Levet, yéndose a la yugular de su hijo, el primogénito.

“CARNICEROS DE HOY, RESES DEL MAÑANA”

Los funcionarios públicos pasan. Si bien les va, repiten en el sexenio siguiente. Si peor les va, terminan en la cárcel.
Pero en este país, los líderes sindicales se perpetúan. Lo predicó con su ejemplo mítico Fidel Velázquez, el ordeñador de vacas que era en el estado de México mudado en el gran líder del siglo pasado, tipo, por ejemplo, Víctor Flores Morales, del gremio ferrocarrilero. Incluso, tipo Napoleón Gómez Urrutia, acusado de desvío de recursos en el sindicato minero y ungido candidato a Senador por AMLO y MORENA.
En el mes de noviembre del año que corre, el doctor Hilario Barcelata regresará, se espera, a la UV. Y ahí se topará con Enrique Levet.
Y la historia está fuera de duda: “Los carniceros de hoy… son las reses del mañana”.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *