xalapa
18
Search
Jueves, 23 de Mayo de 2019
  • :
  • :

Expediente 2019: El caza fantasmas

LUIS_VELAZQUEZ

Luis Velázquez

Paradojas de la izquierda en Veracruz: mientras el diputado presidente de la Mesa Directiva de la LXV Legislatura, José Manuel Pozos Castro, se apresta a cazar demonios, traidores y desleales en el palacio de Cuitláhuac García, el súper delegado federal, Manuel Ladrón cazará fantasmas.

En la lucha a muerte en contra de los Judas, Huerta Ladrón de Guevara tendrá antes resultados positivos.

El ex diputado federal y miembro del gabinete de AMLO como jefe en la Ciudad de México, tiene más claro el mapa del combate, guerra sin cuartel digamos.

A: “Los aviadores” de las delegaciones federales en el tiempo pasado inmediato y mediato.

B: Las dobles y triples plazas de los empleados y funcionarios

C: Las empresas inexistentes y en donde entrarían de lleno los caza fantasmas, al mejor estilo de cuando Javier Duarte creara cuatrocientas empresas fantasmas en menos de un sexenio.

D: Los proveedores fantasmas.

E: El manejo sórdido y siniestro, clientelismo político, tráfico de influencias partidistas, quizá conflictos de intereses, en los programas sociales federales.

Y, F: “Los ladrones del presupuesto federal… que en los últimos años medraban con el dinero público”. (La Jornada-Veracruz, 25 de enero, 2019)

El mapa de la justicia social, el ajuste de cuentas, la rendición de cuentas, está dicho.

Los delegados federales en Veracruz en el tiempo de Miguel Angel Yunes Linares y Javier Duarte, se ignora si de Fidel Herrera Beltrán, “han de poner sus barbas a remojar”.

Manuel Huerta Ladrón de Guevara honrará su cargo como delegado de los Programas Sociales en Veracruz.

POZO DE AGUA PODRIDA

Los ex delegados y subdelegados, anexos y conexos, en los sexenios, digamos, de Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón, se ignora si la lumbre llegará al tiempo de Vicente Fox, en la mira.

Y más, porque de acuerdo con la información disponible de Manuel Huerta, ellos medraron con los programas sociales destinados a los pobres y “a los pobres entre los pobres”, los indígenas, por ejemplo.

Por lo pronto, sigue documentando irregularidades. Pian pianito.

Y más, porque desde las delegaciones federales, acaso cumpliendo con órdenes superiores, utilizaron el presupuesto social para, entre otras cositas, la manipulación política en tiempo electoral.

La famosa despensa, por ejemplo, a cambio del voto, la más socorrida.

La oposición encarnada en el PRI y el PAN dirá que el súper delegado ha lanzado una cacería de brujas, el mismo pretexto que fuera replicado cuando Miguel Angel Yunes Linares se lanzó contra los duartistas.

Pero, bueno, para nadie es un secreto que los programas sociales eran, o son, oro molido para ganar en las urnas.

Así, y entre todas las elites políticas convirtieron la política en Veracruz en un pozo de agua podrida.

Incluso, el ciudadano común que vive todos los días con sencillez creía que luego del duartazgo los políticos bandidos ya no tendrían futuro, pero apenas, apenitas, Morena ascendió al poder las aguas empantanadas se están removiendo y de los escombros quedando al desnudo nuevas huellas de corrupción.

Y si desde el gobierno del Estado el presupuesto fue arañado, incluso, los programas federales, todo indica que de igual manera sucedió en las dependencias federales.

Ante tanta deshonestidad, codicia sin límites, políticos insaciables, el ciudadano queda sin palabras.

Bien dice un proverbio chino:

“Se necesitan 3 años para aprender a ser bueno, pero solo 3 días para aprender a ser malo”.

Y es que basta y sobra que un político sea entronizado en un cargo público con personal y presupuesto para que en un dos por tres la tentación del billete fácil lo descarrile.

Manuel Huerta, atrás de los caza fantasmas en la pelea social más importante de su vida.

TIEMPO AL TIEMPO QUE PRONTO AMANECERÁ

En el siglo pasado, Veracruz era conocido porque aquí nacieron, entre otros, Salvador Díaz Mirón, Jorge Cuesta, Sergio Pitol, Agustín Lara, Toña La Negra y Luis “El Pirata” Fuentes, el mayor futbolista en la historia nacional.

Javier Duarte fue entronizado por Enrique Peña Nieto como el político más corrupto de su tiempo y lo confinó en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México, cuando “el niño, claro, ya estaba

ahogado”, por ejemplo, con un Veracruz como “el peor rincón del mundo para el gremio reporteril” y con las fosas clandestinas (Colinas de Santa Fe) más grande de América Latina.

Pero la corrupción, ni hablar, sigue, y el súper delegado federal ha descubierto la punta del iceberg para seguir la pista.

El paraíso ofrecido por Morena y sus paladines con el mundo nuevo ha de esperar un ratito, pues en todo caso, la creación del mundo implicó más de siete días.

Demos, entonces, “tiempo al tiempo” a Manuel Huerta para cazar fantasmas, pues nadie pensaría que se ha lanzado a una guerra de símbolos ramplones, como por ejemplo, está aplicando parte del gabinete legal de la Cuitlamanía que apuesta la vida declarando ilícitos de la yunicidad sin interponer una denuncia penal.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *